SÉPTIMA ENTRADA

junio 11, 2020

Séptima entrada

POR GILBERTO RUIZ RAZO

DIFÍCIL.- Para el Presidente de Charros, Salvador Quirarte, podría darse el caso, dependiendo del color del semáforo para esas fechas, o sea, octubre o noviembre, que el torneo de LMP se lleve a cabo en dos plazas con los diez equipos del circuito invernal. La verdad se nos hace difícil creer que esto suceda. Si las condiciones no están bien para entonces, lo que procedería es que se suspenda la temporada. Pero faltan cuatro meses para poder darnos una idea más clara.

MENOS.- Y la posibilidad de que los autoricen llevar a cabo la temporada, pero sin aficionados, es otra cosa que no creemos. Preferirían los directivos, sospechamos, dejar de jugar a seguir soportando más pérdidas. No, no creemos que lo anterior suceda. Sería catastrófico jugar con estadios sin aficionados. Póngase usted a pesar la clase de pérdidas que sufrirían las diez organizaciones.

IGUAL.- Eso de jugar sin aficionados, es algo  no bien visto por los 16 equipos de LMB. Menos en aquel circuito donde no hay el apoyo de la TV como en la pelota de invierno, donde, para empezar, recibirán tres millones de pesos cada organización eso es ya una ganancia, para empezar. Otra cosa, si LMP, a cuatro meses de que podrían tener su torneo, no se han hecho de patrocinadores, en verano peor aunque habrá algunos que sí empezaron las negociaciones.

MAL.- Si al final LMB no lleva a cabo su torneo, sería un golpe fuerte para el bolsillo de muchos jugadores. Sobre todo los que no tienen ahorros y su salario no es alto. Y, evidentemente, estarán esperando con ansias que la pelota de invierno llegue para tratar de echarse algo al bolsillo. Lo malo que, por haber menos equipos que en verano, y con tanto jugador que vendrían de los Estados Unidos, muchos no tendrán oportunidad de hacer el equipo.

PÉRDIDAS.- Es para ponerse a pensar que los directivos de las diez organizaciones de invierno, podrían afrontar grandes y graves pérdidas. Es fácil comprender que la economía no será la misma. Se espera un bajón en la misma. Habrá escasez de empleo, por lo que las entradas en los diez estadios, sufrirán grandes bajas proporcionalmente hablando.

OBLIGADOS.- Por lo tanto, sería aconsejable que las diez organizaciones empiecen a estudiar tácticas que puedan llevar aficionados a sus inmuebles. Promociones atractivas que sean bien vistas por sus seguidores para que se animen a asistir a los juegos de su equipo. Bajar los precios de los productos que se ofrecen dentro de los parques, etcétera.

MUY BAJAS.- En los primeros años del estadio que actualmente tienen, los aficionados de Yaquis, los directivos seguramente se vieron extrañados por la poca afluencia de asistentes. Por lo que usted quiera o mande, el fiel seguidor del equipo no se fue de “cabeza” aun con estadio flamante. Se llegó a pensar que con el estreno del inmueble, las entradas iban a ser grandes. Y así fue en las primeras temporadas.

CAMBIA.- Pero durante la temporada pasada, las cosas cambiaron. Con promociones que rayaron en lo excelente, los aficionados, y tal vez los no tanto, se retrataron en las taquillas en forma frecuente. El coloso de la colonia Villa California, lució, en esta ocasión, con mejores entradas. Eso lo notaron en otras plazas que siempre criticaron que aun con estadio nuevo, la afición no estaba respondiendo.

AUMENTA.- Es lógico saber que con buenas entradas, el consumo de lo que ofrecen dentro del parque, aumenta y eso es ganancia para la organización. Y si ofrecen mejores precios, sí más accesibles para el consumidor, sería mejor para todos. Y más en estos tiempos que se esperan difíciles por lo que estamos explicando. Creemos que esto lo están ya estudiando.

EL AJUSTE.- Lo que sí debe tener preocupados a los directivos, en grado sumo, es el pretendido ajuste que planean hacer con sus jugadores. Tal vez los jugadores entiendan que es mejor percibir un ingreso bajo, a nada. Será cuestión de hacerles ver, con buenas palabras, la situación que está afectando a todos de una u otra forma, para que entren en razón.

ATRACTIVO.- Y si quieren aumentar el atractivo para el aficionado, prudente sería que, desde ya, entablaran pláticas con jugadores que no tendrán acción en Ligas Menores de Estados Unidos. Y de paso con los que estarán, se entiende, en MLB. Ya que por la poca acción que tendrán, no habrá el problema que cagan en la “fatiga extrema”. Sería un todo un cañonazo para animar a los aficionados a ir con más frecuencia al estadio.

¡¡BUENOS DÍAS!!

[email protected]