Miller fue esperado

febrero 24, 2020

Séptima entrada

NOTORIO.- No hace mucho, en este espacio, tocamos el tema de lo que fue muy notorio en la temporada que recién terminó en LMP. La del regreso de varios jugadores norteamericanos que en años anteriores se veían muy poco, dando preferencia a elementos caribeños en su mayoría entrados en años, dejando mucho qué desear al exigente y conocedor aficionado de las plazas que ahora suman diez.

BIEN.- Ya concluida una edición más de ese circuito, no pocos aficionados muestran su conformidad por ese hecho del que por espacio de varios años estuvimos insistiendo. Y que bien que los directivos parecieron entender eso. Se vio una temporada de mejor nivel, con algunas excepciones que servirán de ejemplo para evitar seguir confiando, o previniendo para no caer en ello, e insistir en buscar caribeños que ya ni interesan en sus respectivos países.

AL CASO.- Viendo el primer juego de Spring Training, ayer entre Cachorros y Dodgers, notamos a un patrullero, con los Oseznos, que hasta hace poco pertenecía a Mellizos de Minnesota y se presumía que iba a ir en busca de otra oportunidad después de haber tenido su debut con ellos. Nos referimos a Ian Miller, un importado al que Yaquis parecía traer. Miller pasó a Cachorros hace apenas 19 días.

DIFÍCIL.- Supimos que este jugador, del que obtuvieron su derecho los Yaquis negociándolo a Tomateros por Chris Carter, no pudo venir porque entraba en los planes de Mellizos. Pero al final la organización de Liga Americana en MLB, cambió de opinión y ahora está buscando, Miller, un sitio en el equipo que comandará en su debut, David Ross, el mismo que fuera cátcher con ellos.

LUCIÓ.- Miller no inició el juego de ayer, pero en su único turno conectó imparable. A la defensiva se lució con una gran atajada. Y es que estamos hablando de un jardinero de buen talento y al que algunos aficionados deben recordar pues ya vino a este beisbol con Tomateros de Culiacán. Ian, de 28 años, tiene posibilidades de hacer el equipo con Cachorros.

IDEAL.- Un elemento de la talla de Ian Miller, es lo que muchos equipos de LMP ocupan para evitar problemas de última hora como les sucedió a Yaquis que tuvo a un Taiki Sekine, un gran jugador de la pradera del cetro. Fue tan bueno su aporte, que rápido se convirtió en un ídolo de la afición de Ciudad Obregón y fue una sensación en el resto de las plazas por su manera de fildear, batear y correr.

LO MALO.- Pero lo malo fue que Sekine, ya lo había acordado, jugaría solamente hasta los últimos días de diciembre. O sea, dejó al equipo cuando más se necesitaba, cuando estaban a horas de empezar la postemporada. Y se recurrió a lo que había en el caribe, trayendo a un dominicano que quedó mucho a deber. Que el draft de ese país impide tener opciones verdaderas, eso es otra cosa.

LA IMPORTANCIA.- Yaquis, así como otros equipos, no deberían atenerse a elementos que dejan el equipo a la hora de la verdad o a la hora que más los ocupan. Sí, es bonito presumir de jugadores que están cerca o ya debutaron en MLB. Pero sería mejor planear para los play offs y no dejar de último momento el buscar suplirlos porque les pasa lo que a Yaquis que trajeron a Aneury Tavares y no rindió lo que se esperaba.

OBLIGADOS.- Cuando menos Yaquis y sus directivos están obligados a planear las cosas de manera distinta. Lo que les sucedió la temporada pasada es un ejemplo claro de ello. Tuvieron una primera vuelta de antología y después impusieron record de triunfos. Pero, al final, en enero, las cosas no salieron como se esperaba y el fracaso ante Venados es una prueba de ello.

DE NUEVO.- Taiki Sekine se marchó con la promesa de regresar en octubre. Pero, ¿para irse de nuevo a finales de diciembre y dejando el problema de buscar, a esas alturas un sustituto?. Fue buena la intención de los directivos el presentar un gran equipo. Pero lo que la afición pide, en estos momentos, no estar en otro ayuno de 27 años como sucedió anteriormente y para ello hay que planearlo diferente.

¡¡BUENOS DÍAS!!

[email protected]