OUT 27

abril 15, 2020

Por David Braverman

 

 DE AQUELLOS TIGRES A LOS ACTUALES

 

 Los Tigres, hoy de Quintana Roo, acaban de cumplir 65 años de vida en la Liga Mexicana, un equipo que desde su nacimiento lo hizo como campeón conquistando el gallardete en su primera temporada allá por 1955 bajo el mando de George Genovesse en una organización comandada por el magnate y genio de los negocios, el ingeniero Alejo Peralta.

 

 A partir de su nacimiento, los Tigres fueron cosechando seguidores y robando fanáticos a sus vecinos de estadio, los Diablos Rojos del México. Muy pronto la rivalidad entre los dos habitantes del inmueble en la Av. Cuauhtémoc fue tomando forma y creciendo hasta convertirse en la mayor de la historia en el beisbol mexicano. Managers, peloteros y directivos de ambos equipos siempre se encargaron de que la fogata estuviera encendida motivando a una gran cantidad de episodios, de grandes juegos, de victorias y derrotas y hasta de broncas espectaculares.

 

 En solo 5 años los Tigres ganaron dos de los 12 banderines que han conquistado en su historia, ocho de ellos en la Ciudad de México, uno en Puebla y tres en Cancún, su casa actual. Pero los Tigres se hicieron grandes e inolvidables hace muchos años, pienso que se afianzaron a mediados de los años sesenta cuando con Chito García y Ricardo Garza ganaron los títulos en 1965 y 1966, aunque en el inter tuvieron una desastrosa gira por Japón en donde perdieron los trece juegos que celebraron.

 

 La lista de peloteros y managers que hicieron grande a la organización felina es larga. Desde los triunfos de Fred Waters en los 50´s al cuadro del millón de los sesentas con Rubén Esquivias en 1B, Kiko Castro en 2B, Fernando “Pulpo” Remes en SS, Armando Murillo en 3B, Gregorio Luque detrás de home, un jardín impresionante con Manuel Ponce y en el pitcheo estelares como Pepe “Peluche” Peña y Vicente “Huevo Romo” entre otros. Años después los títulos con Gerardo Gutiérrez, Dan Firova y el Che Reyes en los 90´s y 2000´s, hasta Matías Carrillo y Roberto “Chapo” Vizcarra con los tres últimos en Cancún.  

 

 Beto Ávila, Ronnie Camacho, Pancho Maytorena, Celerino Sánchez, Jesús “Chito” Ríos, Pablo Ortega, Ángel Moreno, Santos Hernández, Ismael Valdez, Jorge Campillo, el “Piri” Bellazetín, tan solo algunos de tantos nombres que brillaron con el equipo de bengala. Importados como Luis Tiant Luis Polonia, George Scott, Julio Franco, Bárbaro Garvey, Lee Mahdi, Alex Cabrera, extranjeros que le dieron realce a la religión felina. No podemos olvidar a directivos que por muchos años trabajaron en la oficina del club como el licenciado Jorge Pulido, José Luis Gutiérrez, Cuauhtémoc Rodríguez, Tomás Herrera y muchos otros. Este último, el mismo “sargento metralla” que como manager de los Diablos Rojos se enfrasco en folklóricas broncas con Chito García.

 

 Los Tigres nacieron y crecieron grandes gracias al amor de su propietario Alejo Peralta. El ingeniero no fallaba a los juegos cuando sus negocios se lo permitían y en su palco, dentro del dugout por el lado de la tercera base, era frecuentemente visitado por grandes personalidades de la talla de Mario Moreno “Cantinflas”, así como otros artistas y políticos de la época, nunca faltaba ahí un buen whiskey con pistaches y nueces de la india. El amor del ingeniero por los Tigres lo heredó su hijo Ernesto quien también se hizo cargo de la Academia en Pastejé, hogar de muchas de las fábricas propiedad de la familia y en donde surgieron grandes peloteros mexicanos. Desafortunadamente Ernesto falleció en un accidente de helicóptero. Don Alejo murió en abril de 1997 y para los Tigres las cosas ya no fueron iguales. Su hijo Carlos Peralta tomó las riendas del equipo pero luego de la desaparición del Parque del Seguro en el 2000 y la mala experiencia del Foro Sol, decidió mudar al equipo brevemente a Puebla y de ahí a Cancún. Fue así como desde el 2000 inició la debacle de la gran rivalidad, la original, no como ahora se le conoce y se ha tratado de revivir. No amigos, quienes vivimos aquellos tiempos, sabemos que estos nunca regresarán mientras los Tigres jueguen fuera de la Ciudad de México.

