Lanzadores con una sola pierna

marzo 26, 2013

Imparable

CORAL GABLES, Florida (VIP-WIRE).- “Voy a podar estas matas”, “¿Y qué apodo les vas a poner?”

Hoy es día del correo, como todos los miércoles.

Cruz María Díaz, de Piedras Negras, pregunta: “¿Eso de ‘Hall of Fame Season’, quiere decir que quien la logra va directo a Cooperstown?”.

Amigo CeEme: Absutamente no. Eso es un término creado por de Bill James, para calificar la campaña de alguien que batea para 300 o más, conecta por lo menos 30 jonrones e impulsa más de cien carreras. Pero nadie por una sola temporada de este tipo llega al Hall de la Fama. Necesita no menos de 10 años por esos niveles, entre otras maravillas.

Graciela Bracho, de Maracaibo pregunta: “¿Cuáles ciudades de México nos recomienda a mi esposo, a mis hijos y a mí, que vamos a visitar ese país, y queremos hacer una gira beisbolera?”.

Amiga Chela: Deben comenzar por Mérida, Yucatán. Estadio cómodo y acogedor… Después, Villahermosa, donde la afición emociona tanto como el juego… En Monclova vale la pena ver a los Acereros, como a los Sultanes en Monterrey y en Saltillo a los inquietos Saraperos. Pero ni se les ocurra ir al Foro del Sol de Ciudad de México, el más incómodo local para bisbol en el mundo, además, en una de las zonas más peligrosas de la historia. La pelota mexicana los va divertir, si realmente aman al beisbol.

Jorge Medina R. de Maracay, pregunta: “¿Hubo otro bigleaguer con una pierna ortopédica, como fue el caso de Bert Shepard, de los Senadores?”.

Amigo Yoyo: No. Shepard ha sido el único en las Mayores. Tiró cinco innings en un juego de 1945. Le dispararon tres hits, le anotaron una carrera y se fue sin decisión.

Pero la película “The Stratton History”, de la Metro-Goldwyn-Mayer en 1949, protagonizada por Jimmy Stewart, dice que el derecho Monty Straton lanzó con los Medias Blancas, después de haber perdido la pierna derecha en un accidente de cacería. Eso no es cierto. Monty sí había jugado con ese equipo entre 1934 y 1938, pero eso fue antes de perder la pierna, nunca después del invierno del ´38, cuando tuvieron  que adaptarle una prótesis.

No obstante, sí lanzó en las menores después el drama, y con bastante éxito.

Eduardo Alomá, de Caracas, dice: “Muy agradecido por publicar el 17 de marzo, los nombres de Ignacio y Ubaldo Alomá (pioneros del beisbol dominicano), hermanos de mi abuelo paterno, que se llamaba Ernesto Alomá. Por la guerra de Independencia de Cuba se fueron a Dominicana. Allá nació Ernesto, pero solo Ignacio y Ubaldo se dedicaron a la mecánica y al beisbol. A principios del siglo XX regresaron a Cuba donde hicieron familia. Ernesto casó con América Sabas, y tuvieron 10 hijos, entre ellos mi padre, quien falleció hace poco. Aún quedan seis tías vivas.  También hay otro gran pelotero de la familia, Luisito Alomá, primo hermano de mi padre y mejor conocido como “Wito” Alomá.

Amigo Lalo: Muy agradecido. Enriqueces mis archivos.

Gracias a la vida que me ha dado tánto, incluso un lector como tú.

[email protected]