SÉPTIMA ENTRADA

junio 29, 2020

Séptima entrada

POR GILBERTO RUIZ RAZO

DESEO.- Agustín García López de Guaymas, nos escribe para preguntar si es posible hablemos algo acerca de los Ostioneros de Guaymas en su participación en la Liga que hoy es LMP que en alguna ocasión tuvieron también el nombre de Marineros. Y es que, agrega, en los primeros años, “fueron los campenísimos, oponiendo fuerte oposición a los Naranjeros que fueron los que más les dieron batalla”.

VA.- En efecto, corría el año de 1958 cuando nació este circuito por un gran esfuerzo de algunos personajes que se empeñaron en ofrecer el espectáculo a los aficionados de plazas después que la Liga de la Costa había llegado a su fin. Plazas como Hermosillo, Guaymas, Empalme y Ciudad Obregón, aunque esta última, se salió del circuito, por un tiempo, llegando Navojo.

ARRANCARON.- Ya con esos cuatro equipos, la Liga Invernal de Sonora con ciertos detalles como es evidente imaginar. Un circuito donde se pactó jugar 36 encuentros y que el que tuviera el mayor número de triunfos, se proclamaría como campeón. Pero resultó que al finalizar el calendario, había un empate entre Hermosillo y Guamas y se acordó jugar una final a un máximo de cinco compromisos a ganar tres.

INICIA.- Las acciones inician en la capital de Sonora y los de casa aprovechando bien la localía, se anotaron dos triunfos y quedaban a uno solamente de convertirse en el primer campeón de esta naciente liga. Por supuesto que en Hermosillo los aficionados se sentían campeones. Pero en el puerto, los dueños del terreno se anotaron la victoria un sábado. Para el día siguiente se programó doble cartelera.

DE ATRÁS.- Y ante la sorpresa de los porteños, el equipo de Guaymas sacó la casta y venció en el matutino al equipo de Hermosillo, dejando para en el de la tarde, el definitivo. Y en tremendo juego, Hermosillo llegó a la novena entrada ganando 1-0, pero los del puerto embasaron al primer bateador, un toque lo puso en segunda, un sencillo envió el empate a la goma ante el delirio de los aficionados, pero lo mejor llegó enseguida, hubo robo de base, una base intencional y dejó el escenario listo para que el “Chino” Ibarra se convirtiera en el héroe con silbante sencillo que puso fin al juego y a la temporada. Fue el primero de cinco banderines de los del puerto.

LIGÓ.- Vino la segunda temporada en 1959-60. Al mando, nuevamente, del primera base Manuel Magallón, los campeones del torneo inicial salió en pos de ligar banderín. Por supuesto que había fuerte oposición pero estaban dispuestos a repetir la hazaña conseguida un año antes. Jugando tremendo beisbol, sacó, al final, una buena ventaja sobre Rieleros de Empalme para terminar cuatro juegos arriba de ellos y por ende, ceñirse el segundo banderín.

NO.- Obviamente que los bicampeones buscaban el tricampeonato pues contaban con casi el mismo plantel de dos años anteriores. Pero con Hermosillo apareció la figura de Héctor Espino que marcaría la pauta en el futuro de los ahora 16 veces campeones y fue clave en el primer título de los Naranjeros. El chihuahuense bateó .380 y no hubo otro por encima de la cifra mágica, dio diez para la calle y fue segundo en remolcadas con 38 debajo del líder que envió 41.

REGRESAN.- Para la cuarta temprada, Naranjeros vuelve a la cargada y se lleva el banderín,  con Virgilio Arteaga de nuevo al mando y con Héctor Espino repitiendo como champion bat. Para la quinta temporada, llegan los Cañeros de Los Mochis. De nuevo se jugó a dos vueltas para enfrentar a los ganadores en una final. Ostioneros baja la fórmula de Guillermo “Bachichas” Frayde, ganaron la primera, las huestes de Guillermo Garibay, los Cañeros, la segunda. Abrieron la final en la cañera ciudad ganando los Verdes, pero Ostioneros empata para regresar así a Guaymas, donde los locales ganaron los dos juegos que ocupaban para conseguir su tercer banderín.

EMPATAN.- La siguiente temporada fue ganada por Naranjeros, pero regresa Guaymas y consigue su  cuarta corona en la sexta temporada. Y fue hasta la décima, cuando se anotó su quinto y último banderín de su rica historia. Más tarde Ostioneros, que también se llamaron Marineros unos años, dejarían el circuito para no regresar hasta la fecha. Sí, rica historia la de ellos.

¡¡BUENOS DÍAS!!

[email protected]