“Papelero”, caballero y guerrero del beisbol

octubre 25, 2018

Tirabuzón

CIUDAD DE MÉXICO.- Benjamín “Papelero” Valenzuela (1935-2018), un caballero en toda la extensión de la palabra vestido de civil, era tremendo defendiendo una causa en el terreno de  los hechos. Un guerrero de pies a cabeza.

 Pocos quedan para recordar aquella serie final de 1969-1970, Cañeros de Los Mochis-Tomateros de Culiacán, favorable a los Guindas dirigidos por Vinicio García y cuyo finiquito en el sexto juego en el viejo General Ángel Flores de la capital sinaloense, tuvo un desenlace aproximado al terror.

Una zacapela que quedó a tres cuartas de una tragedia que lamentar y atizada por iracundos espontáneos de las tribunas, dentro y fuera del inmueble, predispuestos a “comerse vivos” a Valenzuela y su gente.

O, cuando ahí mismo, pero ahora del lado “culichi”,  en 1979-1980, en vísperas de los playoffs, se lio a golpes en el vestidor con uno de sus pupilos, el americano Von Joshua, forzando a Juan Manuel Ley a removerlo del mando al cual llegó en sustitución de Raúl Cano (13-19), en noviembre del 79.

 Esos Tomateros, normal, apuntaban lejos, pero en aras de la armonía y bienestar internos, Ley sacrificó al “Papelero” (25-17) y puso en su lugar al coach de primera base, el guasavense Arnoldo “Kiko” Castro, quien los llevó hasta la serie final que perdieron frente a los Naranjeros de Hermosillo (4-2).

 Valenzuela, nacido en el serreño municipio de Sinaloa, cuyas fuerzas vivas lo homenajearon en vida bautizando con su nombre un estadio y, adoptado en Los Mochis,  forma parte del exclusivo círculo de pilotos campeones en LMP (Cañeros, 1968-1969) y en LMB (Alijadores de Tampico,1975).

Además, dos subcampeonatos con los verdes (1969-1970 y 1970-1971) y el de 1981 en verano en la trinchera de los Broncos de Reynosa, tras aquella refriega de siete rudas batallas con los a la postre monarcas Diablos Rojos y en la que los contendientes no triunfaron en sus respectivos parques.

Como jugador, llegó a ser considerado un prospecto de altos vuelos, comparado incluso, con el  consagrado veracruzano Roberto Ávila, pero solo participó en 10 juegos en las Mayores (.214, 0, 0) en 1958, promovido por los Cardenales de San Luis, pasando 12 largos años en las sucursales (.312, 109, 451).

De ahí que su hoja de servicios en la Liga Mexicana (.270, 45, 283)—Sultanes de Monterrey, Rojos del Águila de Veracruz y Petroleros de Poza Rica fuese corta– y un poco más extensa en la antigua Liga de la Costa del Pacífico, donde acaparó tres coronas de bateo, rindiéndola para los Yaquis de Ciudad Obregón.

En lo particular, del  entronizado al Salón de la Fama del béisbol azteca en 1986, recordamos la ocasión en que viajó exprofeso desde León, Guanajuato, en 1984, como gerente de los Bravos, a Nío, Guasave, Sinaloa, el pueblo natal del columnista, buscando  convencer a un egresado de la Academia Ernesto Peralta Quintero, el lanzador zurdo Rogelio Zambrano, para que desistiera de un pronto retiro, finalmente consumado, frustrado por su debut en la LMB (0-0, 11.37), en 1983.

 También, por esas fechas, en nuestros inicios en la profesión, una entrevista para el diario Noroeste de Culiacán, un domingo al mediodía, abordado en los campos de la Liga Japac, en las “Bombas”, atestiguando el entonces presidente del circuito, Julián Guerra y varios aficionados haciéndonos “casita”.

Alejado de los diamantes, Valenzuela participó en los noventa en un programa de radio en Los Mochis, al lado del ex pitcher oriundo de Tacubaya, en la hoy CDMX, Guillermo Luna, igualmente, fugaz  bigleaguer con los mismos Cardenales, en 1954. Luna aún vive en la cabecera municipal de Ahome.         

OBSERVACIONES.- Si los Dodgers terminan mordiendo el polvo, será la tercera vez en dos Series Mundiales seguidas: 1952 y 1953, 1977 y 1978, los antecedentes y, ambos, versus Yanquis de Nueva York…Respecto al anillo del Clásico de Otoño de 2001 de Armando Reynoso, como legionario en receso de los Diamondbacks de Arizona, su ex apoderado, Óscar Suárez, señala que al potosino lo marginaron porque estaba lesionado… El yucateco Eduardo Vera (1-0, 0.00) exhibió lo que aprende en las filiales de los Piratas de Pittsburgh, desde 2012, en sus primeras dos aperturas para los Venados de Mazatlán (10e, 3h, 0b y 12k). En 2018, registró 11-5 y 3.37 en carreras limpias, en clase A avanzada y AA… Óscar Robles, cesado por los Yaquis (3-6), superó por una velada al manager de inicio que más temprano había dejado su cargo en la LMP, Mario Mendoza (1-9), en 2002-2003, botado por los Cañeros.

[email protected]

[email protected]