El legendario Ty Cobb

diciembre 10, 2018

Lanzando para Home

Ty Cobb nació en una granja de Georgia en 1886 y se llamó Tyrus, en honor a la antigua ciudad de Tyre, que se negó obstinadamente a rendirse ante Alejandro Magno. Su madre Amanda, tenía apenas 15 años cuando nació su hijo. Ella tenía 12 años cuando se casó. Su padre, William H. Cobb, era un ex-maestro de escuela rural que se había desempeñado como Alcalde de Royston, Georgia y editor de su periódico semanal y estaba gravemente decidido a que su hijo también lo hiciera en medicina, la ley o el ejército. William Cobb era distante y exigente “el único hombre que me obligó a cumplir sus ordenes”, recordó su hijo.
Nada que el joven Tyrus pudiera hacer para satisfacerlo: Ty aprendió desde muy temprano en la vida, recordó, que “nunca podría igualar a mi célebre padre por cerebro. “El tenso y esquivador niño sacó su ira por el diamante y sus compañeros de escuela. En quinto grado, golpeó a un niño gordo cuya única ofensa fue que su error, le permitió a los chicos ganar un concurso de ortografía. En el campo de béisbol ganó la distinción que le fue negada en el aula, convirtiéndose en el jugador estrella de los Rompers de Rayston a los 14 años, muy bueno en el campo, en los jardines o al bat. Pero su padres, no se impresionó. El béisbol era un juego de niños, una pérdida de su tiempo, él debe ir a la Universidad y ahí debe aprender a ser “bueno y obediente”, escribió a su hijo, para conquistar su ira y sus pasiones salvajes y ser guíado “por el mejor Angel de su naturaleza”.
A los 17 años, Cobb se reveló. “Me estaban reteniendo en una especie de esclavitud”, recordó. “Así que decidí que me convertiría en un jugador de pelota y me escaparía”. Cuando salió de su casa para jugar en las Ligas Menores en Alabama y Tennesee por 50 dólares al mes, su padre le advirtió: “No vuelvas a casa, si fracasas”. Esa amonestación, recordó Cobb. “Puse más determinación en mi” y probarme a mi mismo como hombre. Grantland Rice, editor del Atlanta Journal, escribió: “Hay un jóven llamado Ty Cobb, que parece estar mostrando una cantidad de talento fuera de lo común”.
El 9 de Agosto de 1905, Cobb recibió un telegrama: Su padre se suicidó. Más tarde el 30 de Agosto de 1905, Ty Cobb jugó su primer juego con los Tigres de Detroit contra Nueva York, ganando 5-3 y Cobb, bateando su primer hit, que fue doble en su primer turno…Después más lanzamientos.