Jugadores con solo un juego en Grandes Ligas

octubre 26, 2018

Lanzando para Home

Son en total 980 jugadores, que solo vieron acción en un solo partido al llegar a las Ligas Mayores. Cada uno de ellos tiene su historia. Hay dos mexicanos, el catcher Francisco “Paquín” Estrada con los Mets en 1971 y el pitcher Guillermo “Memo” Luna con Cardenales en 1954.
Entre los conocidos, podemos mencionar a Walter Alston, que en 1936, estuvo en un juego con Cardenales, siendo ponchado por Lon Warnecke de los Cachorros, pero como manager, dirigió a los Dodgers en Brooklyn y en Los Angeles, por espacio de 23 temporadas. Curtis Brown, que lo conocimos con los Mayos de 1970 y que vio acción en el Candlestick Park de San Francisco con el uniforme de los Expos y el número 17 en la espalda, bateando de 4-0, el Domingo 27 de Mayo de 1973. Otro que jugó en el béisbol de invierno, el pitcher Rex Hudson con Mazatlán y que con el número 40, lanzó para los Dodgers de Los Angeles, el Sábado 27 de Julio de 1974 en el Atlanta Stadium, perdiendo 10-0 ante Phil Niekro. Hudson relevó al abridor Al Downing, que fue el derrotado, siendo debut y despedida.
Hay dos casos muy singulares, el enano de nombre Eddie Gaedel, que se paró a batear como parte de los Cafés de San Luis y con el número 1/8 en la espalda, contra el pitcher Bob Cain de los Tigres, que casi riéndose le dio la base por bolas. El otro es el seminarista Allan Travers, que en realidad se llamó Aloysius Joseph Travers. En un libro que escribió Fred Lieb, narra como Travers lanzó en un partido, que dejó varias marcas dificiles de empatar, como 24 carreras admitidas con 29 hits entre algunas. Todo empezó el Miércoles 15 de Mayo de 1912, cuando los Tigres de Detroit en un juego de la temporada regular en el Hilltop Park, casa de los Highlanders, que así se llamaban los ahora Yankees.
Desde el comienzo del juego, un aficionado le estuvo gritando groserías e insultos a Ty Cobb, que no aguantó y dió un brinco a las tribunas para golpear a ese aficionado. Su nombre Claude Lueker, que no tenía manos. Le empezaron a gritar a Cobb y le decían su incapacidad y les contestó que aunque no tuviera piernas, lo seguiría golpeando. La mala fortuna de Cobb fue que estaba presente el Presidente de la Liga Americana, Ban Johnson y vio como el umpire lo expulsó del juego y Johnson lo suspendió en forma indefinida.
Dos días despues los Tigres tenían un juego en Filadelfia el Viernes 17 de Mayo y los jugadores de los Tigres, le dieron el apoyo total a su compañero Ty Cobb. El dueño de los Tigres formó un nuevo equipo para ese señalado juego y así fue como el seminarista lo convencieron de que fuera el pitcher y le pagarían 25 dólares. El dueño de los Atléticos, Connie Mack, tenía pensado no enfrentarse a ese equipo, pero al ver que había 20 mil aficionados, dio el visto bueno. Los Atléticos ganaron por 24-2 y eso facilitó para que Johnson, le quitara el castigo a Ty Cobb…Después mas lanzamientos.