La historia del candidato Michael Young

enero 5, 2019

Tirabuzón

CIUDAD DE MÉXICO.- Entre los nuevos candidatos al Salón de la Fama de Cooperstown aparece un nombre conocido, al menos para los beisboleros al 100 %: Michael Young, versátil jugador de cuadro que actuó en 13 de sus 14 temporadas en las Mayores con los Rangers de Texas.

Aquí su historial: ganó el título de bateo en la Liga Americana en 2004, apiló 7 campañas de .300, 6 de 200 o más hits, que no es cualquier cosa, conectó 2 mil 375 imparables, 185 jonrones, mandó a la goma a 1030, dijo adiós dejando un promedio justo de .300, fue convocado a 7 Juegos de Estrellas y obtuvo un guante de oro como shorstop.

¿Y qué?  Dirán algunos y con sobrada razón. Que se trata de un estadounidense cuya madre es de la hoy Ciudad de México, habla poco español , tiene dos hijos bautizados como Emilio y Mateo  y durante los preliminares para el primer Clásico Mundial, de puño y letra, mandó una carta a la Federación Mexicana de Beisbol,  ofreciendo sus servicios.

Sus cifras no pueden desdeñarse, tomando en cuenta que solo jugó 14 años, pero su futuro de cara a Cooperstown  se percibe a largo plazo y por las vías alternas a la tradicional en la que reparten  los escritores de béisbol.

Young es amigo del Titán Adrián González y  una historia similar a la de Khris Davis (.248, 48, 123), el aporreador de los Atléticos de Oakland que ganó el premio Édgar Martínez  2018 al mejor bateador designado.

 “LOPEZ  Obrador pidió que si se podía dejáramos los 16 equipos para no dejar ciudades sin béisbol. Así que estamos haciendo un gran esfuerzo”. ¿Quién lo dijo? A) El presidente de la Liga Mexicana, Javier Salinas. B) Fernando Valenzuela Anguamea, dueño de los Tigres de Quintana Roo. C) El gobernador de Guanajuato, Diego Sinhué Rodríguez Vallejo.

La respuesta: Javier Salinas, en su primera entrevista del año, para el diario La Jornada, confirmando el motivo del giro siniestro a los acuerdos de la asamblea  reunida en Morelia, Michoacán, en noviembre.

LOS ligamayoristas y agentes libres, Óliver Pérez (Tomateros) y Fernando Salas (Naranjeros), se combinaron en una fría noche de playoffs para un tercio de inning, 2 hits, 1 jonrón y 5 carreras limpias.

Otra: Detrás de un 0-4 y 5.02 en 9 inicios en la temporada regular, Édgar González tiró su mejor juego del ciclo para los Tomateros ante los Charros de Jalisco (6e, 5h, 1c, 0b, 2k), pero se fue a las regaderas con las manos vacías.

 Una más: Debuts en LVBP (Venezuela): Mario Meza (1e, 1h, 0c, 1k), con los Caribes de Anzoátegui (0-2) que perdieron frente a Navegantes de Magallanes (2-0) y Raúl Carillo (1e, 2h, 2c, 2b, 1k) con los Tigres de Aragua (0-2), versus Leones de Caracas.

Y, Los Reales de Kansas City colocaron para asignación al nicaragüense Cheslor Cuthbert que este invierno estuvo con los Yaquis de Ciudad Obregón y a quien habían firmado por un año y 850 mil dólares, evitando el arbitraje.

OBSERVACIONES.- En el Panamericano de los Charros, la segunda mejor asistencia en una velada del playoffs 2019: 14 mil 165 aficionados. Los Tomateros registraron la más alta hasta ahora, 15 mil 937… La primera impresión cuando se lee o escucha que un pitcher permitió 11 hits en 5 innings y fracción es que tuvo una mala jornada. No fue el caso del abridor de los Venados, Irwin Delgado (5.1e, 11h, 1c, 0b, 4k), vencedor  de los Yaquis en el Teodoro Mariscal, a pesar de ese castigo que solo se tradujo en solo una carrera… Harold Ramírez, el colombiano que hace tres temporadas trajeron los Venados de Mazatlán (.245, 1, 5) como prospecto de 21 años de los Piratas de Pittsburgh, fue campeón de bateo en la Liga Venezolana,  con los Leones de Caracas (.381, 4, 31).

[email protected]

[email protected]