El proyecto Marineros de Mazatlán existe

diciembre 5, 2018

Tirabuzón

CIUDAD DE MÉXICO.- Aunque algunos tiren a loco al alcalde de Mazatlán o, que solo trata de presionar a los morosos dueños de los Venados  en asuntos del agua, deuda  negada en público y aceptada en privado– “debo no niego, pago no tengo”–, lo cierto es que el proyecto Liga Mexicana de verano para el puerto existe y por ahí debe estar el expediente lleno de polvo en las oficinas del circuito.

Otra: si usted se conecta a la infalible Wikipedia, encontrará la siguiente ficha: nombre completo: Club Marineros de Mazatlán. Fundación: 2016. Estadio: Teodoro Mariscal. Capacidad: 12 mil aficionados. Presidente: Juan José Arellano Hernández y Erick Arellano Hernández. Manager: Daniel Fernández.

En aquellos días, la “guerra fría” LMP-LMB estaba en su apogeo y,  como ahora, el presidente municipal Luis Guillermo Benítez Torres, el primer edil de entonces, Eduardo Felton, no ocultó su entusiasmo, normal, si de lo que se trata es generar empleos y proporcionar  sana diversión a la comunidad.

El asunto se archivó, el encargado del despacho, el yucateco Plinio Escalante Bolio, se jubiló y  el  titular del establecimiento costeño, Omar Canizales Soto, salió al balcón a proclamar  a Mazatlán y al hoy renovado inmueble, territorios exclusivos. Y “tan tán”.

SON muchos los legionarios que han servido en los dos frentes de Nueva York, Yanquis y Mets, entre los que recordamos y apostamos a que usted también, a los  famosos, el jardinero Darryl Strawberry y el pitcher Dwight Gooden.

 Esto, a propósito, del arribo a los Mets, de rebote, procedente de los Marineros de Seattle, del dominicano Robinson Canó, quien más o menos cumplió a quienes le extendieron el contrato millonario, que en parte seguirá pagando su ahora ex equipo.

Pero lo que más pegó en Seattle, sin duda, fue la suspensión por dopaje  al toletero en 2017 y que le acarreó una suspensión por  80 días hábiles y su seguro descarte para el Salón de la Fama de Cooperstown.

SI bien aún no la libra, el estadounidense Bronswell Patrick podría convertirse en el timón de los Naranjeros de Hermosillo, en el primer importado, fuera de Tim Johnson, Derek Bryant, Lorenzo Bundy y Lee Sigman, considerados de casa,  que inicia y termina una edición en muchos lustros.

Desde el fallecido, hace algunos meses, Russ Nixon (30-36), en la ya lejana edición  1984-1985, cuando asuntos pendientes en el béisbol estadounidense  lo retuvieron la primera semana actividades, periodo en el cual lo suplió el también desaparecido veracruzano, Mario “Toche” Peláez (4-2).

 Quien más cerca estuvo de llegar a  salvo a la otra orilla fue Pat Kelly, en 2005-2006, pero la directiva se acordó de que todavía no habían botado al piloto y lo echaron, sin remordimientos, después del juego 50 (25-25).

“COMO en el pasado, es una invitación, no es obligatorio”. ¿Quién lo dijo? A) El presidente de los Medias Rojas de Boston, Sam Kennedy. B) Voceros del nuevo gobierno federal, justificando la ausencia de los ex presidentes en la toma de protesta de AMLO. C) Rafael Herrerías, ex promotor de la plaza de toros México.

La respuesta: Sam Kennedy, todavía bajo los influjos de la conquista del campeonato en la Serie Mundial 2018, anunciando que en fecha por definir, los Medias Rojas visitarán a Donald Trump en la Casa Blanca. También irá el manager Alex Cora, espontáneo crítico del hombre más poderoso del orbe.

OBSERVACIONES.- Los Orioles de Baltimore destaparon a dos candidatos para suplir en el mando a Buck Showalter, ambos con experiencia en el cargo: Chip Hale, ex piloto de los Diamondbacks de Arizona y Brandon Hyde, manager por un día de los Marlins de Miami, pero muy fogueado en las menores… Varios peloteros con etiqueta LMB, en la Liga Meridiana que se juega los fines de semana en la capital de Yucatán y alrededores: el estadounidense Jeremy Acey, el cubano Amaury Cazaña y los nativos Humberto Sosa, Ricardo Vázquez, Carlo Pech y César Caamal, entre otros.

 [email protected]

[email protected]