Sergio Romo, sin rencores; otro brasileño en la LMP

diciembre 9, 2018

Tirabuzón

CIUDAD DE MÉXICO.- Sin rencores, el bigleaguer de la doble nacionalidad y que en la Liga Mexicana del  Pacífico  juega como extranjero, Sergio Romo, está de regreso, porque su compromiso es con los Charros de Jalisco y no con quienes en enero de 2018, abiertamente lo rechazaron como refuerzo para la Serie del Caribe.

Es imposible adivinar qué habría pasado con el relevista de los 3 anillos de Serie Mundial en el roster azteca  y que entrenaba por su cuenta en Guadalajara tras la eliminación de su equipo, en el estadio Panamericano.

Pero lo que se vio en el  torneo de campeones, en medio de la paranoia que suponía escaso respaldo y un linchamiento  de los jaliscienses a los anfitriones, fue a los Tomateros de Culiacán ganando solo uno de cuatro juegos con un bullpen desfondado, especialmente, el estadounidense Casey Coleman, hoy en la cima de los cerradores.

Romo, nuevamente agente libre, se involucró en su tercera participación consecutiva y cuarta en el establecimiento invernal, donde, literal, muerto de la risa, registra, incluidos dos relevos  en el actual ciclo, 0-2, 12 rescates, efectividad de 0.79, 37 chocolates y solo 2 bases por bolas, en 34 entradas y un tercio.

DESPUÉS de su arribo a la Liga Mexicana, hace cuatro años y triunfar con los desaparecidos Delfines de Ciudad del Carmen, obteniendo el galardón a Relevista del Año, el brasileño Tiago Da Silva era legionario natural para la Mex-Pac.

Sin embargo, el paisano de Pelé que en 2018 estuvo en el bando de los Generales de Durango y con ambiente en el béisbol  venezolano, nunca echó un lazo al circuito azteca, ni ahora en que sus servicios ya no son requeridos en la LVBP.

Lo anterior, irrelevante, si usted quiere,  fue un pretexto para hablar de Murilo Gouvea, diestro de 30 años que durante siete veranos hizo su lucha en sucursales de los Medias Blancas de Chicago y Astros de Houston y que recién se convirtió en el segundo brasileño en la historia de la LMP y primer serpentinero, detrás del jardinero Fernando Luciano, quien la rindió un rato en 2017-2018 en Mazatlán.

Procede de la pelota canadiense, donde este año compiló 1-3 y 5.40 en carreras limpias para Quebec  y en su presentación con los Yaquis de Ciudad Obregón enseñó algo más que los fundamentos básicos del juego, ante los campeones  Tomateros  de  Culiacán (4.1e, 7h, 3c, 2b, 4k).

Desde ya, Gouvea es materia dispuesta para hacer causa común en  la Liga Mexicana con Da Silva y el otro pitcher nativo del futbolero país y que resultó un éxito express para los Acereros de Monclova: Andre Rienzo (4-0, 0.76), quien tiró en las Mayores con los Medias Blancas.

TRES de tres: Con pesar y afecto, la directiva de los Cañeros de Los Mochis despidió a Ramón Urías (.317, 9, 33), a quien  los Cardenales de San Luis ordenaron parar, como ocurre con otros prospectos en las ligas de la Confederación del Caribe.

El ex ligamayorista, Luis Alonso Mendoza (4-4, 4.95), dio un respiro a los Naranjeros de Hermosillo, compilando 1-0, efectividad de 1.50, 12 chocolates y 4 boletos en 12 innings de sus pasadas dos aperturas, después de un lapso en que se desplomó y feo (1-4 y 9.43).

Mientras su sucesor en el trono, el puertorriqueño Jovan Rosa (.320, 12, 33), se las come ardiendo, el campeón jonronero 2017-2018 (14), el cubano Randy Arozarena (.214, 0, 2) fue inhabilitado por los Mayos de Navojoa sin volarse la barda en 56 turnos.

OBSERVACIONES.- La lesión que tiene en el hule al nuevo Dodger, Daniel Castro (.216, 1, 8), abrió la oportunidad en el campo corto de   Águilas de Mexicali al regiomontano Javier Salazar (.244, 0, 3), quien  bateó .300 en los dos torneos cortos con los Generales…  Lino Connell, que en la Liga Mexicana ha tenido interinatos con Sultanes de Monterrey, Rojos del Águila de Veracruz y Piratas de Campeche, es el nuevo manager de las Águilas de Zulia, en la LVBP, que ayer reanudó hostilidades, luego de los trágicos sucesos en los que murieron Luis Balbuena y José Castillo.

[email protected]