ZONA DE CONTACTO

mayo 1, 2019

Zona de Contacto

El homenaje a Fernando Valenzuela

 

Por Fernando Ballesteros

La Liga Mexicana de Beisbol se había tardado bastante en retirar el número 34 de Fernando Valenzuela en los 16 parques del circuito, pero afortunadamente ya le pusieron fecha: El próximo 6 de julio.

El Toro de Etchouaquila es nuestro máximo representante del beisbol en cualquier latitud y creo que la Liga Mexicana del Pacífico debería hacer lo mismo.

Que nadie nos venga con que el legendario sonorense casi no lanzó en la LMB y lo merecen más otros jugadores.

Valenzuela estuvo en 1979 con los Leones de Yucatán y resultó el Novato del Año, pero volvió a la LMB hasta 1992 con los Charros de Jalisco porque en los años previos simplemente fue un super estelar en Grandes Ligas.

A partir de 1981 cuando ganó todo en MLB con los Dodgers (Novato del Año, Cy Young, Bate de Plata y la Serie Mundial), Valenzuela fue un héroe para todos los mexicanos y le dio otro sentido al beisbol en nuestro país después de la huelga de 1980 que marcó terriblemente a la LMB.

Aquel zurdo de 21 años trajo luz a donde había oscuridad. Televisa aprovechó muy bien la ‘Fernandomanía’ para transmitir todos sus juegos durante muchos años, lo cual ningún otro pelotero mexicano ha provocado en la historia de la pelota.

En 1985 era toda una celebridad y eso ilusionó a toda una generación de niños y jóvenes mexicanos, de los cuales decenas llegaron a Grandes Ligas hasta alcanzar más de 20 en algunas temporadas de los años 90’s.

Hay gente que todavía no dimensiona el significado de Fernando Valenzuela para el beisbol mexicano y afortunadamente la LMB tiene esta buena idea de retirar el mítico 34 en todos los estadios.

Creo que la LMP deberá hacer lo mismo con Valenzuela, máxime que aún siendo un bigleaguer consagrado siguió lanzando en invierno y lo hizo varias veces en Series del Caribe.

De hecho, si algún día los Mayos de Navojoa reconstruyen su parque ‘El Ciclón Echeverría’, deberían rebautizarlo como Fernando Valenzuela siendo nativo de dicha ciudad.

Ya Beto Ávila y Nelson Barrera tienen ese honor en algunos parques de la LMB, como en su momento lo fue el Estadio Héctor Espino de Hermosillo, los tres muy merecido.

¿Por qué no habría de tenerlo Fernando Valenzuela en su propia tierra?

ROLETAZOS:

*MUCHO OJO con el lanzador nativo de Hidalgo, Jesús Cruz. El derecho de 24 años ya se encuentra en Triple A de los Cardenales de San Luis y en seis apariciones en relevo tiene record de 1-0, 0.00 de ERA, con dos bases y 12 ponches en 6.1 episodios.  Cruz arrancó este año en Doble A, pero la organización decidió ascenderlo de escalón cuando observaron que sacó 10 de sus 11 outs por la vía del chocolate.

*JESÚS PERTENECE en invierno a los Charros de Jalisco, pero el invierno pasado no lo dejaron lanzar y llama la atención que en sus tres temporadas en sucursales de los Cardenales tiene marca de 12-1, el año pasado haciendo labor combinada como relevista y abridor en la Liga de Florida (Clase A). Sería interesante que subieran a Cruz en San Luis para que haga el 1-2 en el bullpén con el sonorense Giovanny Gallegos, quien se ayer tiró dos episodios en blanco y se está afianzando en el equipo grande.

*ATRÁS DE Cruz viene el mochitenes Andrés Muñoz, quien ha corrido con mala suerte e Doble A de los Padres de San Diego porque en 8 innings ha recibido nueve carreras, de las cuales sólo tres han sido limpias. El derecho tiene cierto descontrol con ocho pasaportes, pero de sus 24 outs un total de 18 han sido ponches y eso nos habla de que el pitcher mexicano ya se está codeando con los caribeños en la velocidad de los pitcheos, mientras a la ofensiva se está a años luz de emparejarlos.

*EL MANAGER de los Acereros de Monclova, Pedro Meré, ha tenido que sofocar la tempestad al interior del equipo, luego de la bronca que tuvieron hace días el panameño Rubén Rivera y el dominicano Juan Carlos Pérez, donde el lanzador Jaime Lugo pagó las consecuencias por una lesión en el hombro derecho al momento de separarlos.

*MERÉ TAMBIÉN sufrió en su última temporada en Tijuana durante el primer torneo corto 2018, cuando “dejó ser” a ciertos jugadores y perdió a su cerrador para la final de la Zona Norte: Jason Urquídez, quien le pegó con todo a una silla en el vestidor durante uno de los entrenamientos y se fracturó la mano derecha. Nadie dijo que ser timonel es cosa fácil, sobre todo manejar el carácter de 30 jugadores ahora que se ampliaron los rosters.

*FINALMENTE EL beisbol ya nadie lo inventará y cada manager tiene su propio estilo de juego en el terreno. La clave, por encima de todo, es dejar que los peloteros se suelten en un ambiente de armonía y apretarlos cuando sea necesario, una función que muchas veces realiza el coach de banca para no desgartar la relación.

*SI UN manager tiene la habilidad para controlar eso y le añade una dosis de motivación con sus coachs, las posibilidades de éxito son mayores y un buen ejemplo de ello es Sergio Omar Gastélum. Dirán que ‘El Güero’ no ha lidiado en Oaxaca con muchos jugadores estelares, ¿pero qué tal en su debut en invierno con los Yaquis de Cd. Obregón y el grupo de peloteros a los que llevó a la serie final?

TWITTER: @purobeisbolfb

[email protected]