Expedito despido a Óscar Robles

octubre 24, 2018

Tirabuzón

CIUDAD DE MÉXICO.-Desde luego, el abridor y relevista  de los Medias Rojas de Boston, Héctor Velázquez, no es el primer azteca fuera de roster  invitado en la Serie Mundial, compartiendo espacio con sus compañeros, en vestidor y  dugout.

El primero y  más famoso, por obvias razones, fue Fernando Valenzuela, lastimado del hombro, viendo a los Dodgers de Los Ángeles de 1988, disponer contra  todos los pronósticos de los Atléticos de Oakland.

En 1991, el toletero en ciernes Vinicio Castilla, estuvo en la caseta de los Bravos de Atlanta que entonces perdieron en siete juegos ante los Mellizos de Minnesota y Jack Morris, vencedor del séptimo 1-0, tirando 10 innings.

Una década y fracción después, en 2002, en la cueva de los Angeles de Anaheim, el utility Alfredo Amézaga se divirtió como “enano” mientras Benjamín Gil  contribuía en el triunfo el triunfo sobre los Gigantes de San Francisco, ganando en casa, sexto y séptimo.

En 2007, a Rodrigo López (5-4, 4.42) no lo contemplaron los Rockies de Colorado para la postemporada, pero estaba con el club en el crucial compromiso  en el que los Medias Rojas  los aplastaron 4-0, cuando Televisa lo contrató como comentarista.

La lista continúa con el versátil Ramiro Peña en 2009, año de su debut con los Yanquis, quienes incluso, cuando se lesionó el dominicano Melcky Cabrera, lo registraron para el cuarto cotejo, pero el manager Joe Girardi no requirió de sus servicios.

Finalmente, en 2013, ni Jaime García ni Fernando Salas, activos en la Serie Mundial de 2011 que los Cardenales de San Luis (4-3) ganaron a los Rangers de Texas, fueron elegibles, por lesión el zurdo de Tamaulipas y baja de juego el sonorense.

TRES de tres: Óscar Robles (3-6) se convirtió ayer en el manager de inicio más pronto botado en la Liga Mexicana del Pacífico, víctima de la ansiedad  de la directiva de los Yaquis de Ciudad Obregón, léase René Arturo Rodríguez y Eddie Díaz, quienes no resistieron la tentación de echar al ruedo a Sergio Omar Gastélum, subcampeón del 2018.2 en la Liga Mexicana, con los Guerreros de Oaxaca y, piloto interino de la tribu el ciclo anterior.

El inicio del Clásico de Otoño y la crisis política y económica en Venezuela  no impidieron a los Leones de Caracas presumir la mejor recaudación, la noche del martes, en toda la Confederación de Beisbol del Caribe y Anexas: 20 mil 479 aficionados, reunidos en el estadio Universitario. En segundo lugar llegó Culiacán (12 mil 138), tercero, Mexicali (11 mil 243) y a la cola, Ciudad Obregón (2 mil 815).

El abridor de los Charros de Jalisco, el diestro americano Will Oliver (2-0, 2.70), era el que más tramos había recorrido en las casi dos semanas de actividad neta en la LMP: 8e, 3h, 0c, 1b, 5k, versus Yaquis.

EL ciclón que tocó tierra en el sur de Sinaloa, la tarde del martes, es el primero en muchos años con la temporada en curso de la Mex-Pac y el reporte indica saldo blanco entre la población civil. Y los Venados de Mazatlán y y los Mayos de Navojoa a buen recaudo, en la primera suspensión del ciclo.

En tanto, a poco más de 200 kilómetros, rumbo al norte, en Culiacán, Tomateros y Naranjeros  empezaron sin ningún problema el “clásico” de la antigua Liga Sonora-Sinaloa , que enfrenta a los dos cuadros con más campeonatos, 16 de Hermosillo y 10 de los Guindas, además de 2 por lado en la Serie del Caribe.

EN seguidillas.- El debutante de  los Charros, clase independiente,  Grant Sides (0-0, 4, 3.18) iba de 4-4 en oportunidades de rescate… En ese tenor, recuperado de sus malestares, Andrés Ávila (0-0, 2, 0.00), Relevista del Año  2015-2016, carga nuevamente la estafeta de taponero de los Cañeros, sin admitir carreras en seis relevos, sobre 5 innings…  Pertinente aclaración de la lectora Luciela Velázquez:  Karim García jugó la Serie Mundial de 2003 con los Yanquis, no con los Mets.

[email protected]

[email protected]