TIRABUZÓN

enero 5, 2021

Tirabuzón

El bullpen de Sultanes hizo la diferencia

Juan Alonso Juárez

CIUDAD DE MÉXICO.- Luis Fernando Miranda (8-2, 3.68) se convirtió en el sexto Novato del Año en la historia de los Algodoneros de Guasave, después de tres previas y breves incursiones en la Liga Mexicana del Pacífico con los Naranjeros.

El derecho de 26 años, quien superó al jardinero de los Yaquis de Ciudad Obregón que era un hueso duro de roer, Jonathan Aranda (.333, 3, 24), también tiró en las menores de los Bravos de Atlanta, en la Liga Mexicana con Tigres y Diablos Rojos y en la Estatal de Chihuahua para los Indios de Ciudad Juárez.

Los jardineros Miguel Suárez (1971-1972) y Raúl Sánchez (1976-1977), ambos guasavenses y los pitchers Leonardo Pérez (1986-1987) y Daniel Guerrero (2008-2009) y el hoy su manager Óscar Robles (1995-1996), antecedieron al oriundo de Hermosillo en la galería de los Algodoneros.

AL menos en los dos primeros juegos del playoff contra Águilas de Mexicali, el bullpen de los Sultanes del tramo del último tercio resultó demasiada medicina para los pupilos de Bronswell Patrick.

Mire usted, entre el “culichi” Norman Elenes, plantado para el séptimo, el refuerzo que llegó de Navojoa, Carlos Bustamante, ahora en rol de preparador, y el taponero americano Jeff Johnson, se combinaron para 1-0, 2 rescates y 0.00 en carreras limpias, en las jornadas diurnas en el anchuroso estadio Monterrey.

En seis capítulos, sólo admitieron un hit, sin boletos y 5 chocolates, mientras los abridores Édgar González (6 Ip, 5 h, 2c, 1l, 2 k, 1 bb) y Luis Gámez (4.2 1p, 6 h, 3c, 2l, 2 k, 2 bb) hacían su chamba conforme al guión del beisbol moderno.

Se suponía que el pitcheo era patente de los “Caballeros Águila” y, de hecho, la serpentina de los fronterizos no desentonó con el 1-2 del top ten, Eduardo Vera y Javier Solano, pero la historia la escriben los ganadores y por eso se resalta el accionar de quienes no estuvieron tan filosos durante el reducido calendario.

Los aficionados de la capital de Nuevo León, pocos o muchos, algunos de los cuales todavía sin entender que Sultanes de la Arco es un concepto que se cocina aparte del tradicional y pomadoso de la Liga Mexicana, olfatean las semifinales.

Pero las fuerzas leales a Gerardo Álvarez todavía deben librar la difícil aduana del Farmacias Santa Mónica para cantar victoria o, allanar la ruta que les permita culminar su obra en el regreso asegurado a su monumental parque.

UN día como hoy, el martes 5 de enero de 1971, Vicente Romo lanzó el primer juego perfecto en la historia de la Liga Mexicana del Pacífico y los Yaquis de Ciudad Obregón apalearon 12-0 a los Ostioneros de Guaymas.

De acuerdo al historiador Alfonso Araujo Bojórquez, entre aficionados y vendedores, sólo había 48 personas en las tribunas del estadio Abelardo L. Rodríguez del puerto sonorense, en una fría tarde.

**”Disfruto venir al estadio todos los días. No vengo a trabajar. Vengo aquí a jugar”. Scott Rolen, candidato al Salón de la Fama.

EN seguidillas.- El torpedero de los Charros, Amadeo Zazueta, está de vuelta en el roster y es una posibilidad para reaparecer hoy, no obstante los buenos oficios del novato Missael Rivera. El de Culiacán fue operado del apéndice el 10 de diciembre… Los refuerzos de Águilas y Charros, Isaac Rodríguez y Esteban Quiroz, van de 7-0 por cráneo… Courtney Hawkins únicamente ha bateado cinco imparables en 36 turnos en su estancia con los Sultanes, incluyendo el playoff, y cuatro fueron dobles… La serie Tomateros-Algodoneros será la más vista por aficionados de cuerpo presente. En Guasave, reportaron 3,544 y 2,855, y en Culiacán esperan unos 8 mil valientes por función, el 40 por ciento del aforo.

[email protected]