La evolución de los bélicos

febrero 17, 2020

Séptima entrada

MEJORA.- El haber llevado a Guerreros de Oaxaca, su antiguo equipo en LMB a una final, más a otra final con Yaquis en la pelota de invierno y una temporada donde impusieron record de triunfos en el pacífico, bastó para que la organización de Diablos Rojos del México decidiera darle el timón a Sergio Omar Gastélum, no obstante su poca experiencia al frente de equipos.

SÍ.- Es verdad que el que fuera buen jugador de cuadro y un excelente bateador no es un experimentado y aún le falta algo que aprender, también es verdad que ha enseñado tablas como estratega, más lo que aprenderá en las temporadas por venir. El apodado “Güero” nativo de Ciudad Obregón, fue jugador, entre otros equipos, de los Escarlatas donde vivió buenos años.

PRESIÓN.- Lo que también es cierto, Gastélum estará tal vez con la presión encima. No será lo mismo estar al frente de Guerreros de Oaxaca, que con los Diablos donde los medios y aficionados, suelen ser más exigentes que los de la Verde Antequera. Pero si las cosas comienzan a salir bien desde el arranque de temporada, podría evitar la presión y sentirse con la confianza de que está en un equipo ganador.

IGUAL.- Si con Yaquis tenía a dos receptores que pelearon el puesto de titular, esos mismos estarán buscando lo mismo con Diablos. Nos referimos a Ricardo Valenzuela y Armando Araiza. El primero le comió el mandado el pasado invierno, tal vez por la tardanza de Araiza en reportar debido a su estancia en el premier 12. Dos receptores sonorenses que compitieron en buena lid.

APROVECHÓ.- Y esa tardanza de Armando Araiza, la capitalizó muy bien Ricardo Valenzuela para adueñarse del puesto en la mayoría de los encuentros. Al grado que, siendo propiedad de Venados, Yaquis buscará conseguirlo mediante un canje. Los porteños tienen a Sebastián Valle, uno de los mejores receptores en el beisbol mexicano, por lo que no descartaremos que haga el movimiento.

CONOCIDOS.- Volviendo a Sergio Omar Gastélum, con Diablos encontrará a conocidos a los que tuvo a su cargo con Yaquis. Carlos De León, Nathanael Santiago, Samuel Zazueta, Fabián Anguamea, Enrique Chávez, Edwin Fierro, Javier Arturo López, entre los serpentineros. Jugadores de posición estarán los citados receptores, más Juan Carlos “Haper” Gamboa.

CORREO.- Escribe Martín Javier López para comentar que Venados pide más que un Juan Carlos “Haper” Gamboa por Ricardo Valenzuela y considera difícil una negociación entre ambos jugadores, pues los porteños están pidiendo mucho más. Aparte, agrega que no ve con buenos ojos que se desprendan del jugador sinaloense, en virtud de que es el único torpedero natural entre varios jugadores de Yaquis.

MÁS.- También agrega que no hay la seguridad en Luis Urías, pues llegaría tarde y se iría temprano. Isaac Paredes puede jugar el short stop, pero le han recomendado jugar solamente la esquina caliente. Y Carlos Sepúlveda, Moisés Gutiérrez y otros jugadores de cuadro, no son paradores en corto, sí la pueden jugar, pero no de tiempo completo

PAREJO.- El hecho de que Ricardo Valenzuela tuvo un gran desempeño el invierno anterior, lo hace, evidentemente, un jugador mejor cotizado. Pero Juan Carlos Gamboa es un torpedero reconocido y de buen nivel. Lo demostró en postemporada y en la Serie del Caribe. Pero, claro, los directivos del puerto tratan de sacar provecho de la situación.

RAZÓN.- Sabemos que lo directivos de Yaquis siguen teniendo confianza en las habilidades defensivas de Armando Araiza. Cuestión de que el receptor se suelte bateando como lo hace jugando fuera de Ciudad Obregón. El receptor radicado en Hermosillo, es, discutiblemente, el mejor defensivo, el mejor sacando corredores en base. Cuestión de que empiece a batear con más regularidad.

AVANTE.- El verano anterior, jugando ambos para Diablos, Araiza le sacó ventaja a Valenzuela. El primero bateó .261, en 82 juegos, 234 turnos, 13 dobles, 4 para la calle y 37 producidas. Ricardo, en cambio, .310, en 58 juegos, 155 turnos, 7 dobles, 5 cuadrangulares y 25 producidas. O sea, estuve mejor Armando Araiza, aunque no quiere decir que una campaña sea termómetro para medirlos. Igual que lo que sucedió el invierno anterior.

¡¡BUENOS DÍAS!!

[email protected]