TIRABUZÓN

abril 30, 2020

Tirabuzón

Amaga Manny Ramírez con otro retorno

Juan Alonso Juárez

CIUDAD DE MÉXICO.- La Liga de Taiwán, que tiene algunos días acaparando el cuadrante del beisbol profesional en el planeta, podría acrecentar su presencia en los medios si un hiperactivo de mucha fama concreta un nuevo regreso a los diamantes: Manuel Arístides Ramírez, alias Manny Ramírez.

El otrora poderoso bigleaguer, próximo a ajustar 48 años, no juega desde fugaz paso por una liga independiente de Japón en 2017  y, previamente, en 2014-2015, reapareció en  la Liga Dominicana, haciendo alarde de sus cualidades innatas en las filas de Águilas del Cibao(.313, 6, 26).

 Ramírez, actualmente en las cédulas de votación para el Salón de la Fama de Cooperstown, ya jugó en Taiwán en 2013 y puede jurar que lo hizo bien, según cifras de .352, 8 jonrones y 43 impulsadas, para Eda Rhinos.

 Se supone que la longevidad del dominicano es por mero afán de seguir vigente en lo que más le gusta, conocido que en su trayectoria por la gran carpa, amasó una fortuna de más de 200 millones de dólares, menos impuestos.

“YA no estamos pensando en ganar  nuevos recursos sino en salir lo mejor librados”. ¿Quién lo dijo? A) Luis Carlos Joffroy, presidente de la Liga Suprema del Sur de Sonora. B) El presidente de la Liga Mexicana, Horacio De la Vega. C) José Antonio Núñez, presidente de los Dorados de Sinaloa.

La respuesta: el titular de la LMB, Horacio de la Vega, en su más reciente corte de caja, descartando una vez más jugar a puerta cerrada, al tiempo que pone un plazo fatal para iniciar hostilidades: agosto.

**”En el beisbol, uno no puede matar el reloj. Hay que darle al otro su oportunidad. Por eso este es el mejor juego”. Earl Weaver.

 UN día como hoy, en 1949, los Indios de Cleveland debutaron al veracruzano Roberto Ávila, aunque solo como corredor emergente, en un encuentro que perdieron 7-6  ante los Tigres en Detroit.

Fue el inicio de una trayectoria en la que en 1954 se convirtió en el primer latino en ganar el título de bateo (.341) y ese mismo año, en el primer mexicano en participar en la Serie Mundial que la tribu perdió por barrida, contra los Gigantes de Nueva York.

Lo  convocaron a tres Juegos de Estrellas y el 20 de junio de 1958, en Fenway Park de Boston, pegó tres jonrones-el tercero dentro del campo–, en una jornada de 5 imparables, 4 impulsadas y 4 anotadas. Los Indios se impusieron 14-8 a los Medias Rojas, desde luego.

De por vida, Ávila promedió .281 con 80 jonrones, 35 triples, 185 dobles, 467 empujadas, 725 anotadas y 78 robos, en un recorrido de  11 campañas y estancias en la recta final en los frentes de Orioles de Baltimore, Medias Rojas y Bravos de Milwaukee.

También un 30 de abril, en 1995, el chihuahuense Juan Acevedo (28-40, 50, 4.33) tuvo un apantallador estreno  con los Rockies de Colorado, colgando cinco argollas (5 ip, 1h, 1b, 2k) a los Astros de Houston que, sin embargo, ganaron 3-1, en el Astrodome.

Acevedo fue abridor en 341 de 367 juegos, pero su mejor año lo rindió bajando la cortina para los  Tigres de Detroit, en 2002: 1-5, 28 salvados y 2.65 en carreras limpias, sorprendente desempeño que lo proyectó en 2003 a los Yanquis de Nueva York (0-3, 6, 7.71), donde se desplomó.

Y en el mismo día  y año, los Dodgers echaron al diamante al cátcher mexiquense Noé Muñoz para labores defensivas, recibiendo en el noveno inning los envíos de Tod Worrell, quien retiró en orden  a los Bravos de Atlanta (6-3).

Muñoz  solamente apareció  en  un juego más en su aventura ligamayorista, el 14 mayo de 1995, en Dodger Stadium. Trabajó dos episodios detrás del plato y consumió un turno en el que elevó al campo corto, mientras los Dodgers perdían 6-5 en 11 innings, versus Cardenales de San Luis.

 OBSERVACIONES: La Liga de Corea del Sur (KBO) tendrá otra adición procedente de MLB: el jugador de cuadro de casa, Kang Jun-Ho, a quien problemas de alcoholismo perjudicaron su relación con los Piratas de Pittsburgh. En 2019, bateaba .169 con 10 jonrones y 24 remolcadas cuando lo dejaron libre.

Ya se perdió la cuenta de las transacciones de los homónimos,  Jesús Valdez (padre e hijo), gerentes deportivos de Venados de Mazatlán y Sultanes de Monterrey, respectivamente,  pero todavía deben una de 8 columnas, como se decía antes en la jerga periodística.

[email protected]