VUELACERCAS

SALVADOR COSÍO GAONA

Jose Roberto Osuna Quintero tiene ya un pie en el estribo para dejar de pertenecer como pelotero de la Liga Mexicana del Pacífico (LMP) el máximo circuito beisbolero profesional que se juega en otoño-invierno a la novena de Charros de Jalisco.

Todo parece indicar que el sinaloense, quien quizá aún sin haber logrado jugar este año en Grandes Ligas por recuperación tardía de su lesión pueda ser considerado todavía el más poderoso e importante serpentinero de relevo corto, más aún, el mejor cerrador mexicano en activo dado que quienes aún están jugando y lo hacen en la Gran Carpa como relevistas taponeros no están ya en esa estratégica función de cerrojeros como lo son Joaquim Soria y Sergio Romo y pudiendo colocar en esta categoría quizá a Víctor González, no habrá podido lanzar oficialmente ni un solo tiro desde la lomita enfundado en la casaca albiazul de los caporales jaliscienses como pelotero en el béisbol invernal mexicano.

Osuna pertenece al roster de los campiranos albicelestes porque llegó a este equipo en conjunto con todo el listado de peloteros incorporados en la adquisición que en el 2014 hiciera el grupo de inversionistas encabezados en forma mayoritaria por Salvador Ramiro Quirarte Villaseñor, para quedarse con la franquicia que hasta ese entonces detentaba el destacado empresario inmobiliario sinaloense Jaime Castro, y que tenía por sede la pequeña ciudad de Guasave en Sinaloa, con el nombre de Algodoneros (franquicia que posteriormente se reinstaló apenas el año pasado por mediación y gestión del presidente de la República y apasionado beisbolista, Andrés Manuel López Obrador quien logró que se aperturara otra vez la plaza como sede de nueva franquicia y se instalara de nueva cuenta en dicha localidad al norte de la capital sinaloense).

Y estando en el roster de Charros, es decir, perteneciendo a los caporales los derechos para que el pelotero pueda jugar como integrante del conjunto de Jalisco en la LMP, han sido varias ocasiones que se ha intentado sin éxito actúe en cotejos oficiales, incluso se ha vestido con el uniforme de Charros pero no se ha consolidado el que esté en el centro del diamante participando; no obstante que ya en una ocasión en la temporada antepasada 2018-2019 el recio serpentinero orgullo del poblado de Juan José Ríos al norte de Culiacán fue activado en el roster para estar listo y actuar en la última parte de la campaña y quizá en playoffs mas aconteciendo lo que ya conocemos, que al final la directiva de Astros de Houston no permitió al pelotero poder desempeñar su poderío como el cerrojero que el equipo jalisciense necesitaba en ese momento.

El año pasado, la temporada 2020-2021, Osuna estuvo nuevamente en posibilidad para ser activado y jugar e incluso un par de jornadas se le vio entrenando con el equipo cuando la novena estuvo de gira en Mochis (Ciudad donde habita el ligamayorista en receso), pero al final también el problema de salud, una lesión de la cual no pudo recuperarse a tiempo, y además como aquí se dijo, por los problemas administrativos y financieros que la organización beisbolera jalisciense tuvo y aún tiene orillaron a que el pítcher decidiera no participar y no seguir participando, habiéndo dicho abiertamente Osuna que no lo haría hasta en tanto no se resolviera el conflicto, mismo que aún no se resuelve.

Y ahora se informa oficialmente por el Gerente Deportivo de Charros Raymundo Padilla que Roberto Osuna ha decidido solicitar su cambio pues ya no desea estar más en la Organización beisbolera Charros de Jalisco, en la que nunca ha podido desempeñarse activamente pero a la cual aún pertenece, pero deberá esperar a que algún otro club lo rescate si desea seguir habilitado para jugar en la LMP , y se menciona a Cañeros de Los Mochis, Tomateros de Sinaloa y Naranjeros de Hermosillo incluso a los Venados de Mazatlán como las opciones más viables, sin descartar a Sultanes de Monterrey, pero para lo cual deberán existir importantes negociaciones a efecto que alguna franquicia del béisbol invernal mexicano pueda adquirir los derechos de Osuna, sea a cambio de recursos económicos o entregando en sustitución a algunos otros pítchers de gran calidad o una combinación de ofensivos y defensivos para que puedan hacerse de la posibilidad de que juegue con ellos o cualquier equipo de estos el recio tirabolas sinaloense, que por cierto ha cumplido buena temporada este año 2021 enfundado en la franela de los Diablos Rojos del México en la Liga Mexicana de Béisbol (LMB) el máximo circuito beisbolero profesional jugándose en primavera-verano, en tanto espera poder regresar el próximo año al entrenamiento primaveral y después volverse a enrolar en algún equipo de las Grandes Ligas.

Y en cuanto al conflicto en Charros que para beneplácito de la afición y del béisbol, parecía estar destinado a una muy próxima solución como aquí se dijo, toda vez que había avances muy importantes en una decisión salomónica por la cual ninguno de los dos cabezas de grupo enfrentados por el control financiero y administrativo de la organización permanecería en las empresas que comandan al equipo y ambos harían transacción de sus acciones correspondientes para dar paso a una nueva administración encabezada por el relevante empresario sonorense avecindado desde hace muchos en Jalisco José Luis González Iñigo, no se ha logrado consumar, y no parece sencillo se logre a pesar que está tan próximo el inicio de preparativos para la temporada 2021-2022 que corre a partir de inicios de octubre.

Han sido hasta hoy todavía infructuosas las charlas; y es que al parecer hay una diferencia muy importante entre las propuestas que surgen entre las partes que negocian a fin de encauzar adecuadamente adquirir y vender respectivamente las acciones en comento, así como la determinación de otras condiciones basadas en la valoración del esfuerzo realizado por haber logrado traer al equipo de nueva cuenta a la zona metropolitana de la capital de Jalisco en 2014 tras un largo ayuno de muchos años de ausencia de béisbol profesional y haber conseguido claro e indudable éxito comercial y sociocultural hasta implantar la famosa charromanía rompiendo récord de asistencia, con cotejos pletóricos de aficionados tanto en la agenda ordinaria de las campañas como en playoffs y el éxito deportivo al lograr siempre relevancia y un campeonato obtenido en 2018, por lo que al parecer habrá que esperar todavía días para que quizás surjan nuevas opciones incluyendo algunas que señalan podrían incorporar capitales provenientes de otras partes de la Nación; llegando a mencionarse incluso la participación de personajes interesantes con presencia y trayectoria académica y política como José Narro Robles, ex Rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, ex Secretario de salud en el gobierno de la República, y ex aspirante a la presidencia de la nación, apasionado beisbolista, u otros acaudalados emprendedores oriundos de otras tierras pero con presencia de algunos años ya en Jalisco y que tienen pasión beisbolera además de la capacidad financiera y la solvencia como ejecutivos y buenos emprendedores para que hagan la tarea de regresar a Charros al enorme sitial que merecidamente logró, desdorado en la última temporada y ahora incluso en riesgo de infortunio en razón del severo problema legal que lo aqueja, envuelto en litigios y carencia de liderazgo solido.

Opinió[email protected]
@salvadorcosio1

- Publicidad -

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -
- Publicidad -

Artículos recientes

VUELACERCAS

DESTACAN VERDUGO Y URÍAS

SE PERDERÍA EL RESTO DEL AÑO

- Publicidad -
- Publicidad -