TURABUZÓN

diciembre 21, 2020

Tirabuzón

Los Cañeros entraron al campo con cinco cátchers

Juan Alonso Juárez

CIUDAD DE MÉXICO.- En Mexicali tenían que correr a alguien en el fragor de una racha de cinco derrotas ,cuatro en casa ante los líderes Naranjeros de Hermosillo, y el dedo pulgar hacia abajo mandó a casa al instructor de bateo, el puertorriqueño adoptado en Veracruz, Eduardo Castro.

El propio Luis Alfonso García, ex toletero que desde 2019-2020 es el gerente deportivo, tomó el cargo de manera interina, y las cosas no iban mejor en su debut, con una interminable hilera de ocho redondos ceros.

Hasta que hubo una reacción en el noveno frente al número uno en rescates en la Liga Mexicana del Pacífico, el ex bigleaguer Fernando Salas (1-1, 15 sv, 0.92), y que culminó uno de los muchos jóvenes en movimiento, Tristen Carranza, pegando su primer imparable en el circuito, en el rol de emergente.

Carranza, un jardinero clase rookie de los Diamondbacks de Arizona, iba de 5-0, incluyendo 4 chocolates, cuando con dos strikes sin bola, sacó un cepillazo que picó cerca de la línea del prado de la derecha. ¡Walk off! Gritaban en una de las cabinas del Farmacias Santa Mónica.

El inesperado héroe de los “Caballeros Águila” nació el 8 de octubre de 1996 en el Centro, California, pero con esos apelativos no niega la cruz de su parroquia, conocida su ascendencia “cachanilla”.

LOS Cañeros de Los Mochis utilizaron en una batalla frente a los Sultanes de Monterrey a los cinco receptores que traen en su roster, incluso a Juan Camacho en la tercera base, Francisco Córdoba en el primer cojín y Juan Uriarte en el jardín izquierdo.

Los otros, el panameño Iván Herrera y el novato Bryan Guerrero, realizaron labores propias de su oficio, una noche de sábado en la que los esmeraldas una vez más buscaron la querencia de las tablas, mordiendo el polvo.

Se percibe como una señal de la crisis que, sin remedio, los marginará de los playoffs, pero los testimonios más severos de la pobre zafra de los verdes son las asistencias al remozado estadio Emilio Ibarra Almada y que no se pueden disimular ni con las restricciones por la pandemia sin fin.

Se sabe de un 30 o 40 por ciento permitido, sin embargo, los reportes hablan de recaudaciones de poco más de 500 o 600 aficionados y en ocasiones menos o nada, según el renglón en blanco de la ficha de los box-scores.

La directiva citó hace poco a una reunión, no a los chicos y chicas de la prensa, sino a un grupo de aficionados para escuchar opiniones y sugerencias, aunque las causas de la debacle podría verlas hasta Andrea Bocelli.

UN día como hoy, el jueves 21 de diciembre de 1967, Horacio Piña lanzó pelota de un hit y los Tomateros de Culiacán se impusieron 4-0 a los Yaquis de Ciudad Obregón. El zurdo Salvador Sánchez apechugó el revés.

El mismo día, pero un jueves de 1961, los Naranjeros de Hermosillo apalearon 19-0 a los Yaquis, ganando Miguel Sotelo con respaldo de jonrones de Héctor Espino y Juan De Dios Villarreal, contra el derrotado Alberto Joachin.

EN seguidillas.- La Liga Arco inicia hoy lunes la cuenta regresiva con su antepenúltima serie, la pre -navideña que finalizará el miércoles 23… Navegantes de Magallanes (12-10), cuyo coach de pitcheo es el chihuahuense Luis Carlos Rivera, se encuentra en la línea de clasificación en la LVBP… RA12, el equipo de Roberto Alomar, sufrió ayer domingo y feo su décimo segunda derrota consecutiva, en la Liga Roberto Clemente de Puerto Rico. Cayó 16-0 versus Criollos de Caguas… Jon Van Meter, a quien los Sultanes dejaron ir a República Dominicana, no ha ganado con las Águilas Cibaeñas, pero tampoco ha perdido y su efectividad es de 2.20 en dos aperturas…¡Arden las redes sociales!, dirían los clásicos de hoy, luego que el ex futbolista Juan Carlos De Anda, reveló el salario mensual millonario del ex beisbolero David Faitelson (ESPN). Como Babe Ruth en sus tiempos, cobra más que el presidente de México y su gabinete, según De Anda.

**”Todo el año pasado intentamos a enseñarle inglés, y la única palabra que aprendió fue ‘millón’”. Tom Lasorda, después de que Fernando Valenzuela firmó en 1983 por un año y un millón de dólares.

[email protected]