Roberto Ramos tras la huella de los García y del “Chato” en AAA

agosto 22, 2019

Tirabuzón

CIUDAD DE MÉXICO.- Mientras los clubes establecidos prácticamente ya tienen completos sus rosters, incluidos refuerzos extranjeros, rumbo a la edición 2019-2020 de la Liga Mexicana del Pacífico, las directivas de Sultanes de Monterrey y Algodoneros de Guasave todavía no empiezan, comprensible en el caso de los regiomontanos, inmersos en el trámite de la recta final de la temporada de la Liga Mexicana.

De cualquier manera, los Sultanes van más adelantados, tras designar a Homar Rojas para el timón y destapar a su primer importado, el pitcher de relevo Nick Struck, activo también de la patente veraniega que dirige el panameño Roberto Kelly.

Curioso lo que está pasando en los preámbulos del regreso de los Algodoneros, especialmente en lo inherente al manager, que parecía asunto resuelto con el experimentado Juan Navarrete, designado por la propia liga, cuando llegó el nuevo propietario de la franquicia, el mazatleco Alfredo Arámburo y la echó abajo.

Y ahora se conoce que Roberto Magallanes, candidato número uno para reemplazar a quien solo alcanzó a ponerse  la camisola que le entregó en su ´presentación el presidente del circuito, Omar Canizales, declinó a la invitación, argumentando un pendiente de índole familiar.

El tercero por venir, el plan B del gerente deportivo, Francisco Lizárraga, heredará un cuerpo de colaboradores que trajeron de los Generales de Durango, excepto al legendario ex lanzador Jesús “Chito” Ríos que se encargará del bullpen y el ex jardinero Eduardo Arredondo, un estreno en la faceta de coach de bateo.

.

LOS 26 jonrones del sonorense Roberto Ramos (.309, 26, 94) en AAA, enrolado en la filial de los Rockies de Colorado, Isotopes de Albuquerque, es la tercer cifra más alta para un mexicano en esa categoría y la comparte con Mario Valdez, quien la consiguió con los Caballeros de Charlotte (Medias Blancas) en 1999.

Ramos, a quien se espera asciendan a Grandes Ligas en septiembre, iría en ruta de convertirse en el cuarto azteca con 30 o más, pero de conseguirlo, salvo que lo lograra en lo que resta de agosto, implicaría que no hubiese convocatoria al Big Show.

Karim García (31), en 2001, para los Bisontes de Buffalo (Cleveland); Luis Alfonso García (32), ignorado por los Dodgers  en tanto desforraba pelota en su finca Las Vegas y Jorge Vázquez (32), arrumbado por los Yanquis de Nueva York en el Scranton, en la Liga Internacional, son los antecedentes de esa cosecha.

OJO con el potosino de los Sultanes y Charros de Jalisco, Jesús Cruz (6-6, 6.31), haciendo antesala en la conexión de los Cardenales de San Luis en Memphis, en la Liga de la Costa del Pacífico en AAA.

A simple vista, sus cifras no impresionan, pero sí sus 68 ponchados en 51 innings y un tercio, sobreponiéndose a algunos momentos de descontrol, según delatan 38 bases por bolas, además de que está cerrando fuerte.

En sus pasados 8 relevos no ha admitido carreras en 9 episodios y dos tercios, con 13 chocolates y 6 boletos y en 10, registra 4-0, efectividad de  0.79, 15 ponches y 6 bases por bolas en 11 innings y un tercio.

OBSERVACIONES.- En un anticipo de la postemporada y con los Diablos Rojos arriba 9-6 en la confrontación anual, el estadio Roberto Ávila de Cancún será escenario a partir de hoy de la última serie entre los capitalinos y los Tigres de Quintana Roo.

Después de conectar 3 jonrones en 166 turnos en los dos torneos 2018, el tijuanense  Julián Ornelas (.294, 20, 56)  es  una de las revelaciones de los Guerreros de Oaxaca, como miembro del club 20 o más. Su padre, Tirso Ornelas, fue un temido aporreador en los setenta y ochenta en la pelota amateur sinaloense.

[email protected]

 

[email protected]