“Miss” México y Guasave; tragedias en el beisbol

mayo 7, 2019

Tirabuzón

CIUDAD DE MÉXICO.- En 1970 dos sucesos significaron experiencias generacionales para los habitantes de Guasave,  incluidos, quienes aún éramos niños: La primera Señorita México sinaloense, Libia Zulema López Montemayor,  y el ingreso de los Algodoneros a la Liga Mexicana del Pacífico.

El impacto del éxito nacional  de la joven rebasó los límites de lo trivial de un concurso de belleza y mucha gente salió a las calles de la entonces pequeña ciudad a aclamarla a su regreso de la capital del país.

Corrían los días de mayo y justo 49 años después, aquella mujer  que al  paso del tiempo evolucionó al grado de cambiar el glamour por las causas sociales, militando en un partido político de izquierda, falleció hace unos días  en una unidad del IMSS en Mazatlán.

Sobre la historia del dominio público de los Algodoneros, quizá anodina para mentes brillantes, nuevo capítulo está por escribirse, a casi medio siglo de su estreno en la LMP, que  finalmente aprobó su reincorporación.

Y en condiciones inéditas, si bien en alguna ocasión pero en circunstancias diferentes, el circuito que va por su edición 63, tuvo que entrar al quite por esa franquicia, por los  Ostioneros de Guaymas y  Potros de Tijuana, estos últimos expropiados  al hoy candidato a gobernador en Baja California Norte, Jaime Bonilla.

LA tragedia del sonorense Ramón Randey Dórame, no es la única en Reynosa, Tamaulipas y en la que perdió la vida un beisbolista, en su caso, en retiro, aunque vigente como instructor en la conocida Liga Infantil y Juvenil Treviño Kelly.

En el otoño 2016, el lanzador de los Broncos que arrastraban la cobija y problemas que derivaron en su enésima desaparición, Daniel Ávalos, murió en circunstancias parecidas, siendo apenas un muchacho que se abría paso en el profesionalismo.

Tenía  solo 19 años y por lo que dijeron las autoridades, se llegó a la conclusión de que se encontraba en el lugar equivocado y a la hora equivocada.

Al igual que otro protagonista de triste relato. En mayo de 1966, el cátcher de los Rojos del Águila de Veracruz, Eloy Gutiérrez, fue asesinado por alguien que ni conocía, en un bar de Monterrey, a donde entró a buscar  músicos para llevarlos a casa de su madre.

Gutiérrez era amigo del dueño del establecimiento y casualmente se encontraba detrás de la barra cuando un cliente pidió servicio a gritos, a lo que se negó respondiendo que no trabajaba ahí.

Hubo una discusión y el alcoholizado y cobarde tipo le metió dos tiros en la frente al regiomontano, de 25 años, que ese año rendía su mejor temporada (.423, 1, 15) y la cual había iniciado con los Tigres.

OBSERVACIONES.- Desde que volvió del taller de reparaciones, Esteban Quiroz (.321, 5, 18) bateaba .462 (13-6), 3 bambinazos, 5 anotadas y 7 empujadas en 4 juegos con los Chihuahuas de El Paso (San Diego), en la Liga de la Costa del Pacífico (AAA)… Felices como lombrices, los Saraperos ya hacen ruido por las metas futuras de José Manuel Rodríguez en su vida útil a la causa: 24 hits (1000) y 20 producidas (500)… Sinaloa recuperará hegemonía con cuatro patentes—Mazatlán, Culiacán, Los Mochis y Guasave–, superando nuevamente a Coahuila (Saltillo, Monclova y Torreón).

[email protected]

[email protected]