Venados con refuerzo efectivo

enero 16, 2020

Séptima entrada

SOBERBIA.- Juan Pablo Oramas demostró que los Venados no estuvieron equivocados cuando lo escogieron como su refuerzo para estas semifinales. El zurdo de Tabasco estuvo intransitable en la loma, dando de comer en la mano a la tribu que no aprovechó las pocas oportunidades que tuvieron durante el tiempo que Oramas estuvo en la loma.

NADA.- Estando tirando jeroglíficos Oramas, igual que lo hizo Lively en el primero de esta semifinal, no hubo órdenes de bajarlo con toques de pelota, siendo que hay elementos que pueden hacer eso. No porque se perdió comentamos esto, se debe hacer siempre que un serpentinero está luciendo en la loma. Hay que buscarle a este jueguito para poder que las cosas mejoren. Ni cuando hubo uno en base, se ordenó sacrificio.

LUCIÓ.- Aunque las cosas no salieron como se quería, el derecho Dustin Crenshaw, refuerzo que llegó en lugar de Van Metter, lanzó tremendo juego. Un pitcheo bien aprovechado por Richie Álvarez, lo hizo cargar con el descalabro. Después un error le complicó más las cosas, aparte que lo dejaron mucho tiempo en la loma, extrañamente. Crenshaw, sin embargo, demostró ser un tremendo serpentinero y podría ayudar más adelante, si Yaquis llega a donde los expertos lo dicen.

EL MOTIVO.- La causa por la que el lanzador Jon Van Meter no reportó a Yaquis cuando fue escogido como el refuerzo para la ronda de semifinales, fue que después de acordar que lo seleccionaran, a la hora de tratar de arreglarse, pidió las perlas de la virgen, anticipando que, de llegar a la gran final, iba a solicitar más aumento. O sea, como queriendo decir que no lo contrataran.

TAL VEZ.- ¿Será que Van Meter no quiso nada con Yaquis que en un pasado no muy lejano lo despidieron después de unas breves salidas donde demostró que venía en total fuera de forma?. En aquella ocasión después de ser despedido, se quedó unos días más en la ciudad tratando de convencer que le dieran más oportunidad. Al no encontrar eco, tuvo que marcharse a su casa. Tal vez por eso planeó una forma de vengarse.

ESPERADO.- Aun ausente el parador en corto Luis Urías, existe la confianza de que regrese al equipo en los días por venir. El sonorense fue a checarse con un médico de los Cerveceros de Milwaukee, organización donde pertenece. Se cree que Urías reportará muy pronto, pues hace falta su presencia, pues se ha convertido en una especie de líder en el equipo que está jugando en el renovado “Teodoro Mariscal”.

FALLA.- El que está jugando el short stop, Juan Carlos Gamboa, no lo ha hecho mal ni con el guante ni con el bat. Sí, anoche cometió un pecado que no notó. Al bat respondió, lástima que el beisbol se portó injusto con él, pues en la brillante oportunidad de su equipo no solo de empatar sino hasta de ganar, una finta del que corría por tercera, lo hizo despegarse de la segunda y allí se escribió la historia.

TARDE.- El “Teodoro Mariscal” parecía registrar una pésima entrada anoche. Pero para la cuarta entrada se compuso bastante al grado de que debieron ir, a reserva de esperar las cifras oficiales, más de 12 mil almas. Si el juego empezó tarde, a las ocho de la noche, y aun así la afición llega tarde. Lo bueno es que asistieron en buen número

ATLETA.- Paulo Orlando, para los que no lo saben, fue un excelente atleta en sus mocedades. Hace unos años representó a su país en unos Juegos Olímpicos en la especialidad de 200 y 400 metros planos. El patrullero de la derecha ha bateado en buena forma no solamente en la temporada regular, ha seguido de paso en play offs y se espera lo siga haciendo para ayudar a su equipo a llegar a otra final.

VEANTAJA.- Tomateros consiguió un triunfo en Los Mochis y por blanqueada para ponerse arriba en el marcador. Y si Venados está con la obligación de ganar esta noche para emparejar los cartones, los Cañeros están igual. No pueden darse el lujo de perder pues un 1-3 los pondría contra la pared.

¡¡BUENOS DÍAS!!

[email protected]