TIRABUZÓN

Juan Alonso Juárez

CIUDAD DE MÉXICO.- Con la sentida ausencia de Cuba, inicia hoy—madrugada de México—el béisbol de los Juegos Olímpicos, Tokio 2020, donde los anfitriones pretenden su primera medalla de oro, por encima de las naturales aspiraciones de Estados Unidos y cuatro aspirantes más, incluido, México.

Los japoneses, dos veces campeones en el Clásico Mundial, se quedaron cortos en Barcelona 1992, cuando cayeron en la final frente a los cubanos y se conformaron con el bronce en Atlanta 1996 y Atenas 2004.

La selección de República Dominicana, integrada por varios ex bigleaguers, los monarcas del torneo más a la mano, Corea del Sur (Beiging 2008) y el bisoño Israel, completan el elenco en un escenario que en la otra normalidad, habría provocado asistencias espectaculares.

Cuba también obtuvo el metal áureo en 1996 y 2004 y la plata en 2000 y 2008, en tanto los estadunidenses descarrilaron a los antillanos en Sidney 2000, conducidos por el famoso Tom La Sorda.

México, en su histórica primera participación, llegó con aspiraciones que irían más allá de los buenos deseos con un plantel encabezado por los ex ligamayoristas Adrián González, Óliver Pérez, Fernando Salas, Manuel Bañuelos, César Vargas, Ryan Goins, Daniel Espinosa, Alí Solís y Efrén Navarro.

TODO era cantar para los Toros de Tijuana y su manager con empaque de Salón de la Fama de Cooperstown, Omar Vizquel, hasta que enfrentó a los Mariachis de Guadalajara (2-4) en casa y en Zapopan y a los Sultanes de Monterrey (0-3) en el Schevron que había sido su fortaleza en la actual edición.

El récord del venezolano (34-22) fue más que aceptable como sublíder norteño, logrando el objetivo de calificar, pero morder el polvo ante futuros rivales en los playoffs a la vuelta de la esquina, alertó a quien dice la última palabra en la organización, fronteriza, Alberto Uribe, quien una vez más no perdonó.

Vizquel padeció entonces la suerte de los anteriores estrategas en la historia de los Astados que data de 2014, aunque siempre hay una excepción: el actual coach de los Filis de Filadelfia, Juan Castro, dejó con la pelota en la mano a Uribe en 2016, para integrarse al cuerpo de colaboradores de Dave Roberts en Los Ángeles.

Sin embargo, el empresario se dio el gusto de botar a Castro en los balbuceos de 2018, después de convencerlo para que desertara de las filas de los Dodgers, a cambio de la cartera de director deportivo en la patente de la Liga Mexicana y en la cual sólo duró poco más de un mes.

En seis temporadas netas de Tijuana en la era de Uribe, han maniobrado el timón: Mario Mendoza (2014), Jesús Sommers (2014), Matías Carrillo (2014, 2015)), el citado Castro (2015), Luis Sojo (2016), Pedro Meré, subcampeón de 2016 y campeón en 2017 y a quien liberó posterior al apertura 2018, Lino Rivera (2018.2), Óscar Robles (2018.2), Vizquel y desde ayer, Homar Rojas.

UN día como hoy, el domingo 28 de julio de 1991, el nicaraguense Dennis Martinez, de los Expos, lanza el decimotercer juego perfecto en la historia de las Grandes Ligas y Montreal se impuso 2×0 a los Dodgers de Los Ángeles.

Martínez ponchó a cinco y Ron Hassey se convierte en el primer receptor en atrapar dos perfectos, tras haber estado detrás del plato para la obra maestra de Len Barker, de los Indios de Cleveland, en 1981.

El jugador de cuadro de los Dodgers, el dominicano Alfredo Griffin, se va de 0-3 contra Martínez, para batear de 8-0 en jornadas perfectas. En 1988, de 3-0 ante Tom Browning (Cincinnati) y 0-2 versus Baker.

**”Todavía no hay nada en la vida tan constante y tan cambiante al mismo tiempo que una tarde en un estadio”: Larry King.

EN seguidillas.- Tres de los managers despedidos en la 2021 de la LMB encontraron expedito acomodo. Esto a propósito de la designación de Homar Rojas, quien luego de su liquidación en Monterrey, se enroló como coach en Toros y ahora es piloto… En ese tenor, Pablo Ortega, cesado por los Tecolotes de los Dos Laredos, pasó a formar parte de los coaches de los Guerreros de Oaxaca y Carlos Gastélum (Puebla), de los Mariachis de Guadalajara… Limitado a 17 juegos por las lesiones, el cubano Félix Pérez (.200, 3,10) desapareció del radar de los Bravos de León, quienes informan poco, casi nada, en sus redes.

[email protected]

- Publicidad -

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -
- Publicidad -

Artículos recientes

TIRABUZÓN

DESTACAN VERDUGO Y URÍAS

SE PERDERÍA EL RESTO DEL AÑO

- Publicidad -
- Publicidad -