VUELACERCAS

Salvador Cosío Gaona

Atlanta se puede coronar hoy

Es posible que esta noche se defina al Campeón de la edición 117 de la Serie Mundial de las Grandes Ligas, donde se juega el mejor béisbol del mundo. Todo podría terminar en seis cotejos si Bravos de Atlanta sale inspirado con el tolete como se le ha visto ya en no pocas ocasiones durante la actual postemporada y Brian Snitker se ciñe al librito sin querer inventar el béisbol de nuevo, como también han tratado de llevarlo a cabo sin éxito algunos managers particularmente en esta campaña. Pero por el otro lado, están unos Astros de Houston que seguramente saldrán al campo de juego en el Minute Maid Park, con la moral por todo lo alto después del último duelo en Atlanta en que muchos los daban por muertos apenas en el primer inning del juego 5 cuando perdían la serie 3-1 y la pizarra ya marcaba 4 carreras a favor de su adversario, y terminaron ganando la partida por 9-5.

Ese domingo por la noche, Houston dejó de manifiesto que se necesita un poquito más para que renuncie a su sueño de obtener su segundo título del Clásico de Otoño, tras haberlo conseguido en 2017.

Y es que, cuando intempestivamente se vieron abajo en el marcador, el equipo sacó a relucir sus fortalezas y el carácter para seguir en la competencia. El grand slam de Adam Duvall apenas comenzando el cotejo cayó como balde de agua fría para los visitantes que pese a todo, pudieron levantar cabeza y empatar momentáneamente los cartones cuando se jugaba el tercer episodio, pero nuevamente Atlanta retomó la ventaja con un bambinazo solitario de Freddie Freeman en la baja del tercer inning. Fue entonces que el experimentado manager Dusty Baker hubo de recurrir al brazo del mexicano José Luis Hernández Urquidy, quien se paró en la lomita de las responsabilidades para darle oxígeno a su equipo antes de que Bravos de Atlanta se creciera e incrementara la ventaja que ya había tomado por 5-4.

Y otra vez el mazatleco se plantó en el centro del diamante en plan grande; apenas trabajó una entrada y aunque recibió un hit no registró el daño en la pizarra, siendo que en esta oportunidad sus compañeros toleteros respondieron con rally de tres carreras y ya no perdieron la ventaja.

Fue otra noche mágica para el lanzador mazatleco, quien pasó a ser el primer mexicano en ganar tres juegos de Serie Mundial, siendo dos de ellos en la edición que se disputa actualmente y la anterior en 2019 frente a Nacionales de Washington. Asimismo, se ubicó como el pitcher extranjero con más juegos ganados en un Clásico de Otoño.

Esta tarde se reanudan las hostilidades y es de esperar otro gran duelo en el marco de esta Serie Final en la que Astros y Bravos no han defraudado en cuanto a calidad, emoción y espectacularidad en el diamante.

CHARROS DEBE AFINAR

Charros de Jalisco volvió a mostrar algunos de los problemas que ha tenido desde el arranque de la campaña; inconsistencia en el desempeño del cuerpo de lanzadores, algunos errores a la defensiva que resaltan por tratarse de gente de experiencia y gran capacidad comprobada, y a pesar de ser una escuadra con un potencial reconocido a la ofensiva le falta bateo oportuno.

En relación con la eficacia en el staff de pitcheo hay que observar que solo se cuenta con un serpentinero altamente confiable y ese es el zurdo Orlando Lara que sigue demostrando una gran solidez, admitiéndose claroscuros de otro que pudiera señalarse como muy sólido pero que ha tenido altibajos y me refiero a Jaime Lugo, que hay que decirlo, quizá podría conseguir muy pronto regresar a tener esa solvencia que le es señalada debiendo comentarse que las otras plazas en la rotación de abridores que por ahora están asignadas a Efrén Delgado, Adrián Guzmán, y a un novel Antonio Alemao Hernández, pudieran ser revisables en cuanto a que dichos elementos siendo buenos, debieran pasar a ocupar un espacio como parte del grupo de tirabolas relevistas de tipo intermedio, ya que no han resultado hasta ahora lo sólidos que una posición como aperturista requiere sin dejar de observarles calidad.

Y donde se ha mostrado más fallido el desahogo de las tareas de los serpentineros es precisamente en el grupo de ellos que deben llevar a cabo la tarea entre el inicio de un cotejo y la etapa de preparación de cierre y el cerrojo, es decir, aquellos que deben entrar cuando cumple su labor el aperturista o bien, cuando incluso tiene que salir este por necesidades relativas al desempeño no tan adecuado y en esto es en lo que se debería trabajar por el área técnica de los albiazules campiranos jaliscienses sin dejar de atender que debe revisarse el porqué siendo sólidos y con gran experiencia han tenido fallas los responsables del pitcheo de relevo corto, preparadores del cierre y cerradores.

En relación a los pecados con el guante llama la atención que han sido incluso recurrentes a cargo de los expertos, los estelares, los que en ocasiones han obtenido guante de oro como José Manuel “Manny” Rodríguez, y Agustín Murillo Pineda “Guti”, sin dejar de atender las veces en que ha sido reiterado que cometa pifias alguien que sin ser estelar consumado sí tiene ya la experiencia en los jardines como es Julián Ornelas.

Lo destacable a favor es que por las lesiones como las que han sufrido y aún les aquejan a peloteros como Amadeo Zazueta en el infield y José Juan Aguilar, que se desempeña eficazmente en las praderas, ha obligado al manager Roberto Vizcarra a darle oportunidad a algunos peloteros que aunque ya han estado jugando con el equipo en otras temporadas no son considerados aún como experimentados y podría ser que esta ocasión le sirva para consolidarse como puntales y me refiero a Jared Serna, Enrique Osorio, Misael Rivera, Fernando Villegas, y otros que son noveles pero que están aprovechando la oportunidad para jugar como Agustín Ríos y Alejandro Osuna.

No obstante lo señalado, Charros se mantiene en la parte alta de la tabla dentro de los primeros cinco y puede seguir ascendiendo si afina y aprovecha a fondo las oportunidades sobre todo frente a equipos como Los Mochis, que están muy por debajo en la calidad frente a lo que ostenta Charros y que debieron haber sido superados ampliamente y hay que decir los albicelestes batallaron para ganarles dos de los tres cotejos en casa.

Y hay que establecer que Charros necesita buscar al menos dos abridores del tipo de aquellos que se denominan “caballos”, es decir, duros, experimentados, no basta el cambio anunciado mediante el cual la organización albiazul se deshizo en un cambio polémico de los derechos sobre el ligamayorista Jesús Cruz Sustaita, para traer al ya veterano Javier Solano, que si bien es cierto es un experimentado pudiera ser considerado ya un poco longevo pero habrá que darle el beneficio de la duda.

Y por otro lado buscar prescindir de dos extranjeros que actúan ahora en el esquema de relevo corto como pudiera ser Alejandro Tovalin y/o Fernando Cruz, así como David Richardson, y de esos tres sacrificar a dos para darle entrada a dos abridores de solidez y profundidad en el pitcheo y con ello apuntalar esa parte, dado que ya la cobertura en el cierre la tendrían con quien se quede de esos tres así como con el zurdo Brennan Bernardino y el derecho estelar Roberto Osuna.

Opinió[email protected]

@salvadorcosio1

- Publicidad -

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -
- Publicidad -

Artículos recientes

VUELACERCAS

DESTACAN VERDUGO Y URÍAS

SE PERDERÍA EL RESTO DEL AÑO

- Publicidad -
- Publicidad -