VUELACERCAS

Por Salvador Cosío Gaona

Este miércoles 28 julio se cantará el PlayBall en el marco de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, aunque será hasta un día después, el jueves 29 cuando el representativo mexicano escriba una nueva página de la historia de nuestro país al convertirse en el primer equipo nacional en participar en una justa olímpica para disputar las medallas en el Rey de los deportes, donde sin duda tiene amplias posibilidades de obtener alguna presea al competir en el hexagonal siendo los rivales a vencer la potencia de República Dominicana, el anfitrión Japón y los Estados Unidos de América que suelen ser favoritos.

Los jerarcas de la Liga Mexicana de Béisbol (LMB) el máximo circuito beisbolero profesional que se juega en otoño-invierno y la Oficina de Presidencia para la Promoción y Desarrollo del Béisbol en México (PROBEIS), que son en mayor medida los responsables del armado del conjunto, están confiados en que con el roster que integraron nuestro país hará excelente papel, a pesar de la inclusión de peloteros con poca trayectoria en el béisbol profesional mexicano.

De entrada pudiera ser advertible que la escuadra mexicana es competitiva y con similar fortaleza que la de República Dominicana, escuadra a la que enfrentará el jueves 29 en lo que será el arranque de la participación de la novena mexicana en tierras niponas, pero no así para el equipo caribeño que para entonces ya habrá hecho su debut dos días antes al corresponderle abrir las hostilidades midiéndose al anfitrión Japón en el majestuoso Fukushima Azuma Baseball Stadium.

El seleccionado quisqueyano puede ser duro de batir, sin que se deba dejar de señalar que aunque los dominicanos no traen a sus mejores elementos, dado que lo mejor de sus peloteros están en roster de 25 y 40 jugadores en conjuntos de grandes ligas, tienen en su roster olímpico beisbolistas experimentados que seguramente lo meterán en la disputa por las medallas.

Al contrario que los dominicanos, parece ser que el equipo que representa a los Estados Unidos de America, acude a la cita olímpica plagado de jóvenes promesas; en su mayoría peloteros insertos en los rosters de novenas de grandes ligas pero estamentados en sucursales establecidas en ligas menores de nivel doble A y triple, pero no por eso dejan de ser rival carente de dificultad para vencérsele.

Además, habrá que ver con reservas a la escuadra japonesa, la anfitriona, que sin menoscabo de jugar con el hálito de la localía son peloteros entrenados e inmerso en una filosofía de la responsabilidad , la entrega y el esfuerzo pleno.

En cuanto a Corea, siendo una nación en que sí existe ya desde hace tiempo amplía cultura beisbolera, seguramente su seleccionado nacional será un equipo que genere competitividad, por más que en el papel, en una revisión inicial, Mexico luce superior, lo mismo que se antoja sea el mejor nivel del béisbol profesional mexicano frente al que se desahoga en Israel, que al igual que la escuadra azteca, ganó por primera vez su boleto a una justa olímpica.

Pero ya falta poco para ver a estos seis equipos en competencia, en una olimpiada donde como ya sabemos, todos los participantes buscan dar lo mejor de sí y nadie regala nada.

El martes 27 habrá de disputarse el primer cotejo de la ronda 1 cuando el anfitrión Japón enfrente a la siempre poderosa República Dominicana que solo tiene una participación en Juegos Olímpicos que data de 1992. Este encuentro dentro del Grupo A de la competencia se disputará en el majestuoso Fukushima Azuma Baseball Stadium, mientras que el resto de los cotejos se celebrarán en el estadio de Yokohama.

A este Grupo A también pertenece el seleccionado mexicano que estará haciendo su muy esperada presentación en el béisbol olímpico el jueves cuando enfrente a su similar de República Dominicana.

El viernes, México enfrentará al representativo local que es de todos conocido, será otro rival altamente complicado.

El Grupo B, lo integran Corea, Estados Unidos e Israel. De acuerdo al calendario de competencia, en la primera ronda se verán las caras el jueves 29 Israel ante Corea; el viernes 30 Israel frente a Estados Unidos; y el sábado 31 Corea vs Estados Unidos (tiempo de México, que como sabemos por las diferencia de 14 horas con Japón, puede cambiar de día).

Habrá que tener en cuenta que en este certamen las reglas cambian siendo que esta vez se disputará con un formato inédito en el béisbol Olímpico, por lo que una vez concluida la primera ronda no se eliminará a ningún equipo.

En la primera fase eliminatoria se enfrentan los dos segundos y los dos terceros clasificados de cada grupo (los dos ganadores del grupo pasan directamente a la segunda ronda eliminatoria). Los perdedores de cada uno de esos partidos se enfrentarán en un partido de eliminación.

A partir de ese momento, todos los partidos, incluido el de la medalla de bronce, se disputarán en formato de doble eliminación, lo que significa que los equipos deben perder dos veces para ser eliminados del torneo. En tanto el partido por la medalla de oro será de eliminación directa.

No queda claro a qué responden los cambios en el sistema de competencia y habrá que dar seguimiento en este sentido esperando no se caiga en alguna situación que se preste a atentar contra la equidad y justicia que deben prevalecer en cualquier disciplina en cuanto al esfuerzo, y en relación con parámetros de resultados.

Ya hemos tenido experiencias en este sentido y sería muy lamentable que en unos Juegos Olímpicos se presentaran situaciones polémicas por este motivo, como ya ocurrió en el Clásico Mundial desarrollado entre otras sedes en el estadio de Charros de Jalisco. En aquel episodio trágico para México, recordamos que aún teniendo todos los merecimientos para pasar a la fase final fue dejado fuera por una controvertida norma, no obstante que se había señalado previo al encuentro y durante el mismo que bastaba con cierto resultado para México siguiera avanzando en la competencia, sin embargo, no se respetó lo señalado y aún cuando nuestro representativo nacional había alcanzado el objetivo, quedó fuera de la disputa final.

No podemos tampoco dejar de advertir que en las últimas fechas en muchas competencias internacionales relacionadas con el Rey de los deportes ha prevalecido la polémica sobre la forma en que se dirimen los empates o cuestiones que tienen que ver con esquemas de definición.

No obstante, habrá que confiar en este nuevo sistema y ojalá no se presenten situaciones que puedan empañar la competencia.

A reserva de lo que puedan presentar los otros cinco equipos en competencia, el seleccionado mexicano tiene elementos como para aspirar a algo grande en esta justa olímpica y de ahí que no sea descabellado que la noble afición mexicana nos ilusionemos con una medalla en este certamen que ha llegado un año después de lo programado -a consecuencia de los embates de la pandemia por COVID-19-.

Opinió[email protected]

@salvadorcosio1

- Publicidad -

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -
- Publicidad -

Artículos recientes

VUELACERCAS

DESTACAN VERDUGO Y URÍAS

SE PERDERÍA EL RESTO DEL AÑO

- Publicidad -
- Publicidad -