VUELACERCAS

SALVADOR COSÍO GAONA

Julio Urías está en plan grande y sigue batiendo récords a su ya ancho paso por el béisbol de la Gran Carpa, para beneplácito de muchos aficionados al Rey de los Deportes, tanto para aquellos que lo han seguido desde sus inicios con Dodgers de Los Ángeles como para los adeptos que ha sumado de manera reciente gracias a su notable desempeño para la conquista del título número 32 de la novena comandada por Dave Roberts, cuando se catapultó como un pelotero sólido, maduro y confiable ante los ojos del mundo beisbolero.

Ahora mismo está inmerso en una buena racha que le ha permitido posicionarse en un lugar de mayor confiabilidad al seno de la organización angelina, al lado de gigantes de la talla de Clayton Kershaw, Trevor Bauer y Walker Buehler.

Sus números hablan por sí solos. En la actual campaña Julio César Urías Acosta, se convirtió en el primer pitcher de Ligas Mayores en llegar a 15 victorias en el triunfo de Dodgers de Los Ángeles 5-3 a los Bravos de Atlanta el pasado lunes. Además, es ya el noveno pitcher nacido en México en ganar 15 juegos en una temporada de Grandes Ligas con los Dodgers de Los Ángeles de la Major League Baseball (MLB), récord con el que se ha sumado a otros peloteros mexicanos que lo han conseguido en una campaña como el legendario Fernando Velenzuela; además de Teodoro Higuera, Ismael Valdez, Rodrigo López y Oliver Pérez.

Su récord al día de hoy está en 15 triunfos y solo ha sufrido 3 descalabros acumulando 160 ponches en 150.2 innings, al tiempo que mantiene una destacable racha de 10 partidos sin conocer la derrota.

Urías rebasó a Kyle Hendricks, de los Cachorros de Chicago, con quien estaba empatado con 14 triunfos en la cima de ese departamento en Ligas Mayores.

“Es especial ser el primer en llegar a 15 triunfos, pero como lo he dicho antes, no importa si yo soy líder de victorias o no, lo importante es que gane el equipo, sin importar que pitcher se lleve el crédito”, explicó hace unos días el propio Urías.

El nativo de Culiacán, Sinaloa, tiene también entre otras marcas haber sido hasta ahora el jugador más joven con 22 años de edad en abrir un juego de serie mundial después de Fernando Valenzuela que lo hizo a los 20; el mexicano más joven en debutar en Grandes Ligas con tan solo 19 años, también después del Toro de Etchohuaquila, y está ahí como un gran lanzador y ganándose a pulso el cariño y afecto de la gran afición angelina.

Milita con Dodgers desde 2016, pero es hasta ahora cuando aparentemente se está definiendo realmente la especialidad para la que está encaminado, es decir, su condición de abridor y muy cerca de catapultarse como el as de la rotación con los de la tropa del Chávez Ravine.

Julio procede de muy abajo, viene de batallas en su juventud de su época de novato, viene de estar buscando su espacio y lo está logrando. No le ha sido fácil, Urías ha hecho de todo hablando de su labor como monticulista o tirabolas; ha sido aperturista ordinario, aperturista breve, relevo intermedio, taponero, cerrador y parece que ahora está en su etapa madura, sólido, consolidado para convertirse en lo que se desea que llegue a ser, el pítcher estelar de Dodgers de Los Ángeles, y ojalá el manager Dave Roberts muy pronto le pueda otorgar esa categoría, pues si bien es quien le ha conducido en cuanto a su desempeño profesional en el máximo béisbol profesional del orbe, también hay que decir que se le ha llegado a cuestionar por algunas decisiones, como fue recientemente cuando siendo el manager del equipo de Las Estrellas decidió no convocar a Urías a pesar de que desde entonces ya ostentaba el liderato de partidos ganados en la campaña.

El caso es que ahí está el lanzador mexicano, como se ha dicho, superando adversidades tales como sus ya conocidos problemas físicos, algunos altibajos, y hasta conflictos extra campo.

Aunque algunos no comparten la opinión, muchos lo ven como el posible sucesor de Fernando “El Toro” Valenzuela por su destacado desempeño, por sus marcas en Grandes Ligas, por el afecto y cariño que goza de los fanáticos no solo de los mexicanos aficionados al béisbol sino de quienes siguen a los latinos. Ya se verá si lo consigue, aunque él mismo ha declarado recientemente que no habrá quien iguale al de Etchohuaquila. Lo cierto es que aún le queda mucha cuerda por delante y puede todavía encontrar los éxitos que requiere para llegar a convertirse en ese monstruo que la fanaticada espera.

El pasado 12 de agosto cumplió 25 años de edad, es sin duda, un producto beisbolero profesional humano consolidado y resulta alentador observar el buen paso que está teniendo este lanzador sinaloense a quien habrá que desearle mucho éxito para que esta sea su temporada de confirmación como la gran estrella que ya es con la novena californiana.

Opinió[email protected]
@salvadorcosio1

- Publicidad -

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -
- Publicidad -

Artículos recientes

VUELACERCAS

DESTACAN VERDUGO Y URÍAS

SE PERDERÍA EL RESTO DEL AÑO

- Publicidad -
- Publicidad -