El origen del premio Cy Young

diciembre 24, 2018

Lanzando para Home

Haciendo una guardia ante el féretro de Denton True Young en la ciudad de Peoli, Ohio, lugar donde murió el legendario pitcher, se encontraba el Alto Comisionado del Béisbol, Ford Frick, pensando como reconocer los méritos de éste extraordinario lanzador y ahí nació la idea del Trofeo Cy Young, que se daría al mejor pitcher de cada temporada en las Ligas Mayores. Young murió el 4 de Noviembre de 1955 y a partir de 1956 se empezó a entregar dicho trofeo.
Dentron True Young nació el 29 de Marzo de 1867 en Gilmore, Ohio y cuando tenía 23 años se hizo profesional en un lugar llamando Canton, que estaba a 50 millas de su casa en Gilmore. Recibía 10 dólares al mes, pero demostró rápidamente ser un buen pitcher, que las Arañas (Spiders) de Cleveland lo detectaron luego y le ofrecieron al dueño del equipo de Canton una buena cantidad de dinero para que se lo vendieran. Como tiraba tan fuerte los aficionados de Canton lo bautizaron como Cyclone y un periodista acortó el apodo a solo “Cy”. Cuando salió rumbo a Cleveland ya ganaba 60 dólares mensuales y causó hilaridad por la manera como iba vestido. Su debut fue ante el Chicago de Cap Anson que lo bautizo como “Rube” (campesino o aldeano), mas tuvo que reconocer que era un excelente pitcher, pues solo admitió tres sencillos de parte de Chicago y los venció contundentemente. Al llegar en 1890 a Cleveland, la placa de pitcheo era de hierro y de un tamaño de cuatro por cinco y medio pies. La distancia del pitcher al home era de tan solo 50 pies y el catcher no utilizaba guante. Tres años después la distancia se recorrió a 60 pies y 6 pulgadas y la placa se cambió, pero todo eso no afecto a Young que siguió ganando muchos juegos. La primera vez que Young utilizó un guante fue hasta el año de 1897.
 “Tenía un excelente control y lanzaba la pelota de cuatro maneras diferentes. Los pitcheres de esos años tuvieron la ventaja de que la zona de strike era muy grande, pero en cambio tuvieron en contra que no se usaban guantes o fueron muy chicos y los fildeadores no ayudaban mucho, los viajes eran en las peores condiciones, los hoteles no tenían baños, la camas para dormir eran pésimas y la comida era por el estilo. Lo más que llegó a ganar fueron poco menos de 5 mil dólares por temporada, por eso cuando estaba jugando en San Luis, una ciudad que nunca le gustó, se fue rápido a la nueva Liga Americana, donde le dieron 600 dólares por firmar y un sueldo un poco mejor que los 2 mil 400 dólares que ganaba en San Luis.
Le gustó mucho la política y siempre fue un repúblicano. En las administraciones de los presidentes William McKinley, Theodore Roosevelt y William Taft contribuyó para las campañas y en cada una de ellas alcanzó un juego sin hit, ni carrera. Todavía tiene la marca de 24 entradas seguidas sin permitir hit y en medio de esa racha, el Juego Perfecto que lanzó contra los Atléticos de Filadelfia el 5 de Mayo de 1904, vistiendo la franela de los Medias Rojas de Boston. Cuando se jugó la primera Serie Mundial en 1903, Cy Young fue el pitcher que abrió el primer juego, que por cierto lo perdió por 7-3, cuando en la primera entrada le hicieron 4 carreras. Después se desquitó con par de victorias por 11-2 y 7-3, ambos juegos celebrados en la ciudad de Pittsburgh. Terminó su carrera con 511 victorias, aunque siempre aseguró que fueron 512. Ingresó al Salón de la Fama en 1937 con todos los honores y murió el 4 de Noviembre de 1955 en Newcomerstown en el estado de Ohio…Después más lanzamientos.