UN CHECO TOCA LAS PUERTA DE GRANDES LIGAS

Grandes Ligas Internacional febrero 27, 2019

Martin Cervenka espera hacer historia como checo en MLB

Por Joe Trezza | MLB.com

SARASOTA, Florida — Cuando Martin Cervenka le dijo a su familia que soñaba con llegar a las Grandes Ligas, su abuela se echó a reír. Ella tenía razones para dudar. Para empezar, Cervenka tenía apenas ocho años, y para cualquier niño de esa edad las probabilidades de algún día llegar a las Mayores son escasas.

Pero el pequeño Cervenka enfrentaba más obstáculos que la mayoría. Nació y creció en la República Checa, el país del centro de Europa conocido más por su cerveza y su fútbol que por el béisbol, una nación ubicada a más de 10 horas en avión del estadio de Grandes Ligas más cercano. Por eso las dudas de su abuela.

“No recuerdo haberle dicho eso”, dijo Cervenka. “Pero ella me lo recordó este invierno”.

Pocos meses después, Cervenka está a las puertas de hacer realidad su sueño. La presencia del receptor de 26 años en el campamento de los Orioles es un testamento tanto de su dedicación como de la expansión del béisbol a nivel mundial. Firmado a los 16 años tras ser visto en una liga amateur en Praga durante el 2009, Cervenka podría convertirse en el primer jugador checo en llegar a las Mayores en al menos 67 años, y posiblemente en 140 años.

(Carl Linhart, quien lanzó dos juegos por los Tigres en 1952, es técnicamente considerado el último. Pero eso no está claro, debido a la fluida historia de la región. De acuerdo con el historiador del béisbol checo, Jan Jabrocky, Linhart y otros acreditados con la nacionalidad checa nacieron en Eslovaquia. Los dos países se dividieron en 1993 después de la caída de la Unión Soviética. Lo que está claro es que Cervenka sería el primer ligamayorista que se crio en lo que hoy se considera como la República Checa).

“Los muchachos en mi país juegan casi siempre fútbol y hockey sobre hielo, pero lo mío siempre fue el béisbol”, contó Cervenka. “Normalmente cuando la gente me pregunta qué hago, les digo ‘Juego béisbol’, y no tienen ni idea de lo que les estoy diciendo”.

Más allá de la reacción inicial de la abuela, la familia de Cervenka siempre lo apoyó a seguir su sueño, por complicado que pareciera. Cervenka estima que entre 4,000 y 5,000 personas juegan béisbol o softbol en su país, exclusivamente en ligas amateurs. El padre de Martin, Filip, era uno de ellos, y les transmitió esa pasión a sus tres hijos.

El mayor, Marek, eligió ser lanzador. Martin se convirtió en receptor y seguidor de los Gigantes de San Francisco, un fan de Barry Bonds cuando era difícil no serlo. La diferencia de nueve horas entre San Francisco y Praga obligaba muchas veces a Cervenka a quedarse despierto hasta tarde para ver los juegos, gracias a una suscripción de MLB.TV. También les seguía los pasos al puertorriqueño Iván Rodríguez y a Alex Rodríguez.

A los 15 años, Cervenka estaba jugando en la Extraliga, el mejor circuito amateur de su país, contra jugadores que muchas veces lo doblaban en edad. Su buena actuación allí le valió un llamado para una prueba organizada por MLB, algo que a su vez le ganó una invitación a la Academia de Béisbol de MLB en Europa en Italia en el 2009. Durante la clínica de un mes para los mejores prospectos europeos, Cervenka llamó la atención de Pete Gahan, scout de los Indios, quien lo firmó a un contrato que le permitía terminar la preparatoria antes de embarcarse en su vida de ligaminorista. Cervenka pasó así los siguientes dos años jugando en la Extraliga y también en la pelota invernal de Australia. En el 2011 finalmente viajó a Arizona para jugar en liga de novatos.

“Las primeras semanas allí fueron las más difíciles”, recordó Cervenka. “Era la primera vez que estaba lejos de mi familia, solo, lejos de mi país”.

La competencia también era diferente. Ante pitcheos más rápidos y mejores envíos rompientes, Cervenka bateó .189 durante sus primeras cinco temporadas en las menores, en las que jugaba esporádicamente. Los resultados empezaron a aparecer en el 2017, pero en ese momento, con 24 años y todavía en Clase-A, fue dejado en libertad.

Pero Cervenka ya se había ganado una reputación como sólido receptor defensivo, y los caretas siempre están en demanda. Firmó con los Orioles para el 2018 y explotó con 15 jonrones en 97 juegos por Doble-A Bowie, su primer verano a ese nivel. Al poco tiempo estaría jugando en la Liga Otoñal de Arizona.

“Ha mejorado muchísimo”, dijo Gary Kendall, el manager de Cervenka la campaña pasada en Bowie. “Ha sido un camino largo para él”.

Y nunca ha dejado de regresar a casa. Cervenka vuelve a su país cada temporada muerta, entrenando en gimnasios locales y tomando clases en una universidad. Hace pocos años obtuvo su licenciatura y ahora está haciendo una maestría en administración. Además, habla cuatro idiomas.

“Uno nunca sabe con el béisbol; una lesión puede cambiar todo”, apuntó Cervenka. “Para mis padres, era muy importante que fuera a la universidad”.

Mientras tanto, Cervenka está cada vez más cerca de alcanzar esa primera y extraña meta. En su primer campamento con el equipo grande de los Oriolees, Cervenka tiene una posibilidad lejana de quedarse con el equipo cuando inicie la campaña. Pero está más cerca que nunca de las Grandes Ligas, y con algo de suerte podría hacer realidad su sueño.

“Ahora Martin es el pelotero más popular en Europa”, aseguró Jabrocky. “Porque está casi en las Grandes Ligas y los medios han empezado a prestarle atención. Si llegara a subir a las Mayores, ayudaría mucho al béisbol de aquí”.

Facebook Comments