TIRABUZÓN

enero 26, 2021

Tirabuzón

Una patada cambió la suerte de los Venados

Por Juan Alonso Juárez

CIUDAD DE MÉXICO.- En Colombia, en medio de una guerrita interna, llegó a su fin el torneo que arrojó a su segundo representante en una Serie del Caribe, Caimanes de Barranquilla, quienes superaron en siete juegos de la final a los favoritos Vaqueros de Montería.

Previo al inicio del compromiso por el título, la liga castigó al manager venezolano de los Vaqueros, Ozney Guillén, por pasarse de rosca con los umpires, de cuerpo presente y en las redes sociales.

Con el hijo del famoso Osvaldo Guillén en la “bartolina”, Montería ganó tres de los primeros cuatro, pero hete aquí que los Caimanes hicieron la “carrera del indio”, como decían mis padres y abuelos de la pelota, para una remontada espectacular.

Precisamente, los Vaqueros fueron los representantes de la pelota colombiana en el clásico 2020 en San Juan, Puerto Rico, donde se coronaron los dominicanos Toros del Este, y pagaron el noviciado apechugando cinco descalabros sin triunfo.

Caimanes conquistó su título 13 y la versión que verán en México incluye a tres ligamayoristas, el jardinero y ex Venado Harold Ramírez (Miami), el cátcher Sandy León, también de los Marlins y el jugador de cuadro Dilson Herrera, quien ha jugado para los Mets de Nueva York, Rojos de Cincinnati y Orioles de Baltimore.

UN día como hoy, el miércoles 26 de enero de 1977, el bigleaguer Francisco Barrios (Medias Blancas) lanzó juego completo de 4 imparables y los también “grandes ligas” Andrés Mora (Baltimore) y Mike Easler (Anaheim) atizaron vuelacercas, para que los Cañeros de Los Mochis evitaran la barrida en la serie final, venciendo 7-1 a los Venados de Mazatlán.

Perdió el prospecto de los Dodgers de Los Ángeles, Rex Hudson.

Los Venados se coronarían al día siguiente en una final con alta participación de jugadores del Big Show: aparte de los mencionados de los verdes, los rojos Lyman Bostock (Minnesota), Steve Ontiveros (San Francisco), Maximino León (Atlanta) y Rick Sutcliffe (Dodgers), además de Aurelio López, quien debutó en la gran carpa en 1974 (Kansas City) y regresó en 1977 para rendir sus mejores años con San Luis y Detroit.

El veracruzano Alfredo Ortiz, quien lanzaba y bateaba sin despeinarse, fue el manager campeón, cargo que le entregaron el 28 de diciembre de 1976, sustituyendo al suspendido Miguel Pilo Gaspar. En un incidente en el estadio “General Ángel Flores” de Culiacán, el ex cátcher pateó, literal, al umpire Ignacio Larrañaga.

**”Mi objetivo es mantenerme saludable y jugar todo el tiempo que pueda. No juego por dinero porque amo el beisbol”. Iván Rodríguez, Salón de la Fama.

TRES de tres: El relevista México americano, Jake Sánchez (Mexicali), es el único sobreviviente de la LMP en la Liga Venezolana, con los casi campeones Caribes de Anzoátegui (3), que sacaron del roster a Jesús Cruz (Jalisco), para su cita con los Cardenales de Lara (0).

¡Aguas! Los Criollos de Caguas (Puerto Rico) vienen por su sexto banderín y quinto en territorio nacional. Ganaron en Hermosillo (1974 y 1987) y en Culiacán (2017) y Guadalajara (2018). Su primero data de 1954, en casa.

Pertinente aclaración, Panamá será representada en Mazatlán no por una selección—así se dijo, en principio–, sino por los Federales de Chiriqui, subcampeones 2019-2020, al declinar los monarcas Astronautas del mismo lugar y que en San Juan 2020 tuvieron 1-4. En el país del enorme canal no hubo torneo en 2020-2021.

[email protected]