SÉPTIMA ENTRADA

julio 12, 2020

Séptima entrada

POR GILBERTO RUIZ RAZO

CORREO.- Gerardo Ríos N., siempre al pendiente de lo que sucede, nos escribe para decir esto: “Ha comentado las dos partes por la decisión de bajar a solamente tres extranjeros, o sea, la opinión de aficionados, pero me gustaría que diera su opinión, sin que se cargue para uno o de otro lado de lo que ya mencionó en su columna pasada. Que sea una opinión suya nada más”.

VA.- Se dijo que es bueno que haya extranjeros aunque sea tres para que no baje mucho la calidad del espectáculo pues los jugadores foráneos siempre será un atractivo para esta liga. Otros estaban de acuerdo en que se jugara con solo talento nacional. A esta columna le gustó la decisión que tomaron, es decir, la de irse con tres importados nada más.

MOTIVO.- El aprobar solo a tres extranjeros, le dio gusto a los que quieren verlos en el terreno de juego, no en su totalidad pues se estaban acostumbrando que hasta 12, a veces 10 y en ocasiones a 8 o a 6 eran los aprobados. Vamos a decir que se pudiera jugar, la temporada que viene si es que hay torneo, con seis importado. El fijar la cuota con tres, se dará oportunidad a tres jugadores novatos o no titulares por equipo para estar en los rosters.

30.- Si le sumamos tres jugadores mexicanos que recibirán la oportunidad al menos de estar en los rosters y tal vez con oportunidades de jugar por equipo, serían un total de 30. Vea usted eso, 30 es un buen número. Tal vez varios de ellos pudieran dar el estirón, ese estirón anhelado que no darían estando fuera de los rosters.

NO.- Estamos de acuerdo que LMP se ha distinguido por no ser un circuito de formación. Es de espectáculo, se sabe. Pero ya debe ser tiempo en que se preocupen por algo que tal vez a muchos está pasando desapercibido. De un tiempo a la fecha, están escaseando esos jugadores llamados prospectos como, digamos lo fueron en su momento Carlos Valencia, Ramiro Peña, Alfredo Amézaga, Joey Meneses y un extenso etcétera.

EL BIEN.- Aunque sea un circuito de espectáculo, la LMP debe empezar a darles, si no a muchos, sí a unos cuantos por equipo, la oportunidad de que se pongan en el aparador. Si no reciben la oportunidad, no se sabrá si pueden con este fuerte circuito. Ya se han visto casos de elementos que demuestran facultades para hacer carrera.

MUESTRA.- Uno de ellos es Orlando Piña que en el año de su debut con Yaquis, dio muestras de tratarse de un estupendo jugador. Y mire usted que este joven puede jugar en diferentes posiciones. Venía como receptor, pero lo pusieron en la esquina caliente, una posición que no cualquiera responde siendo apenas su debut. Juega, también, la primera base, y una fuente confiable nos dice que si lo enviaran a los jardines, lo haría aceptablemente.

MÁS.- Y así como el joven Piña, hay otros que están buscando oportunidades en este frígido circuito. Por eso, insistimos, a esta columna le gustó la determinación del circuito, de irse con solamente tres jugadores foráneos. Podría ser que en futuro se juegue así. Tres, o tal vez cuatro, serían los números ideales. Ya basta de atenerse a los jugadores de fuera que causan, en ocasiones, problemas por venir por la mitad de la temporada y aparte condicionados.

IGUAL.- Y también en los cuerpos técnicos, deberían realizar esos ajustes. Hay muchos ex jugadores con ansias de ser parte de un cuerpo técnico de uno de los diez equipos. No se trata de discriminación, simplemente para darle oportunidad a lo nacional. Claro, para eso hay que prepararse, no llegar sin la preparación requerida para esos casos.

¡¡BUENOS DÍAS!!

[email protected]