SÉPTIMA ENTRADA

mayo 25, 2020

Séptima entrada

POR GILBERTO RUIZ RAZO

EL TURNO.- En esta ocasión vamos a hablar de un personaje, de una leyenda del beisbol llamado Vicente Romo, uno de más de cien mexicanos que han estado en MLB dejando buenos números con algunas organizaciones como Medias Rojas, Medias Blancas, Indios, Dodgers y Padres causando buena impresión con la mayoría de los equipos a excepción de los patipálidos donde sintió más el racismo que imperaba en aquellos.

ABUNDA.- Tocando ese tema, quisimos saber más de eso con el gran “Huevo”, como se le conoció desde sus inicios en el beisbol. “Era algo extraño, yo conocí a estelares de aquellos años, jugadores de la talla de Roberto Clemente, Sandy Koufax, Don Drysdale y mucho más, pero ellos eran distintos a muchos que iban empezando, los famosos te hablaban bien, los otros trataban de sacarte la vuelta”.

BIEN.- Romo Navarro dijo que en la mayoría de los equipos donde militó en MLB se sintió muy bien, a excepción de los Medias Blancas que no le dieron las oportunidades que le habían dado en otras partes. “Pero en general, mi carrera en Grandes Ligas fue buena, dejé buenos números, la efectividad en ese tiempo, fue arriba de 3 carreras limpias, lo que creo que no estuvo nada mal”.

INVIERNO.-  Con números grandes en la pelota de invierno, donde estuvo con equipos como Ostioneros, Yaquis, Tomateros y un rato con Cañeros  Venados, dijo que él siempre fue un lanzador tranquilo que no se metía en problemas ni dentro ni fuera de los diamantes. “Me dediqué hacer lo que sabía y creo que los números hablan por mí.

RECORDS.- En nativo de Santa Rosalía, Baja California, Sur, radicando después en Guaymas y más tarde en Ciudad Obregón, dejó grandes records en la pelota invernal. 182 ganados, 39 blanqueadas, el que más entradas ha lanzado de por vida con 2966.2, el que tiene más entradas lanzadas en una temporada con 218, más entradas sin aceptar carrera limpia con 99.2, el que más ponches recetó de por vida con 2,038,el que tiene el porcentaje más bajo de efectividad de por vida con 2.38, 20 temporadas con efectividad debajo de  3.00, siendo 16 de ellas en temporadas consecutivas. Y otros más.

DIFÍCILES.- Para el gran Vicente, hubo, en  la pelota de invierno, bateadores que le causaban problemas, Ronnie Camacho, Saúl Villegas, Nelson Barreras, Nicolás Vázquez Miguel Suárez, “pero el mejor de ellos, sin duda fue Héctor Espino, un temible bateador, pero muy serio, no hablaba más que con el bat, incluso lo recuerdo que cuando le propinaban un bolazo, nada más agachaba la cabeza y emprendía la carrera a la primera base. Un grande, sin duda”.

TRES.- Cuando le preguntamos sobre sus lanzamientos que utilizaba, dijo, “solamente tres, la recta, el slider y el cambio, aunque ya después aprendí el tenedor, y yo lo aprendí solo, pues en aquellos años no había coach de pitcheo, recordarás que nada más estaba el manejador y un coach y párale de contar. Nos la arreglábamos solos, cosa que ahora no se ve”.

MANAGER.- El ahora coach de pitcheo dijo que nunca le llamó la atención el ser manejador. “Una vez, no recuerdo quien, me ofreció hacerme cargo de un equipo. No acepté pues es muy comprometido y yo siempre he sido tranquilo y así quiero seguir dentro del beisbol, por eso me siento muy a gusto con el papel que desempeño. Trato de no batallar, el que quiera aprender para mejorar, bueno, el que no, en su salud lo encontrará”.

RECUERDOS.- Cando le preguntamos acerca de los manejadores que tuvo en su carrera, habló bien de ellos. “En Grandes Ligas, no tuve problemas, agradezco, en cambio, la oportunidad que me brindaron, su trato fue dentro de lo normal. Y aquí en invierno, guardo buenos recuerdos de Benjamín “Cananea“ Reyes, que tú sabe que era bravo, pero a la vez de buen trato, otro que recuerdo es Manuel Magallón, un tipo muy caballeroso”.

ANÉCDOTA.- Para terminar, nos contó una anécdota que vivió cuando era lanzador de Ostioneros de Guaymas, “fue en la temporada de 1967, Ostioneros vivieron una temporada mala en lo económico, poca respuesta de sus aficionados. Cañeros le había prestado 50 mil pesos a Ostioneros, casi al final de la temporada, salimos a Los Mochis a una serie. Yo era el anunciado para subirá la loma a encararlos, pero el gerente Abundio Vargas le llamó al manejador Ronnie Camacho, que me pasaran a Cañeros que me pidieron a cambio de saldar la deuda y a la vez poder pagar una quincena a los jugadores. De esa forma me cambié de caseta, fui a la de enfrente y me dieron la bola. Por Ostioneros lanzó Enrique mi hermano que me ganó al aceptar yo un cuadrangular del Indio Bernal que era mi compañero de cuarto. A la postre, Ostioneros se coronó”.

¡¡BUENOS DIAS!!

[email protected]