VUELACERCAS

abril 27, 2021

En Las Tribunas

Urías y su buena racha

Por Salvador Cosío Gaona

Para beneplácito de muchos mexicanos aficionados al Rey de los Deportes, sin duda es alentador el buen inicio que está teniendo el lanzador sinaloense Julio César Urías, quien después de su gran éxito e invaluable colaboración para que Dodgers de Los Ángeles se coronara campeón de la temporada 2020 de las Grandes Ligas, rompiendo el ayuno de más de 32 años sin obtener en título, ahora mismo esté inmerso en una buena racha que le ha permitido posicionarse en un lugar de mayor confiabilidad al seno de la organización angelina, al lado de gigantes de la talla de Clayton Kershaw, Trevor Bauer y Walker Buehler, pero además, obtener un salario que lo ubica como el pelotero mexicano mejor remunerado económicamente en la Gran Carpa.

El pítcher mexicano de 24 años de edad, quien ha sufrido diversos infortunios físicos en su corta vida, está convertido en un gigante jugando para su único equipo desde que debutó en 2016 en la Gran Carpa con Dodgers de Los Ángeles, y como ya mencionaba, está convertido en uno de los mejores lanzadores abridores no solo mexicano sino de todo el beisbol de clase mundial.

Podría afirmarse que Julio Urías está en uno de sus mejores momentos como ligamayorista, pero antes, ha tenido que transitar un largo camino de visitas constantes a los hospitales donde ha sido sometido a tres cirugías en su ojo izquierdo para extirpar un tumor benigno. Como resultado, el ojo está casi cerrado, pero puede ver a través de él. “Así es como funciona Dios. Me dio un ojo izquierdo malo pero un brazo izquierdo bueno”, habría declarado Julio cuando alguna vez se le cuestionó su situación.

Sin duda el carácter y fortaleza de Urías le han llevado a ganarse un lugar en La Gran Carpa, pero también hay mérito en su manager, Dave Roberts, quien desde que lo incorporó al roster titular le ha cuidado el brazo a efecto de no generarle un problema; le ha guiado por espacios claros, con ritmo, con número de pitchadas pero aún así se lastimó y otra vez hizo gala de entereza para realizar todo lo que estuvo a su alcance a fin de recuperarse y lo logró bajo vigilancia estricta del cuerpo técnico y médico de Dodgers, realizando terapia e involucrándose desde abajo; jugando con equipos de sucursales de Dodgers, una clase A, doble A y triple A hasta regresar fortalecido para jugar la serie de campeonato de la campaña 2019 que lució tremendamente y más aún en la Serie Mundial, que aunque su equipo no pudo ganar se le vio muy bien, al igual que en épocas anteriores, siendo que en la temporada 2020 finalmente logró el anhelado sueño de coronarse con Dodgers y con el aderezo extra de haber sido factor en esa Serie Mundial.

Julio Urías está en plan grande y sigue batiendo récords; fue el jugador más joven con 22 años de edad en abrir un juego de serie mundial después de Fernando Valenzuela que lo hizo a los 20, ha sido el mexicano más joven en debutar en Grandes Ligas con tan solo 19 años, también después del Toro de Etchohuaquila, y está ahí como un gran lanzador y ganándose a pulso el cariño y afecto de la gran afición angelina.

Julio viene de muy abajo, viene de batallas en su juventud de su época de novato, viene de estar buscando su espacio y lo está logrando. Habrá que desearle mucho éxito para que esta sea su temporada de confirmación como la gran estrella que ya es con la novena californiana.

Por ahora, en lo que va de la actual temporada de Grandes Ligas, Julio Urías está convertido en uno de los mejores pitchers en el arranque, imponiendo incluso una marca personal de ponches en el partido contra los Marineros de Seattle. En cuatro aperturas, el oriundo de Culiacan, Sinaloa, ha ganado tres juegos y uno se fue sin decisión. Para la noche de este lunes está anunciado frente a Rojos de Cincinnati y es de esperar que su buena racha se siga prolongando, de manera que se le considere un inamovible en el roster del conjunto comandando por Dave Roberts.

Y como ya mencionaba, económicamente, este lanzador zurdo de 24 años recibe en su tercer año de experiencia en las Grandes Ligas un salario base de 3.6 millones de dólares, una cifra que supera a la de Joakim Soria, pitcher con 14 años de experiencia en la MLB, así como los 2.5 millones de Sergio Romo con Atléticos de Oakland.

No obstante, habrá que decirlo, Urías, recibe 2.5 millones menos de lo que gana en promedio un pitcher abridor en el circuito”.

Opinió[email protected]
@salvadorcosio1