El humeante chocolates de Joakim Soria a Javier Báez

octubre 2, 2018

Tirabuzón

CIUDAD DE MÉXICO.- El de ayer con los Cerveceros de Milwaukee, en el atestado Wrigley Field de Chicago (38 mil 450), fue el segundo juego de desempate en el que participa Jaokim Soria (3-4, 16, 3.13), exhibiendo la contundencia que le ha caracterizado en su trayectoria, con ese humeante chocolate con dos abordo al puertorriqueño Javier Báez.

En 2013, curiosamente, el nativo de Monclova también sacó un out, pero en una causa perdida para los Rangers de Texas, quienes sucumbieron en Tampa Bay en batalla que definió a uno de los “Wild Card”.

Soria contribuyó así para involucrarse en su  tercer playoff y segunda serie divisional en la que espera mejor suerte que en 2014, ya que fue vapuleado (1e, 4h, 5c) en dos salidas por los Orioles de Baltimore, que barrieron a los Tigres de Detroit.

En su otra presentación, en 2015, en desafío por el comodín, le fue mucho mejor logrando tres ponches en un inning frente a los Cachorros, que doblegaron  4-0 a los Piratas de Pittsburgh como visitantes.

En ese contexto, Jaime García (3-7, 5.82), que ayer puso un cero en el noveno rollo, sólo admitió una rayita en sus últimos seis relevos con los Cachorros (6.1e, 1c, 2k, 2b) y hoy mismo abrirá brecha junto a Jorge De la Rosa (0-0, 1, 3.38) ante los Rockies de Colorado,  a los aztecas en la postemporada 2018.

Será el segundo playoff al hilo y quinto de su vida para el tamaulipeco, incluyendo la Serie Mundial de 2011 con los Cardenales de San Luis, compilando 0-3 y 3.62. De la Rosa va por su segundo y además, seguido, luego de un registro de 0-0 y 0.00 en tres choques (2.1, 4h, 0c, 2k) en 2017 con los Diamantes de Arizona.

García y De la Rosa saldrán en punta del elenco nacional que incluye, aparte de Soria, a Roberto Osuna (Houston), Óliver Pérez (Cleveland), el México-estadounidense Khris Davis (Oakland) y, por confirmar, Héctor Velázquez (Boston), Julio Urías (Dodgers) y Luis Cessa (Yanquis). Y con pocas posibilidades, el novato jardinero coequipero de Urías, Alex Verdugo.

Ah, no olviden al ex aporreador oaxaqueño, Vinicio Castilla, en una labor importante en el organigrama de los Rockies, asistente especial de la gerencia y que en ocasiones se pone el uniforme.

AUNQUE se supone que  van a necesitar  “balas de plata” para tirar  al “monstruo” Sultanes,  los Guerreros de Oaxaca entrarán al estadio Monterrey con un orden al bat apuntalado por hombres muy fogueados del calibre de los cubanos Yordanys Linares y Yuniesky Betancourt.

Más el también antillano, el debutante Henry Urrutia y los americanos Dustin Geiger y Jay Austin que por su etiqueta de refuerzos, se presumen con las agallas para encarar el compromiso, haciendo causa común con el colmilludo receptor Erick Rodríguez y Alejandro González, Alan Sánchez, Samar Almeida. Alejandro Ortiz y el joven Julián Ornelas.

En el pitcheo, el  supuesto punto débil de Oaxaca, no se debe menospreciar a los abridores Irwin y Alex Delgado, Rodolfo Acosta y Juan Carlos Medina, si ya encabezaron rebeliones que descarrilaron a Leones de Yucatán y Diablos Rojos.

TRES de tres: Porque flaqueó en el último tramo de septiembre, el cerrador de los Rays, Sergio Romo (3-4, 25, 4.14), levantó su primera cosecha  con efectividad de 4 o más carreras limpias admitidas. En sus pasados diez relevos, compiló 0-1, 7 rescates y 10.00 en pcl.

La Liga Nacional (158) superó a la Liga Americana (142) por primera vez en los juegos interligas desde 2003. En 22 años de “fuego cruzado”, los clubes del viejo circuito solamente se han impuesto en otra zafra, precisamente, en su campaña de estreno, en 1997.

Dicen los que saben que todavía podrían caer más, por lo pronto, cinco equipos despidieron a sus managers  en 2018: Cincinnati (Bryan Price), San Luis (Mike Matheny), Texas (Jeff Bannister),  Toronto (Jon Gibbons) y Anaheim (Mike Scioscia).

OBSERVACIONES.- Los Venados de Mazatlán traen activo en sus juegos de preparación a Mikell GranBerry, primera base de 23 años todavía con etiqueta “rookie” de los Piratas. En 2018, bateó .305 con 5 bambinazos y 24 producidas, en la Appalachian League… Detrás de copiosa zafra en la Liga Mexicana (.294, 10 jonrones y 67 impulsadas) para los Rieleros de Aguascalientes, Christian Presichi pretende un regreso a la LMP, en la nómina de los Charros de Jalisco. En 2015-2016, los tapatíos lo cortaron tras un flojo .222, sin jonrones ni empujadas, en 8 juegos.

[email protected]

[email protected]