SÉPTIMA ENTRADA

marzo 21, 2020

Séptima entrada

POR GILBERTO RUIZ RAZO

SORPRESA.- Tal vez para algunos no sea sorpresa, pero para este especio sí. Nos referimos al hecho de que el serpentinero Andrés Muñoz, que hace un año debutara con Padres de San Diego de MLB, fue sometido a la cirugía Tommy John, a sus, apenas, 21 años cumplidos. Lo que originará, por supuesto, que al menos se pierda este 2020, si es que hay beisbol de Grandes Ligas.

OTRO.- Apenas había aparecido la noticia que el abridor de Medias Rojas, Chris Sale iba para esa operación, aparece lo de Andrés Clemente Muñoz, nativo de la ciudad de Los Mochis, que con ello, se espera al menos, quede bien y su velocidad que anda en las cien millas, suba un poco porque se entiende que su brazo quedará con más fuerza.

CONSULTA.- A raíz de esos casos, consultamos al siempre amable doctor Vicente Arturo Carranza, experto en estos temas, y nos decía su teoría que siempre maneja: “En casos de lanzadores como Chris Sale, que ya casi cumple 31 años, es una edad óptima pues le ayuda a prolongar su carrera por unos años más”. Refiriéndose a lo que fortalece su brazo con ellos.

DISTINTO.- Pero en serpentineros jóvenes, el galeno de Magdalena de Kino, en el estado de Sonora,  su teoría es distinta y desde hace tiempo lo sostiene. “Hay algunos casos de lanzadores jóvenes prospectos que se la practican sin más que para aumentar la velocidad, es doping positivo en mi teoría ya propuesta”. Muy claro.

INJERTO.- El prestigiado médico, desde hace tiempo maneja esa teoría. Se basa, incuestionablemente, en que al someterse a esa operación, les agregan un injerto que les ayuda a aumentar la velocidad. Y se han visto casos donde su teoría se ve justificada. Por algo hay lanzadores que hasta dos veces han sido operados y se han sostenido más años en este deporte.

EL COLMO.- No conforme con los problema que han parado y puesto en peligro la temporada de este año en MLB, ahora aparece otro problema que podría ser más serio: La Huelga que parece ser lo que sigue con eso del Contrato Colectivo de Trabajo, que era algo que ya se estaba contemplando desde antes de que apareciera el virus que representa una amenaza a nivel mundial.

INTERESES.- Y es que en el mundo del beisbol de las Grandes Ligas, hay demasiados intereses de por medio. Un mundo de dinero es el que está de por medio y por eso hay ciertas diferencias entre jugadores y dueños o entre los dueños y los agentes de los peloteros que cada día tienen pretensiones que no han gustado a los dueños de los equipos.

CONFLICTO.- Y si no hay un arreglo en los meses por venir, la huelga podría hacer acto de presencia una vez más, pues sabemos que eso ya se ha visto en otros años. Los jugadores tienen sus pretensiones y cada vez son más recurrentes. Y para tratar de parar, aunque sea un poco esto, no hay, de momento, un entendimiento en las partes.

EMPATE.- Muy comentado fue el hecho de que LMP haya dictaminado un empate para otorgar el Guante de Oro a dos receptores. Ya se sabe que Gabriel Gutiérrez y Xorge Carrillo se llevaron la distinción. Para algunos, hubiera sido un desempate en los corredores que sacaron en intento de robo. Otros coinciden en que las oportunidades a la defensiva hubiera marcado el desempate pues fue muy clara en favor de uno de ellos.

JUSTA.- Para este espacio, fue justa la decisión de LMP. Los dos merecían, por no haber cometido un solo error, la distinción otorgada. Ya nada se puede hacer para revertir el veredicto que se dio y es lo mejor para cada uno de los receptores. Uno de Charros, Gutiérrez y el otro de Águilas, Carrillo, se llevan la distinción, insistimos, merecida.

OTRO.- Los dos nombres citados arriba, son de los mejor hablando de receptores en LMP. Pero hay que agregar otro nombre, el de Sebastián Valle, que no tuvo, precisamente, su mejor año con Venados. Pero hay que abonar en este caso, que Valle, al igual que todos los jugadores de beisbol, suelen tener un año debajo de regular. Pero no significa que sea un cátcher de bajo nivel. Valle, aparte de ser un buen defensivo y ser dueño de un buen brazo para sacar corredores en las bases, suele batear a la hora oportuna en juegos de suma importancia. Sí, en finales, postemporada, Seres del Caribe, etcétera, sabe responder a la hora buena a sus 29 años.

¡¡BUENOS DÍAS!!

[email protected]