Estrada, casi listo; bajan otra vez a Velázquez

agosto 11, 2019

Tirabuzón

CIUDAD DE MÉXICO.- Marco Estrada (0-1, 8.10) recibió algunos batazos en clase A, la avanzada, pero en su situación eso es lo que menos importa y hasta el momento, con más de siete innings en su rehabilitación, todo marcha conforme a los planes de los Atléticos de Oakland que lo quieren de regreso para septiembre o, quizás, para finales del mes en curso.

El diestro, ausente de Grandes Ligas desde hace casi cuatro meses, no había tenido problemas con la lesión en la espalda, sino al contrario, se ha empleado a fondo, recetando 10 humeantes chocolates, a cambio de un solo boleto.

Estrada, 0-2 y 6.85 en su primer año con los A’s  fue el primero de los abridores aztecas en entrar en acción en 2019, el 21 de marzo en Japón contra los Marineros de Seattle, pero después únicamente tuvo cuatro salidas, agobiado por sus crónicos malestares.

Jamás en la vida útil del sonorense se supo de una convalecencia tan prolongada, pero tampoco antes de 2015 en que llegó a los Azulejos de Toronto procedente de los Cerveceros de Milwaukee y dio el estirón, había trabajado como estelar.      

EN la otra cara de la moneda, Eduardo Vera (5-9, 6.75) sí afectó su irregular desempeño en sucursales, concretamente en AAA, sufriendo un abrupto desplome después de prometedor verano en AA en 2018, 8-3 y 3.62, y placentero despegue en 2019 en la principal granja de los Piratas de Pittsburgh, Indios de Indianápolis.

La juventud del yucateco, 25 años recién celebrados, más las facultades que saltan a la vista, lo convierten en candidato  para pronto enganche en cualquiera de las 29 organizaciones a la mano y cuyos scouts no desechan al talento probado por la competencia.    

 También en la antesala del Big Show, Jesús Cruz (5-6, 6.57) todavía podría alcanzar cupo en la cuerda de septiembre que surtirá a los Cardenales de San Luis de jóvenes de sus filiales, en el caso del potosino, del Memphis (AAA).

Cruz compila 3-0 y 1.04, con 13 ponchados y 6 bases por bolas en ocho entradas y dos tercios de sus pasadas 8 apariciones y, en total, mantiene alta su cuota de strikeouts, 64, en 47 innings, aunque batallando con su descontrol (37).

ROBERTO Osuna (3-3, 26, 3.04) desperdició ayer en Baltimore su quinta oportunidad de rescate en 2019, la mayor cantidad desde que botó 10 en 2017 para los Azulejos de Toronto, y por primera vez en el año su efectividad se disparó sobre 3.00.

Otra: en presentaciones consecutivas, el novato de los Padres de San Diego, Andrés Muñoz (1-1, 2.31) perdió y ganó por primera vez en Grandes Ligas, a donde llegó con el arsenal que no se le conoció a luminarias aztecas de ayer y hoy, el que guste usted, para no herir susceptibilidades.

Una más: Descartado a priori para el galardón a Novato del Año, el relevista de los Cardenales, Giovanny Gallegos (3-1, 1.96), no ha admitido carreras en 12 relevos al hilo, en 17 innings y un tercio, con 19 ponchetes y 4 bases por bolas.

Colofón: Seguramente con la promesa de un expedito retorno, los Medias Rojas de Boston devolvieron a su conexión en la Liga Internacional AAA, Pawtucket, a Héctor Velázquez (1-4, 5.81), quien tras su llamado el día 8 del mes en curso, cumplió en un relevo versus Serafines de Anaheim (1e, 0h, 0b, 1k).

Y, al pitcher cubano Yoanis Quiala (Los Mochis), de los contados importados anunciados para la próxima edición de la Liga Mexicana del Pacífico procedentes del béisbol estadounidense, lo cortaron los Gigantes de San Francisco, para quienes rendía 6-8 y 6.68 en la AAA de los Gigantes de San Francisco, Sacramento.River Cats.

[email protected]

[email protected]