TIRABUZÓN

julio 11, 2020

Tirabuzón

Buster Posey, otro que se baja del barco

Juan Alonso Juárez

CIUDAD DE MÉXICO.- Aunque parezcan alarmistas los anuncios de los positivos por covid-19 en los entrenamientos de verano de Grandes Ligas, realmente los afectados aún son minoría, de tal suerte que a 13 días del inicio de hostilidades, se mantiene en pie la “novedosa” oferta.

Eso sí, son mayoría los clubes con al menos un enfermo (17) y los que más habían reportado hasta antes del corte de “caja” de ayer, eran los Bravos de Atlanta, Medias Rojas de Boston, Filis de Filadelfia y Reales de Kansas City, tres por nómina.

Sólo un rebrote, desde luego, no descartado, en el país con más afectados y defunciones, pondría en peligro la temporada emergente que aparte del asterisco, incluirá innumerable anécdotas para las futuras generaciones.

LA que también sigue creciendo es la lista de quienes en medio de la tormenta y sin temor al qué dirán pero si al coronavirus, se han bajado presurosos del barco, como los roedores la noche del hundimiento del Titanic.

Eso tampoco sería un problema grave, mientras no ocurra una desbandada de súper estrellas que, irremediablemente, abarataría el espectáculo que se pretende montar en vivo y a colores para la televisión.

El estelar cátcher de los Gigantes de San Francisco, Buster Posey, siguió el ejemplo de los lanzadores ganadores del Cy Young, el venezolano Félix Hernández y David Price, así como el veterano emblema de los Nacionales de Washington, Ryan Zimmerman y Nick Markakis (Atlanta), entre otros.

“HA sido bastante incómodo estar distante de los jugadores y no poder escupir”. ¿Quién lo dijo? A) El manager en retiro, el cubano Calos Paz, campeón con Leones de Yucatán y Venados de Mazatlán. B) Amed Rosario, jugador de cuadro de los Mets de Nueva York. C) El ex propietario de los Yanquis de Nueva York, George Steinbrenner, desde su palco celestial.

La respuesta: Amed Rosario, hablando sobre lo difícil que ha resultado para él y coequiperos adaptarse a la “nueva normalidad” en la pelota, especialmente, platicar en corto y mantener la saliva en su lugar.

JULIO Franco, el dominicano ex ligamayorista que jugó hasta los 55 años en ligas independientes de Japón, es instructor de bateo en la sucursal de los Gigantes de Lotte, en Corea del Sur, en donde según declaró al diario El Caribe de Santo Domingo, se convirtió en vegetariano—vegano, dicen ahora—y en ocasiones ayuna por lapsos de 10 días, ingiriendo solo agua.

Cierto o no, algún secreto debe tener alguien que a esa edad se plantaba en el plato a ver pasar bolas a gran velocidad, si bien en el máximo nivel, se recuerda que el cubano Orestes Miñoso registró dos turnos para los Medias Blancas de Chicago, en 1980, a los 54 años y 311 días.

Franco, dos veces campeón de bateo en la Liga Mexicana con los Tigres, tiene actualmente 61 años y una cultura que a decir del reportero Yancel Pujols, incluye el dominio del idioma japonés y un poco de coreano, aparte del inglés.

UN día como hoy, en 1976, 34 parejas se casaron en el home del estadio Fulton Country de Atlanta y hubo un juego entre luchadores, previo a la parte seria del asunto en la que los Bravos vencieron 9-8 a los Mets de Nueva York.

Sin embargo, la promoción sólo atrajo a 14 mil 661 aficionados.

**”Todas las mentiras que se dicen de él son ciertas”. Jimmy Dykes, aludiendo a Babe Ruth.

EN seguidillas.- El gerente deportivo de los Sultanes de Monterrey, Jesús Valdez Jr., se ha sacado de la manga a un casi anónimo muy conocido por él, para el timón de la novena de la LMP, el México-estadounidense Gerardo Álvarez, quien trabaja en las menores de los Piratas de Pittsburgh… En el frente asiático: Christian Villanueva (.154, 1, 2), descorchó su primer jonrón, de dos rayitas, en una jornada de 3-1 para los Luchadores de Nippon Ham, que perdieron… Y en Corea del Sur, Roberto Ramos (.326, 15, 35), de 3-0 y una remolcada en derrota de LG Twins.

[email protected]