SÉPTIMA ENTRADA

marzo 27, 2020

Séptima entrada

POR GILBERTO RUIZ RAZO

EL TRIPLE.- Para muchos, el batazo más difícil de conectar en un juego de beisbol es el triple. Y parece que hay mucho de razón. Nos pidieron números de unos jugadores aún en activo y de otros que ya se retiraron. Y al ver los números de uno, Agustín Murillo, para ser concretos, notamos que en su carrera, sin contar lo que hizo el torneo que terminó hace dos meses, tenía solamente un batazo de tres estaciones en su carrera de 16 campañas en la pelota de invierno.

EXTRAÑO.- Eso sí, se nos hace sumamente extraño que un bateador de las características del tijuanense, solamente llevara un triple en una carrera donde tenía, repetimos, sin contar lo que hizo la temporada anterior, había ido al bat en forma oficial, 2734 veces, en 747 juegos jugados. El que tiene el record de dobles en una temporada, es un jugador de piernas rápidas y además chocador de bola que seguido las envía entre dos jardineros.

RECORD.- En la historia de LMP, el record de triples lo comparten Wellington Dotel, un foráneo que estuvo con Águilas de Mexicali y dejó ocho triples en la temporada 2015-16 para dejar atrás a varios que llevaban siete, entre ellos Ray Torres. Otro con ocho es Leo Heras, que un año después que Dotel puso ocho, lo empató y ellos comparten el record.

DIFÍCIL.- Siguiendo con el triple, anote usted que el que tiene el record de por vida, y se antoja muy difícil que lo igualen en los años por venir, es Matías Carrillo que sumó un total de 40 en su carrera grandiosa de 27 largos años. El jugador, que para muchos es el más completo que ha pasado por este circuito invernal, era un gamo en las bases, además de conectar muchas líneas entre dos.

NO SE VE.- Y decimos que estará ese record por muchos años, pues el que le sigue dentro de los bateadores activos, es Chris Roberson que sumaba 26, y más atrás viene Leo Heras con 24. Esos números de Roberson y Heras, son sin contar lo que pudieron conseguir el torneo anterior. Y atrás de ellos, hay una larga lista pero de jugadores ya retirados.

OJO.- Nos escribe un aficionado, del que lamentablemente extraviamos su nombre. Es para comentar que Yaquis deberá tener cuidado, pues al salir ya de JJ Aguilar y del inminente canje que podrían hacer para salir de Isaac Paredes. “El par de jugadores citados, forman parte de una alineación que daba balance al equipo. Por eso creo que deberán tener mucho cuidado en los que vayan a venir a suplirlos”.

MÁS.- “Tal vez estén pensando en que el jardinero Tirso Ornelas está listo para cubrir uno de los jardines y tapar el hueco que tienen ahora con la partida de JJ. Y también deben confiar en Orlando Piña, que tan bien se vio, sobre todo cubriendo la esquina caliente cuando se marchó Isaac Paredes. Sería estupendo que Ornelas y Piña, se convirtieran en unos titulares confiables”.

PREGUNTA.- Y para terminar, este lector y aficionado nos pregunta qué puede ofrecer Naranjeros si es que se quieren hacer de los servicios de Isaac Paredes que precisamente ellos cambiaron a Yaquis hace unos años. Seguros estamos que la directiva que encabeza René Arturo Rodríguez, va a pedir, o ya lo hizo tal vez, a un par de elementos por el antesalista de la organización de Tigres de Detroit, aunque no empezará el torneo de MLB, con ellos. Hay material consagrado y material en ciernes. Es decir, alguien que prometa, sobre todo en la receptoría.

UNO.- Naranjeros tiene a varios receptores en espera de dar el estirón esperado. Pero hay uno que podría estar en el ojo de la directiva. Nos referimos a César Salazar del que poco se habla. Sería estupendo que junto a este novel jugador, viniera otro ya consagrado. No olvidar que Yaquis padece de un receptor para el presente inmediato y también para el futuro.

¡¡BUENOS DÍAS!!

[email protected]