SÉPTIMA ENTRADA

agosto 11, 2020

Séptima entrada

POR GILBERTO RUIZ RAZO

CORREO.- Escribe el lector Gerardo Ríos Núñez, que a la vez nos envía un escrito de la revista nacional PROCESO, y nos pregunta, ¿qué tan buen negocio es el beisbol, al menos en LMP, donde hay equipos que aún sin buenas asistencias en sus estadios en el transcurso de los años, han sobrevivido?. Y señala que eso demuestra que la taquilla representa un complemento más a sus activos. 

INTERESANTE.- Si nos basamos en las declaraciones de Alfredo Arámburo Nájar, a la mencionada revista, el propietario del equipo Algodoneros de Guasave da a entender que el beisbol de invierno sí representa un buen negocio para sus propietarios. Según Arámburo Nájar, en su primero año, el equipo generó un flujo entre 60 y 70 millones de pesos. ¿Nada mal, no?. Al menos eso creemos pues se da por bien servido. 

ENTRADAS.- Más adelante señaló que, con la taquilla, la venta de cerveza y de souvenirs, les alcanzó para sacar la temporada. Es decir, de todo se valieron para poder salir bien librados. O sea, para generar el flujo que arriba mencionaos. Aunque muchos dicen que las nóminas son caras, hay motivos para creer que sale el recurso para cubrirlas en tiempo y forma.   

RECUPERACIÓN.- En la entrevista, el dueño de Algodoneros dice que entre tres y seis años, debe recuperar la inversión aunque no dijo de cuánto fue, pero dio una idea, una franquicia de LMP, sin sus jugadores y sus activos (bienes, derechos y otros recursos), cuesta entre tres y quince millones de DÓLARES. ¿Se imagina lo que cuesta hacerse de una franquicia?. Supongamos que cueste un equipo chico unos cinco millones de la divisa verde. Un mundo de dinero. 

POR ESO.- Cuando se dio el regreso de Algodoneros a petición del presidente Andrés Manuel López Obrador, el equipo de Guasave no tenía propietario. La misma LMP iba a operar el equipo. Claro, se supone que iba a lo seguro, a no operar con pérdidas. Pero de pronto surgió un interesado en la persona de Alfredo Arámburo, y tuvieron que cederle los derechos después de una investigación a su persona y a sus negocios. Y de cubrir el monto. 

NO.- EL dueño de los Algodoneros, admitió que no dependen de ayuda federal, como se mencionaba a algunos equipos de LMB. Eso habla, entonces, de lo que significa tener un buen negocio con un equipo de beisbol en la pelota de invierno. Y es de creerse pues ¿se imaginan si el gobierno de Sonora o de Sinaloa otorgara ayuda económica a todos los equipos de sus respectivos estados?, menos del federal. 

NO HAY.- Cuando le preguntaron acerca de la idea de una mudanza a otra plaza, señaló que no lo ha pasado por su mente. Quiere quedarse largos años en esa plaza pues se ha dado cuenta, nos imaginamos, que es negocio pues no está dependiendo en alto porcentaje, en la taquilla, pues hay otras entradas que los hacen operar con excelentes números y seguir en el circuito. 

POR ESO.- Con lo anterior, muchos se darán cuenta cómo una organización como la de Mayos de Navojoa, sigue en LMP con sus mismos dueños, la familia Cuevas. Las escasas entradas, salvo la jornada inaugural, son el común denominador del estadio “Manuel Ciclón Echeverría”. Pero con la publicidad, la entrada que genera la TV, ahora con SKY y otros ingresos, han podido subsistir tanto tiempo cuando muchos nos mostrábamos extrañados. 

POR SUPUESTO.- Y es que nadie, contrario a lo que se pueda decir, puede soportar pérdidas un año sí y otro también. A nadie le gustan las pérdidas ni hay quién las soporte tanto año como se presumía. En resumidas cuentas, sí es un gran negocio el contar con un equipo de beisbol, aunque sea uno de los llamados “chicos”. 

CORREO.- Nos escribe desde la ciudad de Los Mochis, el aficionado, Fernando Leiva Orrantia (tal cual lo escribe). Comenta que él ya tiene su tarjeta de abonado, como lo hace en los recientes años para apoyar a la organización de Cañeros y a la vez a los organizadores de la Serie del Caribe cada que se realiza en nuestro país. Por lo mismo, agrega, cree que deberían, los organizadores, darle preferencia sobre los carnets, a los poseedores de tarjetas. Es un bien que se han ganado por el apoyo, dice, con sobrada razón. 

¡¡MAÑANA SEGUIMOS!! 

[email protected]