Pedro Guerrero aventó el  bat a David Cone

enero 10, 2020

Tirabuzón

CIUDAD DE MÉXICO.- Mientras en la red circula un viejo video de 1988 en el que se ve al dominicano Pedro Guerrero (Dodgers)  aventándole el bat aDavid Cone (Mets), en  la  vida real del siglo 21 esa práctica amenaza en convertirse en una moda.

En la Liga Mexicana del Pacífico, el cubano de los Naranjeros de Hermosillo, Yadiel Hernández, se lo hizo a David Duarte(Los Mochis) y en la Liga Venezolana, el conocido en la Liga Mexicana, Alex Romero (Zulia), rinde su declaración tras asestar dos “batazos”  al cátcher de los Caribes de Anzoátegui, Gabriel Lino.

Los más viejos de la comarca no recuerdan una reacción como la de Romero, desde que el hoy venerable ex lanzador  dominicano Juan Marichal (Gigantes) le pegó con la “magahua” al  receptor de los Dodgers de Los Ángeles, John Roseboro, el 22 de agosto de 1965, en el Candlestick Park de San Francisco.

Y en la LMB,  el cubano Adolfo “Tribilín” Cabrera (Jalisco), quedó a nada de difuntear al pitcher estadounidense de los Diablos Rojos, Ruffus Lewis, y él a su vez a punto de ser finado por  Bill Wright, entrando al quite por su compañero, en el Parque Delta, el 13 de agosto de 1950.

El riesgo de una tragedia estará latente porque desde siempre la agresión a pelotazos ha sido parte de la diversión, en las más de las veces, descarada, ya fuese después de un cuadrangular y posterior festejo o el lanzador  “defendiendo” su territorio en el plato.

A los umpires también les ha llovido en su milpita y una vez en AAA,  el entonces prospecto de los Rays de Tampa Bay, Delmon Young, quien ya adulto vino a la Liga Mexicana, alcanzó a golpear con el basto a un azul, tras escuchar un tercer strike.

RECIÉN bajado del avión, el tercera base de los Algodoneros de Guasave, Emmanuel Ávila, debutó en Venezuela con los Navegantes de Magallanes, que dirige Enrique Reyes, y ofreció una jornada de una base por bolas y dos toques de sacrificio, el segundo para avanzar al hombre que anotó la del triunfo en el inning 11, sobre los Cardenales de Lara.

Que otro pelotero azteca  ande por aquellas latitudes no es novedad, pues en el mismo club, el sinaloense que es propiedad de los Diablos Rojos, se encontró con el shorstop de los Mayos de Navojoa, Paul León.

Lo que sorprende es su llamado a filas, cuando los Navegantes estaban abajo en la serie 1-3, es decir, con la soga al cuello y en esas siguen al reanudar hoy el playoff en zona  de los Cardenales, que son los campeones defensores.

Entre tanto, en República Dominicana, Jesús Castillo se presentó con los Leones de  Escogido y empuñando como cuarto bat se fue de 4-1 en la victoria ante los Tigres de Licey, por quienes, el abridor Raúl Carrillo (2.2e, 2h, 1jr., 3c, 3b, 1k) explotó temprano, aunque sin decisión y el relevista  Óscar Félix (0-0, 27.00) sacó dos outs, ambos, también de los Mayos.

Castillo se unió al club que no es campeón desde la versión 2015-2016 y para lo cual colaboró el receptor Sebastián Valle y, tres años atrás, Escogido se coronó llevando en su roster a Jorge Cantú, José Guadalupe Chávez y José Cobos.

 

EL jugador de cuadro Alejandro Robles—así se lee en su acta de nacimiento– se convirtió en el undécimo Novato del Año de los Naranjeros de Hermosillo, máxima cantidad en la LMP y que comparten con los Cañeros de Los Mochis.

 

Fue la primera vez que los campeonísimos lo obtienen en años seguidos, detrás del antesalista y sublíder de bateo,  Jason Atondo en 2018-2019, uno logro de varios equipos, incluidos los Venados de Mazatlán, hasta en tres ocasiones.

 

Los rojos del puerto  aportaron a Gerardo Rodríguez (1984-1985) y Martín Hernández (1985-1986), Andrés Cruz (1989-1990) y Armando Valenzuela (1990-1991) y Amilcar Gaxiola (2014-2015) y Esteban Quiroz (2015-20169.

 

OBSERVACIONES: Francisco Rodríguez, el ex taponero venezolano de Grandes Ligas que en 2019 llegó, vio y se lesionó en Monclova (0-0, 4.32), reapareció en la postemporada de la LVBP, tirando un inning en blanco para los Tiburones de La Guaira, versus Leones de Caracas… Miguel Castro, relevista dominicano de los Orioles de Baltimore y que en 2015 fue desbancado como cerrador de los Azulejos de Toronto por su compañero en las menores, Roberto Osuna, denunció en las redes que lo asaltaron y dispararon dos malandrines cuando se dirigía a sus entrenamientos, en La Romana. Resultó ileso porque la pistola se encasquilló.

[email protected]
[email protected]