La curiosa historia de Hank Aguirre

noviembre 13, 2018

Lanzando para Home

Todos los lanzadores tienen licencia para ser pésimos bateadores, pero Hank Aguirre, merecía que se le revocara. En 9 de sus 16 temporadas en las grandes ligas, bateó menos de .100 y se fue sin hits en cinco de esos años. En 388 turnos al bat, se ponchó en el 68 por ciento del tiempo y bateó solo 33 hits, para un promedio de por vida abismal de .085. Aguirre fue tan patético en el plato que cuando finalmente consiguió su primer hit, después de estar 0 en 2 años, los aficionados le dieron una gran ovación.
Sucedió en su octava temporada.
Los Tigres de Detroit habían intentado todo lo que podían pensar para poner algo de músculo en su débil swing. Tomó práctica extra de bateo, siguió instrucciones especiales de entrenamiento y estudió películas de si mismo. Incluso aceptó la oferta de un entrenador, de una cena de bistec gratuito, si bateaba un hit.
Una cosa que Aguirre no había intentado era batear por el lado izquierdo. En un juego contra los Yankees en el Tiger Stadium, el 22 de Junio de 1962, Aguirre bateó por primera vez en su vida por el lado de los zurdos. He aquí que bateó un hit corto, produciendo una carrera. Los 43,723 aficionados se volvieron locos. Se pusieron de pie y aplaudieron durante cinco minutos completos, una ovación que incluso Mickey Mantle, nunca había escuchado. “Dios mio, he estado bateando de manera equivocada toda mi vida”, declaró Aguirre, cuyo promedio de bateo se disparó de .000 a un impresionante .009.
Después del juego de los Yankees, los periodistas deportivos se reunieron alrededor de Aguirre. “Me imagino que ganare el Premio MHH, ahora tal vez me dejen pedir bats con mi nombre. No importaba que bat usaba o de que lado de la caja se paraba, solo consiguió un hit más en el resto del año. “Creo que mi bateo está progresando”, dijo en ese momento, pero la realidad es que estaba peor. Sin embargo, disfrutó de un gran momento el 4 de Julio de 1967 y una vez mas, fue contra Yankees. El lanzador Fritz Peterson, había pasado intencionalmente a Ray Oyler, un bateador de .186, para enfrentarse a Hank.
Rápido lo puso en dos strikes y en el tercer lanzamiento, bateó triple, el primero en su vida. Después de deslizarse en la tercera, le susurró al coach, Tony Cucinello. “Voy a robarme el home”. El coach negó con la cabeza y le dijo: “Hank, te tomó 13 años para batear tu primer triple, así que no te preocupes”.
De por vida bateó 33 hits, 7 dobles, 1 triple y 0 jonrones, produjo 21 carreras, recibio 14 bases y lo poncharon 236 veces y su promedio final de .085. Murió a los 63 años el 5 de Septiembre de 1994 en Bloomfield Hills, Michigan…Después más lanzamientos.