ZONA DE CONTACTO

Peloteros mexicanos sin ambiciones

Por Fernando Ballesteros

Históricamente, el problema del pelotero mexicano no ha sido la ausencia de talento sino la falta de ambición para trascender en las Grandes Ligas.

Al mexicano le ha faltado hambre y una mentalidad adecuada para enfocarse en cosas grandes.

¿De dónde han surgido los grandes fenómenos de este país? De los ranchos o de ciudades con muchas carencias económicas.

¿Ejemplos? Fernando Valenzuela, de Etchohuaquila, un ejido ubicado en Navojoa y que nadie conocía hasta que El Toro irrumpió en 1981 en MLB, mientras sus padres y 10 hermanos se quedaron en el rancho.

Hoy día vemos el caso de Julio Urías, nacido y criado en La Higuerita, otro ejido ubicado a 13 kilómetros de Culiacán y cuyo camino tenía que recorrer su padre tres veces a la semana para llevar al zurdo a los entrenamientos y el juego los domingos.

Y si usted analiza otras figuras encontrará que Vinicio Castilla nació en Oaxaca y creció con muchas carencias al grado de que lloró de niño cuando en un campo de beisbol le robaron su guante, algo que su papá le había comprado con ahorros y muchos sacrificios.

O el caso de Teodoro Higuera, quien nació y fue criado en el Ejido El Vallejo, Ahome –a 15 kilómetros de Los Mochis–, donde siendo un niño se subía a una carreta para ir a vender quesos, leche y crema.

“Siempre (mi padre) me decía que tenía que trabajar la tierra y atender a los animales”, ha dicho Higuera. “Nunca me dejó jugar beisbol, yo comencé a practicarlo hasta los 17 años”, añade quien ganó 15 o más juegos en Grandes Ligas entre 1985 y 1988.

Y así como esos cuatro personajes de distintas épocas, hay decenas de jóvenes muy humildes que llegaron y se establecieron en Grandes Ligas, mientras otros quizás más talentosos, pero sin hambre y ambiciones, no trabajaron duro y se conformaron con jugar en las dos ligas profesionales más importantes de México.

Por otro lado, ¿Cuántos otros fenómenos terminaron su ciclo en las ligas pequeñas en México –15 ó 16 años— y decidieron dedicarse a los estudios?

Al menos en Culiacán conocemos varios casos de grandes talentos que, influenciados por sus padres de clase media o alta, optaron por hacer una carrera académica para despedirse del beisbol sólo como “diamantes en bruto”.

#PROYECCIÓN….Hay jóvenes que muy rápido encontraron su vocación en el beisbol. Vivían humildemente, pero con muy buena educación en casa como es el caso de Óliver Pérez y Joakim Soria, ambos hijos de maestros al igual que Vinicio.

“Óliver quería dejar los estudios desde muy jovencito y eso le asustaba a mi esposa”, nos dijo hace muchos años su padre, Ismael. “Nos decía muy seguro que él llegaría a las Grandes Ligas”.

Pérez fue firmado a los 15 años por el fallecido Jack Pierce y la historia ya es muy conocida.

Soria, nativo de Monclova, Coahuila, también sufrió para llegar tan lejos.

“Lo recuerdo muy bien en nuestros entrenamientos con los Diablos Rojos en invierno en Nayarit”, nos comentó el instructor principal de pitcheo, Luis Fernando Méndez. “Al final de la práctica yo los ponía a dar 10 ó 15 vueltas a la redonda, todos terminaban y se iban, pero Soria me decía ‘yo voy a dar otras 10 más’”.

No siempre sucede, pero si te enfocas 100 por ciento tienes una alta probabilidad de alcanzar tus sueños y eso es lo que le falta a más de la mitad de los peloteros profesionales en México.

ROLETAZOS:

*MUCHOS PIENSAN que el tener el tener dos ligas profesionales en este país todo el año, beneficia el desarrollo del pelotero mexicano. Es un muy buen tema para debatir, pero después de cubrir a diario esta industria durante 24 años, llego a la conclusión de que eso los ha hecho muy conformistas porque saben que tienen asegurado muy buen salario en la mayoría de los casos y están cómodos junto a su familia o muy cerca.

*EL PELOTERO caribeño que viaja a la aventura en Estados Unidos, sabe perfectamente que no hay retorno a su país porque no hay una liga profesional establecida en verano y eso los hace más fuertes en su objetivo de llegar a MLB y hacer carrera.

*YA BASTA el cliché de que la genética hace muy superiores a los venezolanos, dominicanos, cubanos y puertorriqueños, sobre los peloteros mexicanos. ¿Y entonces por qué Valenzuela, Higuera, Castilla, Óliver, Soria, Urías y muchos más, se han codeado con las grandes estrellas? ¿Acaso fue sólo por su gran talento?

TWITTER: @purobeisbolfb

[email protected]

- Publicidad -

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -
- Publicidad -

Artículos recientes

- Publicidad -
- Publicidad -