TIRABUZÓN

enero 11, 2021

Tirabuzón

Sultanes ganó a los mejores de la liga

Por Juan Alonso Juárez

CIUDAD DE MÉXICO.- En el umbral de un “milagro”, como el de la serie final de 1997-1998, contra los Mayos de Navojoa, los Venados de Mazatlán cayeron, literal, con la cara a las lámparas, frente a los Naranjeros de Hermosillo y así, una vez más, fueron eliminados en la secuencia en la que el puerto será sede de la Serie del Caribe.

La que viene será la sexta y la historia cuenta que los rojos estuvieron en 1993 (2-4) y en 2005 (5-1) con aquél “México” de Vinicio Castilla, Erubiel Durazo, Miguel Ojeda, Francisco Campos, Luis Ignacio Ayala, etc., que se coronó la madrugada del 7 de febrero, venciendo a República Dominicana.

La versión de los Venados en la edición de la pandemia no convencía a los expertos del rumbo, normalmente muy cargados a sus respectivas trincheras, menos cuando cayeron en un bache que costó el cargo al manager más exitoso de la franquicia, Juan José Pacho.

Pero prácticamente sin necesidad de una sacudida en el plantel, solo con el cambio en el mando entregado al novel Pablo Ortega y que en el beisbol mexicano es una cábala que en ocasiones resulta, fue suficiente para una reacción que los llevó a los playoffs.

CON el “rey midas” de regreso, la Liga Dominicana pondrá en marcha este lunes la serie por el campeonato, entre las Águilas Cibaeñas de Félix Fermín y los Gigantes del Cibao, a un máximo de siete batallas.

Fermín, quien superó en semifinales a otro muy conocido en nuestro país, el puertorriqueño Lino Rivera que aspiraba al bicampeonato con los Toros del Este, dirigirá su décima final en la que “batea” casi .600, ganado cinco de nueve, además de tres títulos en la Serie del Caribe.

Las Águilas van por su banderín 22 con el que empatarían en la cima a los Tigres de Licey, en tanto los Gigantes, cuya vida útil data de 1996, apenas por su segundo, tras celebrar en 2014-2015, en un recorrido en el que Fermín era su mentor en 2009-2010, cuando en la final los superaron los Leones del Escogido.

Lo anterior nos conduce a la muy aislada trivia de este espacio: ¿Quién era el cátcher de los Gigantes en ese ciclo, llevado ex profeso desde los avatares del “round robin”, abolido también para la edición covid-19.

La respuesta: Saúl Soto, quien promedió arriba de .300 en el “todos contra todos” y conectó un jonrón en la final.

TRES de tres (Sultanes): Para meterse a la primera semifinal en su breve estancia en la pelota invernal, los regiomontanos se dieron el gusto de pasar por encima de los dos primeros del top ten de la Liga Arco, Eduardo Vera (0-2, 9.00) y Javier Solano (0-2, 7.15).

Gerardo Álvarez es el único debutante entre los cuatro estrategas en semifinales y a sus 41 años aspira a convertirse en el manager campeón más joven, desde Lorenzo Bundy, en 1999-2000, con 39, en el timón de los Mayos de Navojoa.

El brasileño Paulo Orlando (.190, 2 jrs., 4 cp) calló a sus críticos ciertamente en una actuación de perfil bajo, promediando .500 (8-4), con 2 bambinazos, 4 remolcadas y 3 anotadas en los juegos 5 y 6 versus Mexicali.

UN día como hoy, el jueves 11 de enero de 1979, Andrés Mora disparó tres cuadrangulares y los Cañeros de Los Mochis derrotaron 10-6 a los Venados de Mazatlán, en un encuentro del “Round Robin”, en el estadio Teodoro Mariscal.

*”Puedes despertarte todos los días y hacer que hoy sea mejor que el anterior”. Tom Lasorda.

EN seguidillas.- Francisco Ríos (Mazatlán), perdió en Hermosillo, probablemente la mejor apertura de su trayectoria en postemporada (7 Ip, 4h, 1c, 5k, 2b)… Culiacán (12 mil 101, en el compromiso con Guasave) quedó como única plaza que recibirá aficionados hasta donde lleguen los Tomateros, si la autoridad no pone la luz roja, naturalmente… Al igual que en el ciclo de su retorno en que se les escapó el boleto a playoffs el penúltimo día del calendario, el empaque de los Algodoneros parecía para más, pero el beisbol es exacto, no de aproximaciones.

[email protected]