TIRABUZÓN

enero 29, 2021

Tirabuzón

Naranjeros sólo ha perdido una final en casa

Juan Alonso Juárez

CIUDAD DE MÉXICO.- Al reanudarse hoy la serie por el campeonato de la Liga Mexicana del Pacífico, no está de más recordar que las anteriores cuatro finales entre Hermosillo y Culiacán se resolvieron en seis juegos y en todas ganó el de casa.

Los Naranjeros (3-2) pretenden reeditar los triunfos en su patio de 1979-1980 y 1994-1995, mientras los Tomateros, ganadores en 1982-1983 y 1996-1997, forzar el séptimo y coronarse en el camino, al igual que 1985 (Mexicali) y 2018 (Navojoa).

En otras instancias, las novenas de las capitales de Sonora y Sinaloa han disputado en tres ocasiones el séptimo y la ventaja es para los guindas que prevalecieron en semifinales, en 1998-1999 en el Héctor Espino, y en primera ronda en 2016-2017 en Culiacán.

Dos consideraciones más: los Naranjeros solamente han visto celebrar a un rival en su territorio, los Mayos de Navojoa, conducidos por Lorenzo Bundy, en 1999-2000, completando sorpresiva barrida, en los choques 3 y 4.

Y, únicamente una vez, los 16 veces campeones han perdido los juegos seis y siete de una final: en enero de 1981 frente a los Yaquis de Ciudad Obregón, en el parque Tomás Oroz Gaytán de la antigua Cajeme.

TRES de TRES: Cuba, marginada por segundo año seguido por asuntos de la política, estará representada en la Serie del Caribe por los managers de los Federales de Chiriquí (Panamá), Alfonso Urquiola y Caribes de Anzoátegui (Venezuela), Miguel Álvarez.

El ex ligamayorista y ex alcalde de Puerto La Cruz, Magglio Ordóñez, es propietario de los Caribes, fundados en 1987, que ya tienen cuatro títulos de liga y aspiran a su primero en el clásico caribeño. Adquirió la franquicia en 2013.

Jake Sánchez (Mexicali) y Jesús Cruz (Jalisco) no podrán asistir a la Serie del Caribe en Mazatlán, con los Caribes, porque lo prohíbe el reglamento por haber participado antes en un circuito afiliado a la CBPC, en su caso la LMP. Sin embargo, el venezolano Balbino Fuenmayor, quien también estuvo en la Arco, por los rumbos de Mexicali, si vendrá.

UN día como hoy, domingo 29 de enero de 1978, Jesús Sommers se voló la barda en el noveno inning del sexto juego y los Tomateros de Culiacán vencieron 1-0 a los Cañeros de Los Mochis para obtener el tercer banderín de su historia.

El batazo dejó sin oportunidad al jardinero de la izquierda en el estadio General Ángel Flores, Andrés Mora, y decidió duelo entre los zurdos, el local Tomás Armas y Kevin Bruce Stanfield.

Y en la estrategia, Raúl Cano, quien había suplido al famoso Frank Robinson en noviembre de 1977, superó al cubano Tony Oliva.

**”Se va… se fue. Hola, soy Manny Ramírez”. Manuel Aristides Ramírez, quien por segundo año consecutivo recibió 28.2% en las votaciones para el Salón de la Fama de consecutivo, en su quinto año en las papeletas.

EN seguidillas.- Cuatro de los cinco resultados de la final de la Liga Arco se decidieron por una carrera, incluidos los tres en Culiacán. El más abierto, el segundo, lo ganaron los Tomateros (6 x1)… Norberto Obeso (.143, 1cp, 1a, 2 robos) y José Guadalupe Chávez (.136, 1cp, 0a) dan un empate a los finalistas con sus respectivos primeros en los lineups en apuros… Los aficionados no ocuparon en ninguna de las tres veladas en el estadio Tomateros, el autorizado 40 por ciento del aforo, pero la recaudación fue aceptable en tiempos de una emergencia sanitaria: 19 mil 347.

[email protected]