Óliver Pérez no tendrá problemas de adaptación

marzo 1, 2020

Tirabuzón

CIUDAD DE MÉXICO.- Óliver Pérez debe  adaptarse sin problemas  a la regla que desapareció a los llamados relevistas situacionales, porque no olvidemos que el  zurdo de Culiacán fue abridor  en la primera parte de su trayectoria, hasta en 195 ocasiones, a su paso por los Padres de San Diego, Piratas de Pittsburgh y Mets de Nueva York.

Amén de que en su nueva faceta no han sido pocas las veces en que trabajó lo que hará por obligación en 2020. Lo hizo en 2019, en 21 de sus 67 apariciones, más 17 en que sacó dos tercios, corriendo al cerrito desde el bullpen de los Indios de Cleveland.

Pérez, quien con su primera intervención en 2020 se convertirá en el mexicano con más temporadas (18), cambió de giro en Grandes Ligas en 2012 en su debut en la nómina de  los Marineros de Seattle y no pocos conceden el crédito al entonces manager, Eric Wedge.

La realidad es que eso ocurrió en el ciclo 2011-2012 con los Tomateros de Culiacán (0-2, 0.63) y el  “padrino” resultó Alfonso “Houston” Jiménez posterior a un verano ausente de las Mayores, arrumbado en AA por los Nacionales de Washington (3-5, 3.09).

Recordamos que ya se hablaba de su posible retorno a la Liga Mexicana, de donde partió a Estados Unidos en 2000 de las filas de los Leones de Yucatán, cuando entraron a escena los Marineros  para prolongar su vida útil en el Big Show y que también incluye estancias en Diamondbacks, Astros de Houston, de vuelta a Nacionales y en Cleveland a partir de 2018.

Por lo pronto, en la actual pretemporada, con la de ayer frente a los Atléticos de Oakland (Joakim Soria, 1e, 1h, 1c, 1b, 2k), lleva dos salidas perfectas de sendos episodios, pasando por la vía de los strikes a cuatro.

CASI todos los equipos de la Liga Mexicana del Pacífico tienen al día sus redes sociales, lo que no ocurre en circuitos conocidos de la Confederación de Beisbol del Caribe y anexas, incluyendo Panamá y Colombia, guardando un retiro virtual.

Águilas de Mexicali: presume el video del primer jonrón en el Spring Training de  uno de sus legionarios en la pasada edición, el jardinero Justin Williams (.274, 2, 17), contra los Astros de Houston y para la causa de los  Cardenales de San Luis, en Júpiter, Florida.

Los Tomateros ventilan en sus redes a Rico Noel, hasta el fin de semana todavía en Culiacán, de “civil” y aún con una sonrisa de “oreja a oreja”, diciendo en español que “el 12 es nuestro”, en obvia alusión a la conquista de enero a costillas de los Venados de Mazatlán.

Charros de Jalisco notifica que para la próxima temporada, desde octubre, los aficionados y aficionadas podrán llegar al estadio Panamericano (“Charro Park”) de ubicación conocida en el conurbado municipio de Zapopan, también en el tren ligero.

Algodoneros de Guasave, anticipándose a la celebración de sus 50 años en el circuito, una semblanza del periodista Rubén Benítez  del extinto Ramón “Diablo” Montoya, parte del club que debutó en 1970-1971 y que un ciclo después contribuyó para la consecución del primer y único banderín.  Y el lanzamiento de la venta de abonos para la 2020-2021.

Y, los Cañeros de Los Mochis que se han quedado en la orilla en los recientes dos ciclos, presentan a su muy célebre y canina mascota “Canelo”,  extrañando el ajetreo  en el nuevoEmilio Ibarra Almada, bajo el título ¿faltará mucho para octubre?

OBSERVACIONES: Incontenible en la Toronja desde 2019, Luis Cessa ha dominado a 11 de 12, recetando 5 chocolates, en tres relevos para los Yanquis de Nueva York que lo contemplan para la rotación abridora que ha sufrido varias bajas.

En su segunda actuación y luego de ser vapuleado por los Marlins de Miami (1h, 1jrs, 3c) en dos tercios, la todavía promesa de  los Cardenales, Giovanny Gallegos, se adjudicó su primer rescate tirando un inning en blanco (0h, 0b, 1k), versus los campeones Nacionales de Washington.

El cátcher de Saltillo, Santiago Chávez, consumió ayer su primer turno para los Marlins, de 1-0, contra los Orioles de Baltimore (Ramón Urías, 2-1, 1cp) y un dato sorprendente es que el hijo del ex shorstop Guadalupe Chávez y, por añadidura, sobrino de los Treviño de Monterrey, batea .474 (19-9), con dos dobles y 3 impulsadas en 17 jornadas de Spring Training, incluidos 7 para los Atléticos.

[email protected]