TIRABUZÓN

julio 27, 2020

Tirabuzón

MLB no cede y reta al coronavirus

Juan Alonso Juárez

CIUDAD DE MÉXICO.- Prueba de fuego para el comisionado Rob Manfred , el puñado de positivos de los Marlins de Miami y latente a mil por hora la posibilidad de que el interminable y mortífero coronavirus siga cobrando víctimas.

¿Podrán manejarlo como lo pronosticó el presidente Donald Trump, mientras soltaba el brazo con el panameño Mariano Rivera y niños beisbolistas en los jardines de la Casa Blanca, el día de apertura en Washington?

Así lo entienden Manfred y sus 30 jefes que ayer por la tarde salieron al paso de especulaciones, anunciando que continúa el proyecto de la acortada temporada y los playoffs y Serie Mundial que se disputarán en octubre.

Por ahora lleva la delantera la pandemia que usted combate con agua, jabón, gel y un cubre bocas, pero invulnerable a los esfuerzos de la ciencia por encontrar el antídoto o una cura que nos regrese a la ansiada normalidad.

¿Cómo fue que en el país más poderoso del mundo se les escapó de las manos el control de la emergencia sanitaria que había contagiado a casi 5 millones y matado a cerca de 150 mil personas?

La respuesta probablemente la sabe Anthony Fauci, el ´facultativo y epidemiólogo más cotizado del rumbo, asesor y a la vez crítico contumaz de Trump que tiró la primera bola la noche de inauguración en la capital estadounidense.

En tanto, los circuitos de los muy disciplinados asiáticos, léase Taiwán, Japón y Corea del Sur, ya abrieron sus puertas a los aficionados, no al tope, desde luego, pero suficientes para poner ambiente natural en los estadios.

UN día como hoy, en 1976, relevando a un descontrolado John Odom (5 IP, 1 R, 9 BB, 3K), el sonorense Francisco Barrios (4 1P, 0 R, 2 BB, 2 K) completó un juego sin hit con carrera para los Medias Blancas, contra los Atléticos en Oakland.

Chicago, que se impuso 2-1, tenía en su orden al bat a cinco elementos que jugaban o lo habían hecho en esa década en clubes de la Liga Mexicana del Pacífico, entre ellos, el mazatleco Jorge “Charolito” Orta.

Los otros eran Jerry Hairston (Hermosillo), Wayne Nordhagen (Mazatlán), Lamar Johnson (Navojoa) y Bucky Dent (Hermosillo).

El 28 de julio de 2001, la esposa de Melvin Mora, de los Orioles, tuvo un parto de quintillizos, en momentos en los que el venezolano se enteraba en el hospital de Baltimore de una derrota, 6-4, en Anaheim. Tres niños y dos niñas, que pesaron menos de un kilo, hoy atesoran la juventud.

**”Un hotdog en un parque de pelota sabe mejor que un roast beef en el Ritz”. Humphrey Bogart.

OBSERVACIONES: El vistoso lance de Christian Villanueva, tomando a mano limpia un machucón, para ejecutar por milímetros al corredor en el primer cojín, no encaja con la versión de que los Padres de San Diego lo despacharon a Japón porque no garantizaba seguridad en la tercera almohada.

Tras concederle un solo turno, estilo LMP, los Medias Blancas de Chicago colocaron para asignación al antesalista, el ex Yaqui Cheslor Cuthbert. Era el primer nativo de Nicaragua en la historia del club y en 2019 bateó .246 con 9 jonrones y 40 impulsadas con los Reales de Kansas City.

Por su parte, los Medias Rojas de Boston, reclamaron de la lista waivers de los Filis de Filadelfia, al ex taponero de los Charros de Jalisco, Robert Stock, quien en 2018 se estrenó con respetable desempeño en el bullpen de los Padres (1-1, 2.50), para caer a 1-0 y 10.13 en 2019, en la misma trinchera.

[email protected]