JAVIER MIRELES, CHICO DE BARRIO

LMP agosto 31, 2018 carrusel

Culiacán, Sinaloa a viernes 31 de agosto de 2018.-Actualmente, miles de niños y jóvenes se encuentran en situación de calle debido a las malas influencias, lo cual les ocasiona deserción escolar, daños emocionales y psicológicos, causándoles severos problemas en su salud y relaciones inter e intrapersonales. Sin embargo, no todo está perdido, pues cuando se piensa que no hay marcha atrás, la vida te brinda segundas oportunidades, tal y como se la dio al joven saltillense Javier Ignacio Mireles Alvarado, quinta selección del pasado Draft de peloteros nacionales por parte de Club Tomateros, un chico al que el béisbol lo rescató de la calle a sus 15 años.

“Me siento muy contento por jugar béisbol como lo hago ahorita, porque después de que probé la calle y todo eso, me di cuenta que el béisbol lo es todo y le recomiendo a los jóvenes que se enfoquen en todo lo que quieren, ya que todos podemos lograrlo si uno se lo propone”, externó desde Saltillo, donde se encuentra jugando con Saraperos en la LMB.

Con una estatura de apenas 1.68 m, justamente la misma que José Altuve, algo que en su momento no le favorecía mucho, no fue impedimento para que él demostrara para lo que estaba hecho en este deporte que había practicado de niño de la mano de su papá, quien lo instruía en ligas como La Aurora y Ojo de Agua.

Un día, después de pasar tantos de vagancia en las calles, mortificando en las noches a sus padres haciendo desastres, teniendo bajas notas en sus clases, se fue a hacer labores de albañilería y se puso a criar perros pitbull, sin embargo, las cosas darían un giro en su vida cuando el entrenador Gustavo Acuña (q.e.p.d.) lo invitó a Mazatlán a un nacional en que participó la Liga LUBIS, cuando regresaron le comentó de un campamento de la novena sarapera para muchachos nacidos en el 96. Acudió y llamó bastante la atención del Gerente José Luis “Gato” García, quien no dudó en integrarlo al tradicional equipo coahuilense.

“Me empezaron a dar seguimiento y ese mismo año (a sus 16) me firmaron, jugaba varias posiciones y me dijeron que tenía buena agilidad con el bat”, comentó.

El Segunda Base, sueña con la posibilidad de ser el Novato del Año en el circuito veraniego y el que la organización guinda también haya confiado en su talento, lo llena de mucha emoción y compromiso, simplemente algo que no imaginaba.

“Estoy muy contento de haber salido con Culiacán, nunca lo había esperado, lo llegué a pensar de otros equipos, pero el que sea Culiacán es algo muy bonito, ya que Culiacán es uno de los equipos más grandes del Pacífico, me quedé muy sorprendido, pero gracias a Dios me fue muy bien en la primera temporada de la Liga Mexicana de Béisbol. Ahora voy a tratar de dar lo mejor de mí, esforzarme lo máximo para hacer el equipo y que la afición me reconozca”, concluyó.

 

Facebook Comments