TIRABUZÓN

agosto 11, 2020

Tirabuzón

Castellanos, ileso tras provocar pelea

Juan Alonso Juárez

CIUDAD DE MÉXICO.- La prensa de beisbol en Estados Unidos no se ocupó de la supuesta salida de Esteban Loaiza de una prisión de San Diego, donde se encuentra desde el 19 de abril de 2019, condenado por tráfico de drogas.

 El rumor surgió de la otra fuente que trae marcaje personal sobre el ex lanzador nativo de Tijuana, quien brincó al “jet set” de la farándula, contrayendo matrimonio con la cantante Jenni Rivera, en septiembre 2010.

Así las cosas, la propia abogada de Loaiza, Danice Deaton, desmintió la versión de su pre liberación y añadió que su cliente podría abandonar la prisión en agosto de 2021, 9 meses antes de que se cumpla la sentencia de 3 años.

EL novato de los Astros de Houston, el jalisciense Humberto Castellanos, cuyo bolazo en la robusta espalda del dominicano de los Atléticos de Oakland, Ramón Laureano, detonó la zacapela el pasado domingo, no fue sancionado.

Todo el rigor, “prorrateado”—palabra de moda en tiempos de una pandemia —,20 juegos en la congeladora, lo aplicaron al coach de bateo de los texanos, el boricua Alex Cintron, en tanto a Laureano, le empujaron seis.

 Y que en condiciones normales, en un rol de 162 fechas,  implicarían 54 partidos para Cintron, quien le “recordó” la mamá a Laureano que, por su parte, recibió el castigo equivalente a 16 días hábiles, informó MLB.

“LA temporada va, con o sin público”. ¿Quién lo dijo? A) El presidente de los Tomateros de Culiacán, Héctor Ley López, cambiando de opinión. B) Víctor Cuevas Valenzuela, dueño de los Mayos de Navojoa. C) El presidente de la Liga Mario Suárez de Guasave, Manuel de Jesús Armenta.

La respuesta en caliente: Víctor Cuevas Valenzuela, irónicamente, operador de uno de los clubes de mercado “chico” y estadio “feo”, anticipando que el Covid-19 no detendrá la marcha de la Liga Mexicana del Pacífico.

 UN día como hoy, en 1912, el una docena de veces campeón de bateo, Ty Cobb, fue atacado por tres hombres cuando se dirigía a la estación de trenes de Detroit y resultó herido de un hombro, en una refriega en la que logró someter y despojar de un revólver a uno de sus agresores.

Para bien y o para mal, así se las gastaba Cobb, dentro y fuera  de los diamantes, de acuerdo a los relatos que hablaban de un tipo racista, misógeno y pendenciero, pero también un fuera de serie del pasatiempo rey.

El 12 de agosto de 1991, Benjamín “Cananea” Reyes dirigió el último juego de su vida, un triunfo 7-3 de los Diablos Rojos sobre los Bravos de León, en el séptimo encuentro de la semifinal celebrado en el Parque Deportivo del Seguro Social. Reyes murió el 10 de diciembre de ese año en Hermosillo, de cáncer linfático.

**”Deben darle crédito a Pete por lo conseguido, el único libro que ha leído es La historia de Pete Rose” . Karolyn Rose, esposa de Pete Rose.

[email protected]