Zona de Contacto

diciembre 11, 2019

Zona de Contacto

El ‘Ya Sácalo Paquín’ y los 12 campeonatos

Por Fernando Ballesteros

CULIACÁN._ Hay una frase que marcó para siempre a Francisco Estrada en esa relación que tuvo durante tres décadas con los culichis: “Ya sácalo Paquín”.

Inició como una arenga surgida de forma espontánea desde la tribuna para suplicarle al ex receptor que ya quitara al lanzador en turno, a quien estaban macaneando en el otrora Estadio ‘Gral. Ángel Flores’.

Y se hizo tan popular que muchos aficionados aún la utilizan porque fueron seis campeonatos del manager navojoense con Culiacán, la mayor cantidad que ha ganado cualquier dirigente para un mismo equipo en la LMP o LMB, superando incluso los cinco de Cananea Reyes en el circuito de verano con los Diablos Rojos del México y los cuatro de Guillermo ‘Memo’ Garibay con Venados de Mazatlán en antigua Liga de la Costa del Pacífico.

Pero Paquín Estrada fue mucho más que su extraordinario éxito con los Tomateros.

También hizo campeón a Águilas de Mexicali (1998-99) y en la LMB ganó tres cetros con equipos de segundo nivel como Piratas de Campeche (1983 y 2004) y Bravos de León (1990), los únicos que han logrado ambas franquicias en su historia.

Con eso el ex receptor tapó bocas a cualquiera de sus detractores que en algún momento lo señalaron de ganar con puros trabucos, paradójicamente equipos más difíciles de dirigir porque están plagados de estrellas.

Sin embargo, su fama como manager traspasó fronteras y así obtuvo otros dos campeonatos en Series del Caribe (1996 y 2002), la primera con un equipo modesto de los Tomateros y pasando por encima del Dream Team dominicano que encabezaron Pedro Martínez, José Mesa, Raúl Mondesí, Moisés Alou, Julio Franco, etc, cuando México era considerado el Patito Feo.

Por si fuera poco, la mejor participación de México en un Clásico Mundial fue en la primera edición celebrada en 2006, cuando se avanzó a la segunda ronda en Anaheim y el equipo se despidió con una victoria histórica de 2-1 sobre el Dream Team de EU que encabezaban Derek Jeter, Alex Rodríguez, Ken Griffey Jr, Chipper Jones, Roger Clemens, por citar algunas superestrellas de la época.

¿El manager de México? Adivinó usted: Paquín Estrada.

LEGADO…..”La mejor jugada es la que sale”, nos dijo Estrada en alguna ocasión y fue una frase que comenzó a manejar entre la prensa.

Era una especie de yoguismo en palabras propias de Paquín para explicar que a toro pasado todo mundo es un genio desde la tribuna.

Lo sorprendente es que a pesar de su enorme éxito y siendo figura pública, al ex ligamayorista nunca se le subió el ego.

Jamás vi que le reclamara algo a un periodista o que increpara a un fanático, como lo han hecho varios dirigentes de equipos.

Tampoco se le vio discutir con un pelotero y no recuerdo una sola vez que lo hayan expulsado de un juego en la LMP.

En lo personal podías hablar cualquier tema de beisbol con Paquín y te escuchaba sin interrupciones para luego opinar serenamente, con mucha propiedad.

ROLETAZOS:

*AL IGUAL que el legendario Cananea Reyes siendo campeón en su debut al frente de los Charros de Jalisco en la LMB (1971), Paquín Estrada también nació con una estrella como timonel al coronarse en su primera experiencia de manager-jugador en 1982-83 con los Tomateros y ese mismo año dobletear con Campeche.

*EN LAS temporadas 1984-85 y 1985-86, se topó dos veces en la final de la LMP con Cananea Reyes. Estrada era además el receptor de los Tomateros y le ganó la primera partida al Pelón Mágico derrotándolos en un séptimo y decisivo juego en Mexicali, quienes al siguiente año cobraron venganza en la final y Cananea fue muy inteligente al llevarse a Paquín como refuerzo para terminar ganando la Serie del Caribe de 1986 en Maracaibo, Venezuela. Y como no si México llevó a dos genios estrategas, el que mandaba en el dugout y uno detrás de home (Estrada).

*COMO JUGADOR, Paquín está entre los mejores ofensivos en la historia de la LMP, sobre todo en hits, dobletes y carreras anotadas. Defensivamente fue un buen receptor y le imprimió un sello que ningún otro catcher ha tenido al capturar los elevados con el guante abajo, tipo canasta.

*SOBRE SU llegada en 1971 al equipo grande de los Mets, Estrada me dijo en una entrevista para Puro Beisbol: “Llegué a Nueva York y no hablaba inglés, así es que lo primero que intenté fue agarrar un taxi para el estadio. Logré llegar y meterme hasta el vestidor del equipo, luego me puse el uniforme y nadie pudo ocultar la risa porque me quedaba tan grande que parecía un payaso”. Paquín sólo tomó dos turnos en su carrera en MLB y bateó de 2-1, lo cual se convirtió en un clásico chascarrillo entre la gente del beisbol porque ha sido el único jugador mexicano en batear para .500 en la historia de Grandes Ligas.

*DE SU lamentable partida, ya dimos cuenta de las condiciones en que se encontraba y cómo la gente del beisbol lo abandonó a su suerte, salvo el apoyo económico que tuvo de la LMP. Ayer se le organizó un buen homenaje de cuerpo presente en el Ciclón Echeverría de Navojoa y por esos azares del destino que sólo se ven en el beisbol, los Yaquis de Cd. Obregón perdieron 2-5 con los Mayos, es decir completando ese número 25 que Estrada siempre utilizó en su uniforme hasta convertirse en una leyenda.

*SU ÚLTIMO adiós ayer se dio justo en el aniversario luctuoso 28 del gran Cananea Reyes y el mismo día en que la Liga Mexicana anunció que su yerno El Chapo Vizcarra obtuvo el premio como Manager del Año de la temporada 2019. ¡Qué grande es el beisbol! ¡Hasta siempre, Paquín! ¡Muchas gracias por todo! Descanse en paz.

TWITTER: @purobeisbolfb

[email protected]mx