Impera en LMB la tiranía del jonrón

septiembre 1, 2019

Tirabuzón

Impera en LMB la tiranía del jonrón

 

Juan Alonso Juárez

 

CIUDAD DE MÉXICO.- El incremento fue notable en los cuadrangulares (2,311) y carabineros de .300 (78) en la recién finalizada edición 2019 de la Liga Mexicana, donde en el top ten del pitcheo se dio el inédito caso de que siete de la procesión terminaron con efectividad arriba de 4.00.

 

Los únicos que pudieron sonreír, frotando  las costuras de la  pelota Franklin, fueron dos importados de los Leones de Yucatán, el dominicano César Valdez (15-2, 2.26) y el cubano Yoanner Negrin (13-6, 3.22), y el zurdo de los Olmecas de Tabasco, Juan Pablo Oramas (6-10, 3.85).

 

En la ofensiva, se registraron 26 con 20 o más bambinazos, 7 con 30 o más y dos con más de cuarenta, mientras que en impulsadas, un total de 11 hombres acumularon 100 o más, entre ellos, tres aztecas que retaron a los México-estadounidenses y extranjeros en general.

 

Se trató del designado de los Diablos Rojos, Japhet Amador (115), su “tocayo” antesalista de los Acereros de Monclova, Rodolfo Amador (102) y el primera base de los Sultanes, Víctor Mendoza (101), quien a punta de palos obtuvo la titularidad.

 

En la última temporada larga, en 2017, previo a la chifladura de los dos torneos cortos, solamente hubo dos “centenarios”  en la liga: el inicialista de los Leones, Ricardo Álvarez (105), y el dominicano de los Saraperos de Saltillo, Rainel Rosario (104).

 

Y en la serpentina, los primeros 22, terminaron con un porcentaje en carreras limpias de 3.00 o menos, lo normal en un circuito profesional que se respete, aquí y en el intramuros de la policía de Culiacán que, imaginamos, todavía existe.

 

CON o sin la Franklin, el destino de Rodolfo Amador (.327, 19, 102 ya estaba marcado, imponiendo topes personales en palos de vuelta entera y empujadas, en la trinchera de los Acereros.

 

Y es que el tercera base de Loreto, BCS, llegó con el impulso de su actuación en invierno, con los Cañeros de Los Mochis, que lo requirieron en diciembre de un campamento  de los Acereros  y que resultó el más candente de la postemporada de la LMP, luego de un discreto .279, sin vuelacercas y 9 empujadas en 18 juegos.

 

Su rendimiento hasta la semifinal en la que los verdes quedaron en el camino, inopinadamente, mordiendo el polvo en los juegos seis y siete en su renovado estadio Emilio Ibarra Almada versus Yaquis de Ciudad Obregón, le valió que lo llevaran como refuerzo a la Serie del Caribe en Panamá.

 

OBSERVACIONES:  Tras una mala racha en que permitió 8 carreras limpias y regaló 5 boletos en 8 y dos tercios, en cuatro relevos, el menos publicitado del bullpen de los Yanquis de Nueva York, Luis Cessa (1-1, 1, 3.90), puso seis ceros en la pizarra en sus recientes tres, sin boletos y tres ponchados.

 

En vísperas de la expansión de los rosters, el potosino Jesús Cruz (6-6, 6.27), compila 2-0, 2.03 en carreras limpias, 17 chocolates y 3 bases por bolas, en 13 innings y un tercio de sus pasadas 10 apariciones, asignado a los Cardenales de Memphis.

El que parece “cincho”, si no se repite la historia de Joey Meneses en 2018 con los Filis de Filadelfia, es  Roberto Ramos (.311, 29, 103), a quien los Isotopes de Albuquerque (Colorado), en la Liga de la Costa del Pacífico AAA, designaron su MVP, al igual que a aquél, en toda la Internacional AAA.

Eduardo Vera (0-0, 7.20), frustrado prospecto de los Piratas de Pittsburgh, ligó su tercera actuación sin decisión tirando en la sucursal AA de los Nacionales de Washington , Senadores de Harrisburgh, en la Liga del Este.

[email protected]

[email protected]