Tacuarineros y la Liga de la Costa

noviembre 3, 2018

Lanzando para Home

Cuando se inició la Liga de la Costa del Pacífico en 1945, la ciudad de Culiacán, cuando mucho tendría unos 30 mil habitantes. Su único estadio estaba dentro de los terrenos de la Universidad, pero en las dos primeras temporadas no se trasmitieron los juegos por radio. Un joven que había nacido en Mazatlán, pero desde niño había vivido en Culiacán. Estuvo en el Colegio Militar, pero no siguió la carrera militar y se dedicó en 1944 como locutor comercial en una radio de Culiacán. Lo convencieron que trasmitiera los juegos de los “Tacuarineros”, que así eran conocidos los actuales “Tomateros” y sus trasmisiones fuera dentro del terreno de juego, como era costumbre en aquella época. Pronto aprendió su nuevo oficio y con su gran voz, deleitó a los pocos aficionados que tenían radios en sus casas. Ese jóven se llamaba Idelio Ortiz Valdez, que tenia un tio que se llamaba Agustín y muy seguido le decía, “que amolada te puso mi hermana, con ese nombre.
La fama como cronista de béisbol de éste jóven, llegó hasta la ciudad de Mexicali, donde el señor Mario Hernández Maytorena, dueño de los Aguilas de Mexicali, que competían en la Liga Sunset, quería un cronista de experiencia, así que hizo contacto con él y se arreglaron. Viajaría en avión hasta la frontera y en ese momento, tomó la decisión de quitarse el nombre de Idelio y ponerse el de Agustín. Eso me lo platicó don Agustín, hace ya algunos años. El gerente de la compañia de aviación que era un americano y cuando le dio el nombre de Agustin Ortiz Valdez, puso en el boleto, Agustín O. Valdez, pero en Mexicali lo interpretaron como Agustín D. Valdez y cuando llegó a Mexicali, así le empezaron a llamarle y le gustó tanto el cambio, que se lo dejó para siempre.
Se acostumbró a narrar tanto en el terreno de juego, que si usted iba al estadio “Gral. Angel Flores”, veía que casi atrás del home, había un lugar, desde donde narraba los juegos. Por supuesto que las reglas del béisbol, lo prohibían, pero en Culiacán, la cosa era distinta.
De las pocas veces que narré fuera de Obregón fue en Culiacán, en compañia de Don Agustín. Cuando empece con mi crónica, recordé como ese estadio se había inaugurado un Sábado 13 de Noviembre de 1948, jugando los Arroceros de Cd. Obregón, que perdieron ante los “Tacuarineros” por 3-1 con pitcheo de Alfonso “Tuza” Ramírez, perdiendo Al Rodriguez. Cuando se inauguró el nuevo estadio en Obregón, que más tarde se llamó “Tomás Oroz Gaytan” el Jueves 8 de Octubre de 1970 con la presencia de los “Tomateros” de Culiacán, que ganaron por 4-2 en 11 entradas y el primer jonrón del nuevo parque, lo bateó Nicolás Vásquez de Culiacán en la séptima entrada al pitcher Juan Suby. Cuando terminó la entrada, me dijo Don Agustín, “siempre creí, que todo lo que decías en tus trasmisiones, lo estabas leyendo”. Nos hicimos buenos amigos y fue el factor para que los libros sobre Series del Caribe, me los imprimieran en el Colegio de Bachilleres del Estado de Sinaloa…Después más lanzamientos.