Guerreros dejó en el camino a Bravos

septiembre 9, 2018

Séptima entrada

QUÉ JUEGO.- En un juego no apto para cardiacos, Guerreros eliminó Bravos de León anoche en reñido juego que no perdió el interés hasta el último out de la novena entrada. De esta forma, el equipo de Oaxaca se mantiene con vida y el equipo de Guanajuato de va a casa. Un partido digno de un juego por el comodín. Esta vez la suerte de Bravos no lo socorrió y se queda fuera.

NO PUDO.- Finalmente Leo Heras se quedó corto en su lucha por agenciarse el título de bateo. Después de estar en la cima y por arriba de los cuatrocientos, el patrullero de Leones de Yucatán entró en un slump que lo hizo bajar hasta .383 que de ninguna manera es malo, pero le impidió ubicarse  como el mejor. El jardinero que vendrá, tarde eso sí, con Yaquis, fue el mejor entre los bateadores mexicanos, cuatro arriba de él, pero todos importados.

TREMENDO.- El que sí demostró que es un gran serpentinero, es André Rienzo, mismo que fue reclutado por Yaquis en el draft de extranjeros, aunque nada han dicho acerca de una probable venida. El brasileño terminó invicto con 4-0 y una microscópica efectividad de 0.76, lanzando en este segundo torneo de LMB, para Acereros de Monclova que se alza como el lógico favorito para llegar  a la serie final. Llama la atención, también, que no aceptó cuadrangular en 47 entradas de trabajo y solamente cuatro carreras limpias permitió.

EL MEJOR.- Olmo Rosario, que se embaló en la recta final, y se llevó el trofeo de champion bat con un estratosférico .408. El dominicano, que ya tiene 38 años de edad, sigue siendo un bateador peligroso tanto en verano como en invierno. Jugando para Piratas de Campeche, el moreno debe ser uno de los primeros extranjeros en reportar a invierno pues su equipo quedo  fuera de la competencia.

LISTO.- Moisés Gutiérrez es un segunda base que vendrá con Yaquis, luego que estos lo negociaron con Venados a los que pertenecía y había llegado a finales del torneo anterior a Yaquis, en calidad de préstamo. Gutiérrez será de los pocos elementos mexicanos que van a reportar al equipo de Ciudad Obregón, ya que su equipo, Generales de Durango ha quedado fuera de la competencia. Claro, un merecido descanso y podría reportar a finales de este mes a las prácticas.

PODER.- El ex Venado demostró algo de poder en LMB al irse para las tablas en 12 ocasiones, con 47 producciones, aunque no logro escalar la cifra mágica en su promedio de bateo, con un aceptable .292. Eso sí, se ponchó bastante, pues a nivel liga, en el segundo torneo de este año, se llevó nada menos que 56 chocolates, y fue segundo en el circuito, solamente debajo de los 66 del importado Michael Crouse de Pericos de Puebla.

CANDIDATO.- Al quedar fuera Rieleros de Aguascalientes, Leo Valenzuela, que fungió como coach de primera en el equipo que dirigió Homar Rojas, se convierte automáticamente en el candidato a dirigir los entrenamientos de los Yaquis. La experiencia del ex jugador nacido en San José de Bácum, lo hace como viable, aunque podría ser otro.

TAMBIÉN.- Ayer Guerreros de Oaxaca disputó el derecho de avanzar a la postemporada con Bravos de León y ganó. El que dirige a los de la Verde Antequera, es Sergio Omar Gastélum quien se dio tiempo, el torneo anterior, de ser manejador interino de la tribu cuando su función es de coach y ahora podría ser de las gentes de confianza de Óscar Robles, que está muy ocupado como instructor de bateo de Toros que buscan llegar hasta la misma final. Gastélum fue expulsado ayer al discutir fuerte un conteo, pero mantiene vivo a su equipo.

SEGUNDO.- Por cierto que jugando con Guerreros, estaba Yunieski Betancourt que tuvo muchas posibilidades de ser el mejor en ofensiva pero le ganó la carrera Olmo Rosario. El cubano, que en invierno juega para los Águilas de Mexicali, no se quedó muy rezagado, solamente par de milésimas abajo del dominicano Rosario. Días antes el cerrojazo del rol regular, Betancourt, veterano de casi 37 años, llegó a estar en la cima, pero Olmos se encendió al final y lo mandó a un segundo lugar.

PONCHADOR.- Orlando Lara es un pitcher que ni en invierno ni en verano ha hecho huesos viejos en un equipo. Pero el zurdo nacido en el estado de Veracruz, que Monclova cedió a Bravos de León, pero estos a Piratas de Campeche, fue el mejor en ponches con 64. Aunque terminó con solamente dos triunfos a cambio de cuatro descalabro, y una efectividad de 4.70, se dio tiempo de terminar como el pitcher que más chocolates recetó.

¡¡BUENOS DÍAS!!

[email protected]