 

 A punto de desaparecer hace pocos años y ante el poco interés de Carlos Peralta por mantener la franquicia, los Tigres prácticamente habían desaparecido cuando la familia Valenzuela, con el apoyo de otros inversionistas,cerraron un acuerdo para comprar al equipo. Fernando Valenzuela, Linda su esposa y su hijo Fernando Jr., llevan ahora las riendas de una novena histórica pero que se ha ido quedando atrás, hoy no deja de ser un equipo de provincia y lejano a sus raíces, la capital, comentario realista sin la menor intensión de ser ofensivo. El esfuerzo de los actuales propietarios ha sido muy grande y esperan mantener a estos Tigres en la Liga Mexicana por mucho tiempo, estoy seguro que lo lograrán.

 

 Pero para quienes vivimos en carne propia a aquellos Tigres, los que me hicieron vibrar de niño, los de la Ciudad de México, los del Parque del Seguro, los de la Av. Cuauhtémoc, los de la trepidante rivalidad con los Diablos Rojos, los del ingeniero con el uniforme puesto y mandando señas desde su palco, los del sistema Peralta depitcheo, ah qué tiempos aquellos. Sí amigos, de aquellos Tigres a los actuales hay una gran distancia. Felicidades por sus primeros 65 años.      

 

S BATAZOS.- Triste noticia enterarnos del fallecimiento de Alfredo y Ricardo Vázquez quienes heredaron la tradición de los famosos tacos de cochinita en el beisbol capitalino. Si bien ellos no fueron los creadores, sí continuaron con una historia que nació en el desaparecido Parque del Seguro Social cuando Héctor López y su socio Celedonio Aragón comenzaron a venderlos en la década de los setentas. Con el paso del tiempo el gran Cele, gran amigo por cierto, se quedó con el negocio y lo llevó incluso al Foro Sol cuando Diablos y Tigres dejaron el Parque del Seguro. Pocos años después el bajacaliforniano Aragón falleció y le heredó el negocio a los Vázquez. Sin duda, la historia del beisbol profesional en la CDMX ha ido de la mano de los tacos de cochinita. Información para uno que otro despistado que pensaba que los tacos llegaron al Fray Nano y de ahí al Estadio AHH…Mucho ruido y pocas nueces ayer en las redes con respecto al Archivo del Beisbol que patrocina Alfredo Harp y que tiene como directora, desde hace tiempo, a la licenciada Daniela Antúnez. Resulta que el archivo entra en la coordinación del Estadio AHH que comandó el licenciado José Ortiz Izquierdo hasta su fallecimiento hace algunos meses, esto fue aprovechado por un par de vivales dentro de la organización escarlata que hicieron y deshicieron a su antojo en el archivo ignorando olímpicamente a su directora. Todo esto hasta que el nuevo coordinador del estadio, Francisco Ramos, puso orden regresándole a su directora, como siempre debió suceder, el control total del Archivo del Beisbol, su acervo y sus redes sociales. Y como cuando le quitas el juguete alniño, los berrinches no faltaron. Un tema, al igual que otros que se han estado sucediendo en torno a los Diablos Rojos, del cual Alfredo Harp y su hijo Santiago deberían ser enterados por su gente de confianza…Los Yanquisestán de luto, murió en su casa de Florida a los 63 años Hank Steinbrenner quién junto con su hermano Hal comandaban a los neoyorquinos desde la muerte de su padre George en 2010. Hank fue por muchos años el encargado de comandar las negociaciones de los Yanquis con peloteros y socios comerciales, siempre detrás del escenario mientras que su hermano Hal actuaba como propietario principal…Recuerden que todos los lunes les tenemos el Minuto Puro Beisbol a través de Twitter y Facebook, no se lo pierdan.

AMIGOS…CUIDENSE Y CUIDEN A LOS SUYOS…Hasta la próxima.  

 

Comentarios a tus órdenes en:  

mail: [email protected]

twitter: @Braverman_OUT27

facebook: facebook.com/david.braverman.7564